Skip to Content

AOL Tech

Freemium: No quiero un iPhone, quiero un 'yPhone'

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Reconozco que uno recibe con ternura la llegada de nuevos equipos de una sección que comenzó como algo anecdótico pero que poco a poco ha ido cobrando su propio protagonismo y conquistando los corazoncitos de lectores y editores. Me refiero, lógicamente, a los productos que presentamos bajo el paraguas de "Más falso que Judas", o todos aquellos que hacen de la burda imitación su propio modelo de negocio. No hay disimulo ni excusas: se trata de burdas copias que adoptan formas y productos inimaginables. Algunos alcanzan cotas lo suficientemente elevadas como para que uno se plantee seriamente el desembolso del (generalmente bajo) precio del terminal, mientras que otros son tan grotescos que uno no puede sino mirarlos con simpatía.

La aplastante mayoría de estos productos provienen de países que quedan lejos del alcance de los abogados de las grandes marcas que no pueden sino resignarse a la política del pataleo. No hay cifras. No sabemos qué volumen de negocio mueven estos artistas de la copia, pero lo cierto es que cada vez se esmeran más y con apuestas de mayor calado. Como es el caso de la foto que tienes más arriba: todo un 'iPhone 5' de tomo y lomo. Eso sí, corriendo Android 4.0 y por 127 euros ¿Te lo comprarías?
Porque además de una cuestión puramente económica, uno puede tener sus dudas de conciencia ¿Se está realmente fomentando la creatividad y el desarrollo de nuevos productos por parte de los fabricantes apoyando a estos imitadores? Alguno podrá pensar que se trata del justo correctivo ante una política de precios abusiva o posiciones monopolísticas. Ahí queda el debate para que cada uno saque sus propias conclusiones. Entre tanto, uno, que observa desde la barrera este divertido baile de productos, no ha podido evitar hacer una breve selección de los que por uno u otro motivo han llamado más la atención.
  • Las falsas Apple Store: Lo creas o no, los imitadores no se han limitado a emular la estética y diseño de productos enteros, llegando a copiar hasta las interfaces, sino que en esta alocada carrera, los hay que han logrado copiar negocios enteros. Y con gran realismo. Algo así podemos decir que una serie de falsas Apple Store que surgieron como champiñones a mediados de 2011 en, efectivamente, China. Los artífices que perpetraron esta maniobra llegaron a copiar hasta la figura de sus Genius, camiseta incluida, pero se ve que andaban justos de inglés (o bien se trataba de una triquiñuela a la desesperada de esquivar el zarpazo de los abogados de Cupertino), puesto que bautizaron las tiendas como 'Apple Stoer' (sic).

  • El Galaxy Note II vive un déjà vu: apuntábamos antes que lo más habitual entre los imitadores es seguir a rajatabla cada milímetro del hardware diseñado por la marca original, incluyendo, por descontado, el embalaje e imitando en lo posible copiar también la marca comercial. Este último extremo nos lleva a situaciones francamente divertidas, como en el caso que nos ocupa. No hace falta que te digamos a estas alturas que el Galaxy Note II ha sido un inapelable éxito de ventas por parte de Samsung. El colosal terminal se ha hecho fuerte en un mercado que, además, no para de crecer. Y ya sabes que estos inspirados fabricantes llegan al olor del dinero, y en este sentido, el Note II ha sentido de cerca una extraña presencia a su lado: el Android Note II, un equipo calcado hasta extremos escalofriantes (embalaje incluido), aunque eso sí, bajo el capó han justificado sus estrecheces en el precio. Por poco más de 100 euros puedes pasearte ufano por tu barrio con este wannabe.
  • Cocinas de gas 'iPhone': Uno puede pensar que detrás de este movimiento alternativo (por calificarlo de alguna manera) existe un intento por crear un hardware semejante a precios más económicos, y de paso, hacer caja con ello. Una especie de democratización de las marcas elitistas. Pero no. Detrás de esta fascinante categoría de Judas no existe otra pulsión que el sucio dinero, y cuanto más mejor. Te ponemos el caso de un fabricante (chino, claro) de cocinas de gas: ¿qué marca podría adoptar para promocionar bien su producto y que destaque en el lineal sobre el resto? Bien, en una extraña confusión de ideas y conceptos, nuestros protagonistas optaron por bautizar como 'iPhone' a su hornillo, y no contentos con ello, dibujaron el logotipo de la manzana al lado para despejar todo tipo de dudas. Think different, sin duda. Y no creas que hemos seleccionado los productos de Apple con pinzas de esta sección: los imitadores tienen una obsesión casi compulsiva por los productos de las huestes de Tim Cook.

  • La PlayStation Vita conoce a un primo lejano en un bazar de Madrid: Y vais a permitir que viajemos un poco en el tiempo para situarnos en enero de 2011. Por aquel entonces la ansiedad estaba desatada: Nintendo Sony estaba a punto de presentar su esperada PS Vita y algunos avispados vieron la oportunidad de hacer negocio con las expectativas. Lo que sucede, es que en este negocio, como en todos, hay gente con más ganas que talento, y fruto de esto tuvimos que padecer (o disfrutar) la PCP Station, que surgió como de la nada en un bazar chino de la localidad de madrileña de Getafe. Aquello era tan grotesco que resultaba hasta divertido, pero espera, que aquí no acaba la historia: la 'consola' salía a la venta con el juego 'Super Mary', en un claro homenaje, no sabemos si a Nintendo o alguna prima cercana.

Como ves, oferta de imitadores hay y extensa. La pregunta del millón: ¿te comprarías alguno de estos equipos?

En Freemium se expresa la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 2)

| 1 | 2 |


Galerías destacadas



Noticias AOL