Skip to Content

AOL Tech

Texas Instruments nos invita a soñar en salpicaderos con retroproyección y pantallas curvilíneas

Texas Instruments nos invita a soñar en salpicaderos con retroproyección y pantallas curvilíneas
Es siempre la misma historia con los concept cars; los fabricantes nos tientan con las más elaboradas, futuristas y elegantes propuestas de diseño en los salones del automóvil, pero cuando llega el modelo de producción el resultado final se parece lo que un huevo a una castaña. Un ejemplo buen ejemplo de estas tecnologías que sólo parecen existir en las mentes de los diseñadores son las pantallas curvas o de formas redondeadas. Durante años las compañías del sector nos llevan tentando con pantallas de formas imposibles que en realidad no suelen ser otra cosa que láminas de vinilo coloreado simulando ser monitores, pero Texas Instruments piensa cambiar esto con sus nuevos proyectores DLP para la industria de la automoción.

El prototipo descubierto en el CES ilustra de forma clara las ventajas que podría ofrecer la tecnología DLP frente a las clásicas pantallas LCD. Dado que estas pantallas sólo son superficies de proyección para el sistema DLP instalado al fondo de la consola central, sin circuitería ni hardware que limite su diseño, sería posible adaptarlas para extenderlas en cualquier dirección e incluso introducir nervaduras que continúen el diseño visual del salpicadero. La pantalla utiliza una superficie capacitiva para registrar las órdenes del usuario, pero además una cámara trasera es capaz de reconocer una cantidad teóricamente infinita de puntos de contacto y la procedencia de las órdenes recibidas por el centro multimedia al detectar el origen de la mano, de forma que algunas funciones del centro multimedia sólo podrían ser accedidas por el copiloto y nunca por el conductor.

Este sistema de reconocimiento óptico también hace posible prescindir de los diales mecánicos, simplificando así la complejidad del conjunto. Básicamente cada ruleta tiene una serie de patrones gráficos en la parte trasera cuyo giro es interpretado por la cámara situada tras la pantalla, que interpreta así su desplazamiento sin necesidad de señales electrónicas de ninguna clase del mando a la CPU. El procesador principal, naturalmente, es un OMAP 5 de nueva generación creado por Texas Instruments para aplicaciones automovilísticas; se llama Jacinto 6 y posee dos núcleos Cortex A15, dos M4 y una GPU PowerVR SGX-544.


La pantalla responde correctamente a las órdenes, incluyendo los gestos multitáctiles, y si tuviéramos que buscarle alguna pega, sólo podríamos indicar que la definición de la pantalla (TI no ha querido decirnos su resolución) no es tan elevada como el brindado por un panel LCD. Nos quedamos con la duda de qué tipo de pantalla se verá mejor bajo la luz del sol, que en la práctica supone un detalle mucho más relevante que el número de píxeles.

Por si esto no fuera suficiente, Texas Instruments también ha presentado un nuevo proyector DLP para sistemas HUD que destaca por el uso de múltiples colores (prácticamente imposibles de capturar en foto o vídeo), una gran definición de imagen y su elevadísima luminosidad; la más alta que jamás hemos visto en un HUD para automóviles. Puede ser integrado de forma que muestre la información necesaria sobre el parabrisas o usando una pantalla separada sobre el tablero (una opción que prefiere Texas Instruments dado que resulta más llamativa y a la vez técnicamente simple).

En estos momentos Texas Instruments está buscando clientes entre los grandes fabricantes de automóviles y las compañías especializadas en la producción de componentes para la industria de la automoción, por lo que resulta difícil saber cuándo veremos las primeras unidades comerciales. Hasta entonces, te dejamos con un par de vídeos a continuación.

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL