Skip to Content

AOL Tech

Freemium: ¿Podría ser Surface un nuevo 'Zune' para Microsoft?

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: ¿Podría ser Surface un nuevo 'Zune' para Microsoft?
En el cruel mundo de la tecnología rara vez hay segundas oportunidades. Esta máxima la conocen bien muchas marcas de referencia y por ello, es importante asestar el primer golpe con contundencia. Que se note, que se sienta. Ya no basta con que el mercado dé su aprobación de soslayo a un nuevo producto, sino que tiene que estar entusiasmado, tiene que ansiarlo de una forma irracional para que pueda considerarse que el arranque ha sido bueno. Son tantos los ejemplos de los que se han topado con la cruda realidad tras haber puesto todas las expectativas en un producto que no sabríamos por donde empezar. Así, recordaremos cómo Palm deslumbró al mundo al presentar webOS y su Pre, y sin embargo, el mercado pronto dio la espalda a producto y plataforma.

RIM también ha tenido un duro estreno, esta vez en el segmento de los tablets, con PlayBook, del que no se conocen cifras de venta pero el producto se sostiene a la espera del lanzamiento de BlackBerry 10, la gran esperanza de los de Waterloo. Y llegamos a Microsoft, un gigante que ya conoce en carne propia la miel del éxito y la hiel de fracaso. En este sentido, los de Ballmer se quisieron asegurar el éxito en el segmento de los tablets, centrando todos sus esfuerzos en Surface, un producto que superó con éxito su primer gran reto: llamar la atención del mercado. Hay que tener en cuenta que Microsoft llegaba al mundo de los tablets con años de retraso, y ya no bastaba con realizar una entrada triunfal, sino que las ventas debían ser un factor clave.

Y sin embargo, el estreno de la ambiciosa tableta de los de Washington ha sido cuando menos, tumultuoso. ¿Qué futuro crees que le espera?
Lo primero, conocer el producto. Microsoft acertó en su planteamiento de ofrecer un diseño alternativo a la corriente actual en el mercado dictada por Apple con su iPad. Surface es innovador, alternativo y ofrece un soplo de aire fresco en un mercado muy condicionado por el tablet más extendido en el mercado. En lo que respecta al hardware, Microsoft optó por un nuevo enfoque que no tardó en encandilar a la crítica y los medios. Primer gran obstáculo superado. El atípico tablet de los de Redmond resultaba inequívocamente atractivo para buena parte del mercado, y contaba con el aliciente, además, de equipar la última versión del sistema operativo de las ventanas (RT o Windows 8, a elección del usuario). Ante este tentador panorama, el estreno en el mercado del dispositivo contaba con todos los visos de ser arrollador. Y sin embargo, los de Ballmer quisieron asegurarse las colas, ofreciendo bonos descuento en Xbox Music a los primeros en ponerse en la cola, según pudimos leer en el Seattle Times.

Y llegó el día, y con él, una inesperada tormenta en el coloso de Washington. Surface salió a la venta y por desgracia para muchos, su llegada al mercado fue limitada por mercados (España, como sabes, quedó fuera del primer lote). La potente campaña de comunicación de Microsoft perdía fuerza al no ser físicamente posible adquirir su producto estrella en buena parte del mundo. Quédate con este dato porque tiene su relevancia, como ahora veremos. El creador de Windows no ha suministrado hasta la fecha cifras de ventas -un dato clave para conocer la acogida del producto en el mercado- y es posible que no lo haga hasta que pasen las Navidades, o también es posible que no lo haga nunca, si éstas no son favorables a los intereses de la casa. Pero como sabes, por la boca muere el pez, y fue el propio Ballmer el que tiró piedras sobre su tejado al afirmar en el rotativo francés Le Parisien, que el arranque en las ventas del equipo, había sido modesto.
Imagina la que se lió. El equipo de comunicación del coloso tuvo que correr a aclarar los términos en los que se expresó su CEO: Ballmer se refería a que Microsoft había planteado un lanzamiento con pocos puntos de venta, no sabemos si debido a una decisión estratégica, o bien obligados por las circunstancias. Poco hábil, en cualquier caso, por su parte. Pero los problemas no habían hecho más que comenzar, puesto que a las pocas semanas de la presentación del equipo, el máximo responsable de la división de Windows, Steven Sinofsky, decidió abandonar la compañía, y sobre la salida del directivo hay todo tipo de conjeturas y especulaciones. Se desconocen las causas reales de esta estampida en un momento crítico del lanzamiento de producto y plataforma, pero se trata sin duda de un duro golpe en un momento muy delicado de la comercialización (y las acciones de la compañía se resintieron perdiendo un 3% de su valor tras la salida del directivo).

Pero para empeorar todavía más las cosas, algunas rutilantes estrellas del universo tech no han dudado en cargar las tintas contra el equipo de Microsoft, unas con claros intereses comerciales en el asunto (como puede ser el caso del CEO de Acer), mientras que otros, como el máximo responsable de Salesforce, por el puro placer de expresar su opinión. En cualquier caso, Microsoft se juega mucho con este producto, puesto que tras el mercado de los tablets, los de Redmond podrían dar el salto y adentrarse en el de los smartphones con hardware propio. Llegando tarde, muy tarde, al mercado, un 'no éxito' fulgurante del equipo en un breve plazo de tiempo podría ser entendido como un fracaso. Salvando las innegables distancias, es fácil caer en la comparación de otro excelente producto de Microsoft que acabó en dique seco: Zune. ¿Crees que Microsoft logrará hacerse con una notable porción del mercado con Surface, o será un experimento fallido de Ballmer?

[Más información: Business Insider, Seattle Times, Cotizalia y ZDNET]

En Freemium se comparte la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL