Skip to Content

AOL Tech

Google Nexus 4, análisis

Google Nexus 4, análisis
Google se ha propuesto conseguir en el territorio smartphone una hazaña similar a la conseguida hace unos meses con el Nexus 7: un combinado casi perfecto entre potencia y diseño, sin que el precio se vaya a las nubes. Es así como llega a nosotros el nuevo Nexus 4, un terminal construido con ayuda de LG que pretende dar la campanada con un potente corazón tetra núcleo, seductora pantalla de 4,7 pulgadas y una nueva versión del sistema operativo de la casa con alguna que otra sorpresa.

Tales argumentos han conseguido que el nuevo buque insignia de Google se convierta de la noche a la mañana en uno de los equipos más deseados del momento y desaparezca de los escaparates en cuestión de minutos, pero... ¿de verdad es merecedor de toda esta notoriedad? Estás a un clic de averiguarlo con nuestro análisis al Nexus 4, así que ponte cómodo y ¡comenzamos!



Presentación en vídeo


[Música Wired Ant, Eternal Loop of glue CC3.0]
[Vídeo en YouTube]



Diseño

Es la marca de la casa: con cada presentación de un nuevo Nexus, Google (y el fabricante elegido para darle forma) parece superarse para mostrar un equipo muy diferente de lo visto hasta ahora y, por supuesto, el flamante Nexus 4 no podía ser una excepción a esta regla no escrita. La unidad se presenta así con uno de los diseños más exquisitos y trabajados que hemos visto en mucho tiempo, con bordes sutilmente redondeados, una pantalla que se curva ligeramente en sus laterales y una elegante espalda en cristal; en definitiva, un conjunto que, pese a su ajustado precio, parece gritar "gama alta" por cada uno de sus costados. Su manejo es francamente bueno, tanto por sus dimensiones (133,9 x 68,7 x 9,1 mm), como por su peso -139 gramos- aunque sí que nos preocupa que por su delgadez y la extremada suavidad de los materiales empleados, acabe alguna vez de bruces contra el suelo.

Pasando ya a nuestra habitual ronda de reconocimiento por su fisonomía, en su cara frontal nos topamos con una pantalla True HD IPS Plus con un tamaño de 4,7 pulgadas y una resolución de 1.280 x 768 píxeles protegida por una capa de Gorilla Glass 2 (descuida, hablaremos de ella largo y tendido en breve); esta viene flanqueada por los diferentes sensores, un discreto auricular para nuestras llamadas y la cámara de 1,3 megapíxeles para videoconferencias en uno de sus extremos... y nada más porque en esta ocasión LG ha preferido traspasar los botones físicos a su pantalla para minimizar las distracciones. Con la pantalla del equipo en vertical y hacia nosotros, a la izquierda nos encontramos con la ranura de su tarjeta micro-SIM y el control de volumen -de buena pulsación y acabados cromados-, arriba su conector de 3,5 mm para auriculares y un micrófono adicional para mitigar el ruido, a la derecha el botón de encendido y bloqueo de la pantalla y, finalmente, en la zona inferior, un par de tornillos, su conector micro-USB (compatible, por cierto, con Slimport para compartir contenidos) y el micrófono principal.

Su espalda merece mención aparte por su bello diseño, pero también por algunas puntualizaciones. En esta sección se dan cita su cámara de 8 megapíxeles alineada con su flash LED -protagonista también de su propio apartado- , el logo de la familia Nexus y el de la propia LG con un atractivo acabado en metal brillante, y su altavoz central colocado en vertical. Cabe también señalar que se trata de una carcasa no extraíble, así que a menos que quieras aventurarte a desenroscar tornillos, vas a quedarte con las ganas de indagar en sus profundidades.

Como comentábamos unas líneas más arriba, se trata de uno de los chasis más atractivos que hemos visto en mucho tiempo, ya que tras el suave tacto del cristal, su fabricante ha tenido la genial idea de incluir un curioso efecto que recuerda a la animación de las líneas que se entrecruzaban en el Nexus original, dando continuidad a la saga. Este detalle es muy sutil (es necesario que la luz incida directamente sobre su superficie para que se pueda apreciar y pocas fotos le hacen justicia), pero vuelve una vez más a darle ese airecillo de lujo y exclusividad que comentábamos antes. Por si esto fuera poco, este motivo contribuye también a disimular los posibles rasguños que vayan acumulando (créenos: por mucho que sus creadores los definan como un material resistente a arañazos y mucho cuidado que le pongas, algún roce acaba apareciendo).

A nivel de aspecto nuestras impresiones no podían ser más encontradas: por un lado tenemos entre manos una de las creaciones más maravillosas del momento; sin embargo, por el otro, nos puede el miedo a que si no lo tratamos entre algodones, su espalda acabe rompiéndose en cualquier momento.



Hardware

Ya hemos hablado del exquisito diseño del Nexus 4, pero sus componentes no se quedan precisamente atrás, así que a continuación te dejamos una pequeña recopilación de las características más destacadas del equipo para que puedas repasarlas con algo más de detalle (recuerda que, en caso de que quieras curiosear cuáles son exactamente sus diferencias con respecto a otras grandes bazas de la temporada, sólo tienes que consultar este enlace para acceder a nuestra comparativa).



Google Nexus 4
Sistema operativo Android 4.2
Jelly Bean
Interfaz -
Pantalla 4,7 pulgadas
True HD IPS Plus
Resolución panel 1.280 x 768
(320 ppp)
Procesador Qualcomm Snapdragon S4 Pro (APQ8064)
cuatro núcleos a 1,5 GHz
GPU Adreno 320
RAM 2 GB
Almacenamiento interno: 8/16 GB
externo: sin ranura microSD
Conectividad HSPA+ 42/UMTS: 850/900/1700/1900/2100; GSM/EDGE: 850/900/1800/1900

WiFi b/g/n doble banda, Bluetooth v.4.0
NFC Sí (Android Beam)
Cámara trasera 8 megapíxeles con autoenfoque
y flash LED
Cámara frontal 1,3 megapíxeles
Grabación de vídeo 1.080p
Sensores Micrófono, acelerómetro, brújula, luz ambiente, giroscopio, barómetro y GPS
Batería 2.100 mAh
Medidas 133,9 x 68,7 x 9,1 mm
Peso 139 gramos
Prestaciones especiales Cámara "Photo Sphere", carga inalámbrica
Colores disponibles Negro con textura punteada
Contenidos estuche Cable USB, enchufe, dispositivo apertura ranura microSIM, manual de usuario y garantía
Precio 8 GB: 299 euros
16 GB: 349 euros



Pantalla

Si has llegado hasta aquí, es probable que ya estés al corriente de que el Nexus 4 monta un panel True HD IPS Plus de 4,7 pulgadas de tamaño, que viene protegido por la archiconocida película Gorilla Glass -en este caso de segunda generación. La gracia del asunto es que la unidad cuenta con una tecnología especial desarrollada por LG que permite colocar los sensores táctiles en las capas más superficiales de su display, con lo que no sólo se consigue una mayor nitidez, sino que mejora la respuesta del equipo y, de paso, se puede reducir su grosor.

Como ya debes saber, el nuevo retoño de Google cuenta con una resolución de 1.280 x 768 (lo que le aporta una nada despreciable densidad de 320 ppp) y distribuye sus píxeles en matrices RGB. El resultado a simple vista es una claridad y unos ángulos de visión dignos de elogio, y es que tras estos días de pruebas, nos hemos quedado convencidos de que este Nexus es uno de los equipos que mejor planta cara al astro rey de todos los que han pasado últimamente por nuestras manos.

En términos de colorido y saturación también es difícil ponerle alguna pega: los negros se muestran intensos incluso forzando sutilmente los ángulos, mientras que los blancos nos han parecido menos exagerados que los de las últimas pantallas Super AMOLED de Samsung, con el punto extra de que la cuarta generación de googléfonos equilibra de una manera más acertada su brillo cuando lo configuramos en automático y tratamos de leer algún fragmento de texto en situaciones de escasa luz.



Rendimiento, autonomía y llamadas

Llega el momento de poner cifras concretas al rendimiento del Nexus 4, cuya columna vertebral es un potente Snapdragon S4 Pro de cuatro núcleos a 1,5 GHz, acompañado de gráficos Adreno 320 y 2 GB de RAM para él solito. En la práctica, su uso nos ha resultado satisfactorio en casi todos los aspectos, ofreciendo respuestas ágiles y gran fluidez en la multitarea.

Google Nexus 4 Samsung Gal. Note II Samsung Gal. S III HTC One X +
Quadrant 4.787 5.704 5.233 7.457
Vellamo 1.903 2.426 2.040 1.897
AnTuTu 17.679 11.455 9.770 13.591
SunSpider 0.9.1 (ms)* 1.977 1.030 1.943 1.107
GLBenchmark Egypt v.2.5 HD 1080p Offscreen (fps) 39 17 15 12
CF-Bench 13.664 15.310 13.110 14.558
*SunSpider: los valores más bajos son preferibles

Pese a su notable soltura, nos ha sorprendido en gran medida que nuestro protagonista se quede con la espinita de copar los primeros puestos en la mayoría de las pruebas a las que ha sido sometido (y más teniendo en cuenta que Google lo cataloga como el Androide más rápido hasta la fecha), destacando únicamente en los tests de AnTuTu y GLBenchmark. Bien es cierto que sus contrincantes son algunos de los equipos más potentes y versátiles del momento y, por lo tanto, han dejado el pabellón bastante alto en nuestros análisis; pero también es preciso señalar que estos resultados son meramente orientativos y en ningún caso implican que el Nexus se desenvuelva mal en el día a día. Las aplicaciones no sólo cargan de una manera rápida, sino también efectiva, respondiendo adecuadamente a nuestras peticiones hasta cuando tratábamos de buscarle las cosquillas (por ejemplo dejando cargado en memoria un juego como el GTA III, para luego pasar a editar un vídeo sobre la marcha o saltar de aplicación en aplicación).

Como siempre, no podemos hablar de rendimiento sin mencionar el impacto que éste tiene en la autonomía del equipo y, por desgracia este parámetro también nos ha hecho enarcar una ceja. Como ya debes saber, el Nexus 4 se nutre de una batería (no extraíble) de 2.100 mAh, con lo que en un principio cabría esperar unos resultados algo por encima de la media y similares a los cosechados por el Samsung Galaxy S III, que luce una pantalla de similar tamaño e idéntica batería. Sin embargo la sorpresa ha sido mayúscula al descubrir que sólo logró aguantar el tipo durante 5 horas y 18 minutos en nuestra sesión intensiva de prueba a su batería -consistente en la reproducción en bucle de un vídeo en alta definición con el brillo y el volumen ajustados a la mitad, mientras el WiFi permanecía encendido pero no conectado y las redes sociales y el e-mail no dejaban de buscar novedades- frente a las casi 9 horas cosechadas por el bastión de Samsung en nuestro análisis.

Para que te hagas una mejor idea de cuánto puede -por desgracia- llegar a cojear el equipo en este flanco, te ponemos como ejemplo el día que realizamos los benchmarks y nos percatamos de que su batería ya iba por la mitad antes de llevar 3 horas en marcha (tienes la correspondiente captura un poco más arriba). Con un uso algo más comedido, esta cifra ha llegado a alcanzar la jornada de trabajo y sin contar la pausa para el recreo -8 horas muy justitas-, mientras que en días de menor intensidad hemos logrado estirar su autonomía entre 12 y 14 horas. En resumen, una auténtica pena que esperamos se solucione en futuras actualizaciones.

Con respecto a la calidad de sus llamadas no hemos experimentado problema alguno, manteniendo en todo momento una conversación fluida y una claridad de voz excelente; raro sería que a estas alturas un terminal de alta gama no cumpliera este requisito, pero por si quedara alguna duda, te confirmamos que el cuarto Googléfono cuenta con un altavoz potente y muy aceptable en este apartado.



Cámara y multimedia

Tras el modesto sensor de 5 megapíxeles del Galaxy Nexus y la ausencia absoluta de una cámara trasera en el Nexus 7, no te vamos a negar que éste era uno de los apartados del Nexus 4 que más intriga nos despertaba. Como ya debes saber, el captor de este equipo es de tipo retroiluminado, cuenta 8 megapíxeles y, aunque no es de los mejores que han pasado por nuestras manos, desde luego sí que cumple de una manera aceptable con su cometido.

Aunque el número de megapíxeles no lo es todo, sí que notamos que la calidad de imagen ha dado un considerable salto a mejor en esta nueva generación, obteniendo resultados especialmente atractivos a una distancia cercana (por ejemplo con la textura de esta planta), aunque sí que hemos echado en falta un poco más de saturación en alguna de ellas y nos sobra ruido en las tomas nocturnas o el vídeo. Su flash LED se encuentra más o menos al mismo nivel que el de otros teléfonos que han ido pasando últimamente por nuestras manos, dejando un halo blanquecino en el objeto a retratar o directamente quemando algunas zonas si nos acercamos demasiado o resultando prácticamente inapreciable si nos alejamos más de lo necesario.


Con respecto a la propia aplicación que gestiona la cámara sí que hay bastante tela que cortar, ya que Google ha decidido reformularla por completo en Android 4.2. La nueva interfaz es mucho más minimalista, basándose únicamente en tres elementos: el disparador en el centro, una tecla para acceder a los distintos modos de cámara -vídeo, fotos, panorámicas o Photo Sphere- como si de un desplegable se tratara, y un tercer botón en el que podemos acceder a la configuración general de esta sección.

Este es quizás el más atractivo de los tres ya que se puede acceder a él tanto desde el propio icono que se muestra en pantalla como con una pulsación prologada en cualquier punto del panel. Una vez activado, aparece alrededor de nuestro dedo un curioso menú circular que nos recuerda en gran medida a la interfaz que nos proponía el difunto Emblace First Else. Para seleccionar un determinado parámetro sólo es necesario desplazarse mínimamente por la pantalla y, entonces sí, emergerá un menú algo más convencional. Este cambio puede chochar un poco de primeras, pero con el tiempo ha logrado conquistarnos ya que facilita enormemente que trabajemos con una única mano.

Comparado con los galácticos terminales de Samsung o la familia One de HTC, el pequeño bastión de Google se queda algo pobre a nivel de opciones, ofreciendo únicamente acceso al modo HDR, flash, balance de blancos, unas pocas escenas, la resolución y la cámara delantera. Otro cambio importante con respecto a la interfaz anterior es la ausencia de un acceso directo a la galería de fotos ya realizadas, pero descuida que no te quedarás sin revisar tus capturas, ya que un simple gesto de desplazamiento lateral (al más puro estilo WinPho) bastará para que ésta aparezca en pantalla.

La otra gran estrella de Android 4.2 es la función Photo Sphere, una especie de panorámica a 360º que hará las delicias de los amantes de Street View. Su utilización es muy sencilla: la primera captura trata de buscar un punto de referencia (como por ejemplo el horizonte) y unos puntos azules nos van ayudando a rellenar la imagen en vertical y horizontal. La foto final tarda unos pocos segundos en ser procesada y muestra la típica curvatura que suele acompañar a este tipo de archivos, pero el resultado es sorprendentemente bueno tanto a nivel de realismo como de detalle. En función de la cantidad de elementos que haya en pantalla, puede que aparezcan algunos errores menores a la hora de unir unas piezas con otras -para muestra la entrecortada farola que tienes aquí-; claro que también pueden surgir pequeñas desviaciones si nos movemos aunque sea mínimamente de nuestro punto de partida, o, si como en nuestro caso, no tenemos más remedio que realizar la toma en un día de nubles y claros, en el que evidentemente va a variar la exposición.

Con respecto a la grabación de vídeo, su ficha técnica menciona la posibilidad de capturar vídeo a 1080p y 30 FPS. El resultado en la pantalla del propio dispositivo no es excesivamente malo mientras se realiza la toma, claro que la decepción llega a la hora de visualizarlo en un soporte algo mayor: los movimientos no se ven del todo fluidos y notamos bastante más ruido del que deberíamos tener en una grabación Full HD; así que en este aspecto, no nos queda más remedio que tener que darle un aprobado justito al Nexus 4.



La reproducción multimedia, por contra, es más favorable, moviendo contenidos de gran peso con una buena soltura y un volumen aceptable (eso sí, siempre y cuando seas capaz de sujetar el terminal sin tapar su altavoz trasero).



Software

Como todo buen Nexus, nuestro protagonista ha llegado estrenando su propia versión de Android, en este caso la número 4.2, que aunque mantiene la denominación Jelly Bean, sí que cuenta con un puñado de mejoras (más jugosas quizás en el segmento tablet -no te preocupes, que en breve podremos contarte mucho más-, pero igualmente interesantes).

Una de las diferencias que más saltan a la vista es la actualización de la barra de notificaciones, que ahora se divide en dos apartados diferentes: el de los propios avisos del equipo (correo entrante, capturas de pantalla, menciones en redes sociales) con su correspondiente vista previa a lo Nexus 7, y un nuevo menú de configuración, donde podremos gestionar los distintos usuarios, modificar el brillo de la pantalla, activar WiFi/Bluetooth/modo avión, comprobar su autonomía o el uso de datos y acceder a los ajustes. El concepto nos recuerda mucho al planteado por TouchWiz en sus últimas versiones, aunque por su cuadriculado aspecto, la opción de Google se acerca más a las ventanas activas del panel principal de WinPho.

La nueva versión del sistema operativo de Google trae también consigo la esperada opción multi usuario, para que cada uno pueda acceder a su propia selección personal de aplicaciones, modificar la configuración y gestionar sus archivos; así como una renovada pantalla de bloqueo en la que podremos introducir varios paneles para widgets o por ejemplo entrar directamente a la app de cámara para ahorrarnos unos clics o simplemente tener información importante más a mano. No podíamos pasar por alto en esta sección las mejoras del teclado androide, que ahora soporta gestos al más puro estilo Swype y goza de un sistema de texto predictivo mucho más eficiente (la experiencia es francamente buena, pero descuida que si prefieres teclear a la "vieja usanza" también podrás).




Disponibilidad

En caso de que estés dispuesto a dar una oportunidad a este Nexus 4 de LG, debes saber que la tienda de Google lo lista en su catálogo en dos versiones (ambas en modalidad libre): con 8 GB de almacenamiento por 299 euros y con 16 GB de espacio por 349 euros, aunque a día de hoy su disponibilidad sigue siendo bastante limitada.



Conclusión

Llega el momento de hacer balance tras estos días de prueba con el Nexus 4 y como siempre la decisión no es fácil. Google tiene ya una buena colección de equipos a su espalda; y sin embargo, lejos de notarse la presión, los de Mountain View la han vuelto a hacer buena: esta colaboración con LG no sólo ha supuesto un terminal bien construido y con unas especificaciones a la altura de las exigencias actuales -potente corazón tetra núcleo, seductora pantalla, sistema operativo recién estrenado, etc.- , sino que, además, llega acompañado de un precio de lo más tentador.

Evidentemente, no todo es de color de rosa y nuestro protagonista tal vez se pueda quedar corto a nivel de almacenamiento o cámara para algunos usuarios; eso por no mencionar que, pese a que casi todos los halagos a su apariencia y construcción se quedan cortos, a nuestro juicio el miedo a que se rompa a la primera caída también es un detalle importante a tener en cuenta.

Aun así, Google ha hecho muy bien los deberes para demostrar que es posible hacer un terminal a la vanguardia del diseño y las especificaciones sin que el precio se vaya a las nubes y, para terminar de redondear la jugada, lo ha convertido en el principal embajador de su sistema operativo más atractivo hasta la fecha. ¿El problema? Que ya estamos deseando conocer al futuro Nexus 5.

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 2)



Galerías destacadas



Noticias AOL