Skip to Content

AOL Tech

Sony NEX-6, análisis

Sony NEX-6, análisis
Hacía años que una versión "inferior" no hacía tanto daño al producto estrella en el catálogo de cámaras de Sony. Así de fuerte llega la nueva NEX-6, una pequeña cámara sin espejo que con bastante carácter planta cara a la todopoderosa NEX-7, el buque insignia de Sony que tan buenas críticas ha cosechado hasta ahora. Es cierto que el nuevo componente llega con algunos recortes respecto a su hermana mayor, pero también presenta otra serie de nuevas características con las que no sólo pone en duda a los nuevos compradores, sino también a los actuales poseedores de la gran NEX-7. ¿Es verdaderamente un paso intermedio entre esta última y la reciente NEX-5R o supone un escalón más por encima de su supuesta referencia? Vamos a intentar aclarar estas dudas, así que pasemos a analizarla con detenimiento para sacar nuestras conclusiones. ¿Nos acompañas?

Hardware y diseño


La NEX-7 determinó las líneas del diseño de las nuevas cámaras NEX del 2012, ya que los últimos modelos han comenzado a ofrecer una empuñadura más marcada con la que mejorar el agarre del equipo. Sin embargo, en lo que al resto del cuerpo se refiere, sus descendientes han optado por unas terminaciones menos afiladas y, sobre todo, han preferido un acabado rugoso más sufrido, quedando bastante lejos del fino y elegante mate de la NEX-7. La NEX-6 no iba a ser menos, y también llega con la terminación rugosa ideal para soportar, a nuestro parecer, pequeños arañazos. A grandes rasgos la botonera de la cámara guarda la misma distribución que la NEX-7, pero si agudizamos un poco la vista podemos ver cambios que determinan las primeras grandes diferencias entre los modelos.

En primer lugar podemos centrarnos en las correcciones, ya que se han cambiado elementos que eran bastante peculiares, como son la zapata para flash y el botón de grabación de vídeo. El primero de los componentes se ha modificado completamente, sustituyéndolo por un modelo estándar que Sony ha querido bautizar como "zapata multi interfaz", eliminando así los problemas de compatibilidad que ocasionaba la anterior versión, fruto de la alianza con Minolta. El otro elemento que curiosamente debemos de destacar es el botón de grabación de vídeo, un simple pulsador que ha dado serios quebraderos de cabeza a los poseedores de la NEX-7 ya que se activaba con mucha facilidad -el último firmware de la cámara incluyó finalmente la opción de bloquearlo-, pero que en esta ocasión llega más desplazado hacia la derecha, hundido ligeramente y rodeado por un pequeño bisel, eliminando así cualquier tipo de pulsación inesperada.


Ver vídeo en Youtube
[Música: Awel - Stefsax, CC 2.0]

Siguiendo con los cambios no podíamos dejar pasar uno que puede ser crucial a la hora de elegir entre una NEX-7 y una NEX-6. El famoso sistema tri-Navi que tanta expectación acaparó en el modelo estrella de la marca no se ha incluido en esta NEX-6, dejando paso en esta ocasión a una rueda de ajuste más común colocada estratégicamente bajo el dial de modos. Su giro es suave y preciso, sin embargo, las matemáticas no fallan, y dos diales terminan siendo mejor que uno. Y es que a nuestro parecer los controles de la NEX-7 son más rápidos e intuitivos, siempre y cuando tengamos clara la distribución y configuración de los mismos -ya sabemos cómo se las gasta Sony con la personalización de los menús-. Este sin duda es uno de los cambios más significativos a nivel de controles, y podríamos decir que incluso forzado, ya que de alguna manera la nueva NEX-6 debía de mostrar diferencias estéticas que le otorguen algo de personalidad respecto su predecesora.

El resto de botones siguen manteniendo la misma posición, aunque también encontramos un pequeño cambio en del bloqueo de exposición, que ahora se trata de un simple botón en lugar de una pestaña de dos posiciones. Bajo la tapa abatible de uno de sus laterales encontraremos la salida Mini HDMI y el puerto mini USB, perdiendo la entrada de micrófono externo que tan útil resulta en la NEX-7, sobre todo para aquellos más lanzados con la grabación de vídeo. Al contrario que sus hermanas pequeñas, esta NEX-6 ha preferido incluir una pantalla abatible de 3 pulgadas idéntica a la de la NEX-7 en lugar de la plegable en 180º. Esto se debe básicamente a que el visor OLED que imita la experiencia de las cámaras con espejo sobresale demasiado e impide que la pantalla pueda subir más, un detalle que, de nuevo, llega heredado directamente del buque insignia de la marca. Y es que se trata del mismo visor OLED Tru-Finder con resolución XGA de la NEX-7, un elemento que no pasa desapercibido y que se encarga de alzar ambos modelos a una categoría diferente por encima de sus hermanas y rivales del mercado.


Si pasamos al interior, nos topamos con un sensor APS-C de 16,1 megapíxeles con sensibilidades que llegan hasta los 25600 ISO y grabación de vídeo a 1080p, un modo que podremos visualizar directamente desde la cámara gracias a la salida HMDI incluida. Además, cuenta con un procesador BIONZ encargado de procesar las imágenes y aplicar muchos de los efectos que tenemos disponibles en los menús de la cámara, y junto a él, un sistema híbrido de autoenfoque por fase y contraste que asegura máxima velocidad y ráfagas de hasta 10 imágenes por segundo.

Para terminar, en la zona inferior encontraremos la tapa plegable encargada de almacenar la batería del equipo y la ranura dual para tarjetas SD y Memory Stick Pro DUO, además de la correspondiente rosca para trípodes.

Primeras impresiones


Una vez en las manos, la nueva NEX-6 sigue siendo fiel a las sensaciones producidas por sus hermanas. Buena calidad de construcción, buen tacto, botonera accesible con infinidad de personalizaciones y un agarre cómodo y preciso gracias a la generosa empuñadura. Tal y como hemos comentado anteriormente, el dial de modo llega acompañado por una segunda rueda, una pareja que mezcla la idea del tri-Navi de la NEX-7 y la rueda solitaria de la NEX-5R. Es suave y precisa, y presenta internamente pequeños escalones para sentir en todo momento el número de pasos aplicados al girar. De esta forma, podremos mirar por el visor y ajustar los parámetros directamente sin tener que alzar la vista del visor OLED.


Donde sí hemos podido notar algo de mejoría es en la pantalla de 3 pulgadas, ya que aún teniendo el mismo número de píxeles y siendo a priori la misma que la de la NEX-7, sí es cierto que esta nueva NEX-6 presentaba imágenes más contrastadas y con colores más vivos a la hora de revisar la imagen. Sigue presentando muy buen funcionamiento en exteriores, aunque a la hora de revisar las imágenes a plena luz preferimos hacerlo a través del visor electrónico. En lo que a posibilidades de giro se refiere, sigue manteniendo esos 90 y 45 grados de giro, escasos si tenemos en cuenta la opción de 180 grados que ofrecen las hermanas pequeñas, y en lo que a mejoras se refiere, seguimos echando en falta posibilidades táctiles con las que poder ajustar rápidamente algunos parámetros de la cámara. Sobre todo cuando tenemos a nuestra disposición PlayMemories (hablaremos de él más adelante), un menú de aplicaciones con una interfaz que invita bastante al control táctil.

Otra de las novedades llega de la mano del objetivo, ya que el 16-50 que monta la nueva NEX-6 se trata de una de las últimas incorporaciones en el catálogo de cristales de la marca. Este nuevo zoom destaca por sus dimensiones, ya que se asemeja mucho al 16 mm fijo de tipo "tortita", un grosor posible gracias al nuevo sistema de zoom electrónico, algo que podríamos comparar con el de los últimos objetivos Lumix G X de Panasonic. El conjunto es completo y compacto, ya que dispondremos de un rango focal bastante práctico en un cuerpo reducido a la mínima expresión que casi disminuye en un 50% las dimensiones del clásico 18-55 del fabricante.

Rendimiento y calidad de imagen


Tras el lanzamiento de la NEX-7, las pruebas de rendimiento sacaron a la luz los inconvenientes de los 24 megapíxeles. Tal cantidad de píxeles en un sensor APC-S pasaron factura al buque insignia de Sony, ya que tras compararla con la NEX-5N, llegó a ofrecer peores resultados a sensibilidades elevadas. Esto evidentemente es algo que también se puede observar con la nueva NEX-6, aunque con mayor diferencia, ya que en esta última podemos llegar hasta valores de 3200 ISO sin percibir ningún tipo de ruido en la imagen, además de un mejor control en el balance de blancos automático. Por no hablar del valor 12800, donde la NEX-7 no es capaz de ofrecer resultados aceptables, siendo este sin lugar a dudas un punto muy a favor para la nueva cámara del fabricante.


Las imágenes lo dejan claro. La nueva NEX-6 controla con una suavidad increíble el ruido en la imagen, prácticamente inapreciable en sensibilidades muy altas y mostrando únicamente una pérdida de definición que podremos visualizar sólo cuando revisamos la toma a tamaño completo. Los resultados también reflejan un excelente rango dinámico, pudiendo exprimir un poco más la exposición en momentos donde ésta presenta grandes complicaciones. Además, el modo de Optimización del Rango Dinámico (DRO) realiza un trabajo espectacular a la hora de procesar la foto rápidamente y regular la exposición, mejorando las sombras y las zonas más iluminadas. El modo automático de Alto Rango Dinámico (HDR) cumple también su función, aunque los resultados llegan a ser más artificiales (algo normal en los HDR forzados).


Como ya hemos comentado anteriormente, a la cámara le acompaña un nuevo objetivo de pequeñas dimensiones que estrena un nuevo sistema de zoom controlado electrónicamente. Se trata del 16-50 mm F3.5-5.6 PZ OSS, un objetivo formado por 9 elementos que reúne la exitosa focal de 16 milímetros del famoso "tortita" y un zoom que llega hasta los 50 mm. Todo ello en un cuerpo compacto de sólo 116 gramos y con buena construcción que ha optado por un acabado negro brillante más acorde con el diseño de la cámara, en lugar del clásico plateado que tanto desentonaba con las NEX.

Esas dimensiones son posibles en gran parte por el sistema de zoom electrónico que incorpora, accionado por medio de un botón desplazable que se encuentra en la zona izquierda. Este sistema es suave y silencioso, un detalle que se agradece bastante a la hora de grabar vídeos, normalmente contaminados por el sonido y el movimiento producido por el método manual. Una vez encendido, el cuerpo aumenta sus dimensiones, llegando a su máxima longitud cuando lo colocamos a 50 mm.


Los distintos modos preestablecidos ofrecen la opción divertida y diferente de la cámara, sin embargo, teniendo en cuenta las capacidades y el precio de ésta, creemos que el usuario al que está enfocado no prestará demasiada atención a estas funciones. Algo parecido ocurre con las aplicaciones de pago y gratuitas de PlayMemories, pero de eso hablaremos a continuación.

Sony PlayMemories


La nueva generación de cámaras de Sony para este 2012 ha incluido un punto multimedia bastante diferente a lo que estábamos acostumbrados a ver. Si por un lado algunos fabricantes han optados por lanzar pequeños equipos con sistema operativo Android integrado, Sony ha preferido retocar levemente el software de sus cámaras para añadir un pequeño acceso a la red de redes dirigido directamente a una nueva tienda de aplicaciones. Se trata de PlayMemories, un catálogo de aplicaciones para la gama NEX con conectividad inalámbrica (de momento NEX-5R y NEX-6), con la que poder ampliar las capacidades de la cámara con la ayuda de nuevas funciones. Por ahora la variedad de apps es bastante escasa, encontrando únicamente 4 gratuitas y 2 de pago, y entre las que destaca el "mando a distancia inteligente". Con ella podremos tomar el control de la cámara a través de nuestro teléfono móvil o tablet con Android o iOS, pudiendo configurar algunos aspectos como la exposición e incluso guardar las tomas en nuestro dispositivo a tamaño completo.


Ver vídeo en Youtube
[Música: Awel - Stefsax, CC 2.0]

Lamentablemente la experiencia con este modo remoto nos ha decepcionado, ya que fueron pocas las veces que la cámara pudo conectarse correctamente a nuestro tablet. En una de las ocasiones la previsualización se mostraba correctamente, con el típico retraso en este tipo de modos, pero suficiente como para tomar una captura sin demasiadas complicaciones. Eso sí, olvídate de hacer uso de esta función en momentos que requieran precisión y rapidez.

Conclusión


No cabe duda que Sony lo ha vuelto a conseguir con la nueva NEX-6. Este pequeño cuerpo de objetivos intercambiables ha sabido reunir lo mejor de sus hermanas para crear así un escalón más en la familia NEX, algo impensable viendo los modelos que encontrábamos en el mercado hasta ahora. El resultado no es ni más ni menos que un modelo extremadamente evolucionado que podría poner en apuros al mismísimo Sony, y es que al fabricante no le queda otra que renovar su querida NEX-7 (¿quizás una NEX-9 Full Frame?) para volver a dejar claro quién es la reina de las NEX. Aun así, la NEX-6 vive el presente, y visto lo visto ha llegado con aires de triunfadora y ha conseguido acaparar la atención de todos los presentes, incluyendo a los felices poseedores de una NEX-7.

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL