No es que a Dell le esté yendo mal, todo lo contrario, porque sus cuentas son muy saludables, pero los resultados de su último trimestre fiscal deberían ser analizados cuidadosamente. Durante los últimos tres meses del presente año fiscal, el fabricante de ordenadores ingresó la apabullante cantidad de 13.721 millones de dólares, que suena espectacular hasta que uno ve que ese número es un 11 por ciento inferior al conseguido durante el mismo periodo del año pasado, cuando la compañía obtuvo 15.365 millones de dólares. Posiblemente más preocupante es el descenso de beneficios, porque el cambio entre 2012 y 2013 es de un 47 por ciento en negativo, pasando de 893 millones a 475 millones de dólares.

Las noticias no son en cualquier caso totalmente malas, dado que Dell ha visto un crecimiento de 3 por ciento en la división de Soluciones Empresariales. Mientras tanto, la división de productos de consumidores mostró pérdidas de 65 millones, con ingresos que cayeron en Europa, Asia y EEUU.

Dell ya había dicho que no se consideraba una compañía de productos para consumidores, y la razón es evidente: más del cincuenta por ciento de su dinero proviene de la venta de servicios empresariales, con ingresos adicionales originados en el sector de las pequeñas y medianas empresas. La realidad es que los productos de consumo son ahora una pequeña parte del total de Dell, y probablemente seguirá enfocándose cada vez más hacia ese mercado.

Dell ingresó 13.700 millones de dólares y la mitad de beneficios que el año pasado

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres