Elon Musk ya hecho pública su determinación de conquistar la superficie de Marte de aquí a 2031, pero sus metas a corto plazo son sensiblemente más modestas. El fundador de SpaceX y Tesla Motors tiene pensado cumplir varias misiones por encargo para agencias espaciales de todo el mundo, y uno de sus proyectos estrella es el lanzamiento comercial del Grasshopper (Saltamontes), un cohete espacial que contará con la peculiaridad de poder aterrizar verticalmente para ser reutilizado.

Durante su primera prueba, allá por el mes de septiembre, el Grasshopper apenas dio un tímido saltito de dos metros antes de volver a poner sus pies sobre la tierra, pero durante un test realizado el pasado día 17 de diciembre en Texas, la nave (que está basada en la primera etapa del Falcon 9 y contenía un maniquí disfrazado de vaquero como pasajero) se elevó aproximadamente 40 metros, posándose sin incidente unos segundos más tarde.

De aquí a la exosfera todavía queda un buen trecho, pero estamos seguros de que en SpaceX ya están pensando en los próximos lanzamientos. Pasito a pasito...



0 COMENTARIOS

El cohete Grasshopper de SpaceX da un salto de 40 metros (y aterriza sobre sus propias patitas)