Skip to Content

AOL Tech

Nokia Lumia 820, análisis

Nokia Lumia 820, análisis
Cualquiera que lea las noticias sobre Windows Phone 8, creerá que el Lumia 920 es el único termina de Nokia con el nuevo sistema operativo móvil de Microsoft. Craso error. A la sombra de su increíble cámara PureView se ocultan los más comedidos pero no por ello menos importantes Lumia 620 y 820, articulando así los escalones de entrada e intermedio. Este segundo modelo el que ocupa ahora nuestra atención.

Concebido como un teléfono WinPho de altas prestaciones pero sin una copiosa lista de características secundarias que podrían elevar su precio por encima de límites inmanejables, el Lumia 820 aspira a ser ante todo un teléfono equilibrado. Su rival más próximo es por tanto el Windows Phone 8X de HTC, que analizamos hace poco tiempo en Engadget. ¿Quieres conocerlo con pelos y señales? Pues sigue con nosotros tras el salto.


Vistazo en vídeo


[Vídeo en YouTube]

[Vídeo en YouTube]

Hardware y diseño


No ha querido Nokia romperse la cabeza con el diseño del Lumia 820. El sucesor del antiguo Lumia 800 abandona el estilo marcado por el glorioso pero efímero N9 para adoptar una estética propia, robusta y a la vez colorista. Nokia siempre ha sido sinónimo de dureza, pero y el Lumia 820 no es una excepción, a pesar de que normalmente los teléfonos con carcasas intercambiables pueden pecar de endebles. No hay juntas mal apretadas ni holguras que se puedan apreciar, y los 160 gramos del teléfono, unidos a sus nada disimulados 9,9 mm de grosor (Nokia no se ha molestado en adelgazar los bordes para engañar al usuario, como sí ha hecho HTC con el WP8X) dan como resultado un teléfono de aspecto bastante... sustancial, a pesar de que realmente tampoco es tan grande como aparenta.

Hablando de ergonomía, los tres botones laterales (volumen, encendido y cámara) poseen un relieve bastante perceptible, de forma que no cuesta dar con ellos de forma instintiva. Esto hace que resulte muy fácil sacar el teléfono del bolsillo y activar la cámara sin tener que desviar la mirada, o (esto será más común) subir o bajar el volumen de la música. Los orificios de los altavoces y el micrófono son casi imperceptibles, tanto por tamaño como por diseño.

La pantalla es básicamente el rostro de todo teléfono táctil y Nokia ha optado por dar al Lumia 820 un panel AMOLED de 4,3 pulgadas con la tecnología ClearBlack y una resolución de 800 x 480 píxeles. Es una elección polarizante. Por un lado su visibilidad bajo la luz del sol es muy aceptable para lo que suele ser habitual (ayuda que el autocalibrado del teléfono parece bastante "vivo") y los negros son magníficos; por otro, los colores tienden a la saturación y lo cierto es que 800 x 480 píxeles dejaron de ser impresionantes hace mucho, mucho tiempo. Personalmente no tengo grandes problemas con la resolución... si hablamos de modelos inferiores. El Lumia 820 no es un teléfono barato y esta forma de escatimar píxeles podría suponer un problema de imagen para Nokia cuando las pantallas 720p empiezan a ser la norma dentro de su segmento. No es que tenga mala calidad, pero es inevitable encontrarse con bordes aserrados en los gráficos, especialmente en videojuegos 3D.

Nokia Lumia 820
Sistema operativo Windows Phone 8
Pantalla AMOLED ClearBlack
4,3 pulgadas
Resolución panel 800 x 480
Procesador Qualcomm Snapdragon S4 a 1,5 GHz
GPU Adreno 225
RAM 1 GB
Almacenamiento 8 GB (ampliables mediante microSD)
Conectividad GSM/GPRS/EDGE 850/900/1800/1900 MHz
HSPA/WCDMA 850/900/1700/1900/2100 MHz
LTE 700/800/850/900/1700/1800/1900/2100/2600

802.11 b/g/n
Bluetooth 3.0
NFC
Cámara trasera 8 MP con autoenfoque, f2.2, objetivo de 26 mm, flash LED doble
Cámara frontal 640 x 480
Grabación de vídeo 1080p
Sensores Luz ambiental, proximidad, giroscopio, magnetómetro, acelerómetro
Batería 1.650 mAh
Medidas 123,8 x 68,5 x 9,9 mm
Peso 160 gramos
Prestación especial Dolby Headphone, aplicaciones exclusivas de Nokia, pantalla compatible con guantes
Contenidos estuche Auriculares, cables de carga
Precio 499 euros


Un detalle interesante es que la pantalla del Lumia 820, al igual que sucede con la del 920, es especialmente sensible. Gracias a la tecnología de Synaptics es posible manejar el teléfono sin quitarte los guantes, lo que supone toda una ventaja para los aficionados a los deportes de invierno o simplemente para aquellas personas que viven en climas fríos. No esperábamos menos de un fabricante finlandés. No es una característica exclusiva, porque ya pudimos verla en el Sony Xperia Sola, pero supone un punto diferenciador (por no mencionar que los tiles grandotes de WinPho se manejan bastante bien con guantes).


[Vídeo en YouTube]

No podemos terminar este apartado sin mencionar la función de carga inalámbrica. Nokia la ha integrado de serie para ofrecer así un precio más ventajoso, pero si te cansas de tener la mesa llena de cables, puedes cambiarle la carcasa original por otra con carga inalámbrica mediante la tecnología Qi. Nokia comercializa varias bases de carga y accesorios con funciones NFC, que también pueden interactuar con aplicaciones ad hoc.

Exteriormente las carcasas no se diferencian en nada, haciéndose necesario mirarlas por dentro para apreciar las diferencias. El cargador funciona razonablemente deprisa (te garantizamos que no echarás en falta el cable USB), pero hemos notado que el teléfono tiende a calentarse bastante cuando se carga sin cables. No es nada preocupante, pero llama bastante la atención. Mucho más incómodo es retirar la carcasa; va tan sumamente ajustada que corres el riesgo de romperte una uña. Por otro lado, uno no cambia de carcasa todos los días (como mucho, para introducir una tarjeta microSD con la que complementar sus exiguos 8 GB de memoria interna).

Rendimiento, autonomía y llamadas


¿Qué podemos contarte de las prestaciones del Lumia 820 que no te puedas imaginar ya? Como otros teléfonos WinPho 8, utiliza la misma combinación de Snapdragon S4 a 1,5 GHz con gráficos Adreno 225 y 1 GB de RAM. Esto significa que es un teléfono bastante rápido, pero también que su rendimiento no se diferencia demasiado de otros modelos de su quinta.


Hoy por hoy, si sólo te interesa el comportamiento de las aplicaciones disponibles en el mercado, prácticamente te da igual adquirir un Lumia 820 que un 920 o un Windows Phone 8X. El hardware básico es esencialmente el mismo y eso redunda en unas prestaciones muy similares. La importante es que a pesar de ser un modelo intermedio, el Lumia 820 incorpora 1 GB de RAM en lugar de 512 MB, lo que significa que es compatible con el 100% de las aplicaciones disponibles para Windows Phone 8, y es que no podemos olvidar que ya hay algunos programitas que se niegan a funcionar con menos de un giga.

Si hemos de comparar el funcionamiento del Lumia 820 con el del 800, no hay color. La diferencia de potencia roza el abuso y el nuevo Internet Explorer hace añicos, destruye los registros anteriores. Según nuestras pruebas, el Lumia 820 rinde un poquito menos en SunSpider que otros teléfonos Windows Phone 8, pero en la práctica no hemos podido apreciar diferencia alguna.

Donde sí hemos notado una mayor disparidad es en la autonomía del teléfono. A pesar de que a igualdad de hardware y con una pantalla OLED de menor resolución el Lumia 820 debería consumir menos que otros modelos, su batería de 1.650 mAh resulta un poquito justa. En la práctica hemos conseguido sacarle un poco más de dos días de duración utilizando el teléfono para navegar, leer el correo, enviar mensajes vía WhatsApp y escuchar música, manteniendo activada la conexión WiFi y desactivado el Bluetooth. No es nada para echar cohetes, pero al menos siempre te queda la opción de cambiar la batería en cualquier momento si no puedes cargar el móvil.

Nokia Lumia 800 Nokia
Lumia 820
Nokia
Lumia 920
HTC
Windows Phone 8X
WP Bench 86 240,04 234,51 220,28
Battery Drain 2:40 2:12 2:36 2:30
SunSpider 6.851,1 1.003,7 920,8 902,8
*SunSpider: las puntuaciones más bajas son mejores

Software


Las aplicaciones de Nokia marcan las diferencias con los teléfonos de otros fabricantes tanto como las cámaras PureView, con la diferencia de que el software está disponible a lo largo y ancho de la gama. El fabricante finlandés tiene un gran repertorio de aplicaciones exclusivas, pero también ofrece un catálogo de recomendaciones para que te sea más fácil encontrar las apps más prácticas y recurrentes. Entras las exclusivas, podemos señalar Nokia Música, Nokia Trailers (por ahora sólo en inglés), Nokia Conducir (uno de los mejores navegadores disponibles en el mercado), Nokia Transporte Urbano y Nokia Vista Urbana.


La cartografía de Nokia y su experiencia trabajando con mapas hacen que el Lumia 820 sea un teléfono especialmente capaz en este sentido, y de hecho sólo por Nokia Conducir (todavía en fase beta) se podría considerar su compra. Nokia Vista Urbana (alias City Lens) también resulta muy interesante si viajas a menudo. Básicamente, esta aplicación de realidad aumentada toma tus coordenadas y utiliza una base de datos de establecimientos para mostrar bares, restaurantes, museos, hospitales y cualquier tipo de POI "en primera persona" usando la cámara trasera del teléfono. También es práctica la aplicación de transporte urbano, aunque hay que decir que su precisión no es muy buena en algunas ciudades. En el caso de Zaragoza, la vista aérea de los mapas de Nokia reflejan la antigua Plaza de España con su fuente, a pesar de que fue demolida hace tiempo para dejar paso al tranvía, y así como la aplicación sabe que el tranvía circula por el Paseo de la Independencia, la ruta todavía no ha sido actualizada para incorporar las últimas paradas. Tampoco están correctamente reflejadas las líneas de autobús. De nuevo, no todas las ciudades tienen la misma cobertura.


Nuestra última mención la queremos dedicar a Cinemagraph, una estupenda aplicación integrada en la propia cámara que permite crear curiosas animaciones en las que sólo se mueve parte de la imagen. Para ello, el teléfono graba una pequeña secuencia y el usuario selecciona después las zonas que desea animar o mantener estáticas. Es un auténtico vicio y muy, muy sencilla de utilizar.

Cámara y multimedia



Nokia siempre ha tenido buenas cámaras, y la del Lumia 820 no es una excepción. Otra cosa es que sea excelente. Deseando marcar las distancias con el Lumia 920, Nokia ha integrado un sensor de ocho megapíxeles apoyado en una óptica Carl Zeiss f/2.2 y un poderoso flash con doble LED, que ayuda no sólo a iluminar las escenas, sino también a afinar el enfoque. El balance de blancos podría ser un poquito mejor y los colores tampoco son tan ricos como en el 920, sin que por ello podamos decir que decepcionen. El ruido se mantiene en unos buenos niveles, y hasta el rendimiento nocturno es pasable dentro de lo que cabe esperar de un móvil. Curiosamente, las fotos con macro son muy fáciles de tomar, cuando con teléfonos dotados con cámaras más avanzadas puede costar bastante conseguir un enfoque correcto.

El mayor problema que podemos encontrar a la cámara del Lumia 820 es... la pantalla. El panel OLED escogido por Nokia satura los colores de forma muy engañosa, haciendo que algunas fotos parezcan excesivamente oscuras o tintadas, lo que incrementa el periodo de aprendizaje con los parámetros de ISO e iluminación.



El vídeo en sí mismo es un poquito más flojo. Simplemente está allí. El Lumia 820 puede grabar a 1080p con 30 FPS, aunque su calidad es simplemente correcta, sin destacar por arriba ni por abajo. Sobresale sin embargo por la elevada nitidez de audio, que es otro de los fuertes de Nokia. Por regla general la calidad del sonido de los vídeos grabados con teléfono móvil es bastante miserable, pero el Lumia 820 es simplemente brillante en este aspecto, evitando esas distorsiones tan horribles como comunes con otros terminales. Si tu teléfono es también tu compañero de conciertos, el Lumia 820 es una opción a considerar.




El Lumia 820 también posee una cámara frontal VGA para mantener videoconferencias con Skype o tomar autofotos. Es algo pobretona, pero tampoco es que se use muy a menudo.

Podemos cerrar este apartado mencionando el soporte Dolby Headphone y el ecualizador integrado. El Lumia 820 es un teléfono que "suena bien", y aunque la música no tiene la pegada de Beats Audio, tampoco se echa en falta.

Conclusión


El Lumia 820 es un teléfono bastante particular, en el sentido de que técnicamente no destaca ni por arriba ni por abajo, y cuando lo hace, es casi como si tuviera que equilibrar sus pros y sus contras para evitar escorarse demasiado. Su pantalla responde maravillosamente con guantes de lana y ofrece una elevada visibilidad en exteriores, pero no tiene Gorilla Glass y su resolución es algo baja; su perfil resulta algo regordete, pero a cambio la batería es desmontable y se ofrecen carcasas con carga inalámbrica. Etcétera, etcétera. Donde no hay discusión posible es en su elevado rendimiento y en la diferencia táctica y práctica que le proporcionan las aplicaciones de Nokia, únicas y sin competencia en el universo WinPho.


Es posible que el Windows Phone 8X de HTC sea oficiosamente el teléfono WinPho "de referencia", pero el Lumia 820 no es menos competitivo. Aunque su capacidad interna es inferior, la ranura microSD incluida es todo un salvavidas. Sólo el peso y la resolución de la pantalla son factores que podrían lastrarlo.

En suma, el Lumia 820 es un teléfono de gama media-alta mucho mejor situado de lo que podría parecer a primera vista, ofreciendo una experiencia WinPho "completa" con un buen puñado de extras que no se pueden encontrar en los terminales de otros fabricantes. Con un precio de 499 euros en su versión libre, nos encontramos ante una apuesta segura para iniciarse en el ecosistema WinPho sin miedo a pensar en lo que pueda depararnos el futuro.

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 2)



Galerías destacadas



Noticias AOL