Nokia Lumia 620, análisis
Es un hecho que los dispositivos tope de gama son las auténticas estrellas en los informes financieros de las grandes compañías. Son esos terminales con pantallas de más de 4,5 pulgadas y precios superiores a la capacidad de ahorro mensual del usuario medio donde se están consiguiendo los auténticos beneficios, pero los smartphones de gama media e incluso media-baja siguen siendo un mercado muy jugoso. Además de compensar en cierto modo sus menores márgenes de beneficios con un gran volumen de ventas, suponen una interesante herramienta a la hora de atrapar nuevos clientes.

Nokia siempre se ha distinguido por contar con participantes muy competitivos en los segmentos inferiores, y el Lumia 620 se sitúa como uno de los mejores smartphones asequibles que hemos probado hasta la fecha. Y no sólo entre los modelos con Windows Phone 8. Te invitamos a que lo conozcas en mayor detalle tras el salto.

Análisis: Nokia Lumia 620

Ver todas las fotos

21 FOTOS


Vistazo en vídeo



Hardware y diseño

Si hay algo que nos sorprende del diseño del Lumia 620 es la tremenda simplicidad de su exterior. Nokia ha hecho de la sencillez uno de sus valores, pero es que a su lado hasta el Lumia 820 parece un móvil complejo. Cuando lo tienes en la mano, da la impresión de que sostienes al Tupperware de los teléfonos WinPho, primando la funcionalidad sobre cualquier otro parámetro. Es un smartphone de propósito eminentemente utilitario y así lo transmite a sus usuarios.

Curiosamente, el modelo más sobrio y sencillo de la familia Lumia ha resultado ser también uno de los más llamativos gracias a sus carcasas multicolor de policarbonato en acabados mate y pulido (que puedes ver más abajo en la foto tomada por nuestro amigo Mat). Quienes prefieran un acabado más formal, siempre pueden optar por adquirirlo con la discreta carcasa negra de nuestra unidad de análisis. Su construcción es a dos capas, de forma que se puede apreciar un curioso efecto traslúcido en los bordes del plástico que resulta especialmente atractivo en las carcasas de colores más vivos. Todas ellas se pueden desmontar haciendo presión sobre la cámara trasera mientras empujas hacia afuera desde una de las esquinas superiores. Resultan mucho más fáciles de poner y quitar que en el caso del Lumia 820, pero a cambio el teléfono no se siente tan extraordinariamente sólido como su hermano mayor (lo cual no quiere decir que parezca endeble, porque ni de lejos lo es). Por variedad cromática y acabados, es evidente que Nokia ha querido dar al 620 un enfoque más juvenil que al antiguo Lumia 610, mucho más tradicional y todavía con ese olor a "Nokia viejo". Los botones laterales tienen un buen relieve y su activación es siempre satisfactoria.


La ergonomía en sí misma es excelente. El contorno de la carcasa, sus razonables medidas y especialmente sus 127 gramos de peso han hecho que todas las personas que han estado en contacto con él salgan muy satisfechas. Es un teléfono cómodo de transportar, pero también muy fácil de usar con una única mano gracias a su pantalla LCD de 3,8 pulgadas y 800 x 480 píxeles. Está claro que no ofrece una resolución sobresaliente, pero también es cierto que la cuadriculada interfaz de Windows Phone 8 minimiza de forma muy considerable los dientes de sierra. Frente al viejo 610 ofrece unos niveles de brillo y contraste muy superiores, con el añadido de la tecnología ClearBlack para mejorar su visibilidad bajo la luz del sol (aunque no esperes que se vea tan bien en la calle como un Lumia 920). Los colores son brillantes y los negros sorprendentemente puros, aunque una prueba en escala de grises revela que no son del todo fidedignos, tendiendo a unificar las tonalidades más oscuras de la escala. La pantalla del benjamín de Nokia también es capaz de reconocer tus gestos aunque uses guantes, si bien hemos notado que es menos sensible que el Lumia 920, especialmente si utilizas guantes de cuero.


A un nivel más técnico, has de saber que el Lumia 620 no es un alfeñique a pesar de tratarse de un teléfono situado en la peligrosa barrera sub-300, e incluso integra conectividad NFC de serie, que ya es mucho más de lo que pueden decir rivales mucho más costosos. Su procesador Snapdragon S4 a 1 GHz ofrece un rendimiento mucho más que adecuado para lo que se estila en el segmento, y sólo sus 8 GB de memoria interna te pueden dejar colgado (no te olvides de meter una tarjeta microSD; soporta hasta 64 GB).

Nokia Lumia 620
Sistema operativo Windows Phone 8
Pantalla LCD ClearBlack
3,8 pulgadas
Resolución panel 800 x 480 (245 ppi)
Procesador Qualcomm Snapdragon S4 a 1 GHz
GPU Adreno 305
RAM 512 MB
Almacenamiento 8 GB (ampliables mediante microSD)
Conectividad GSM/GPRS/EDGE 850/900/1.800/1.900 MHz
HSPA/WCDMA 850/900/1.900/2.100 MHz
802.11 b/g/n
Bluetooth 3.0
NFC
Cámara trasera 5 MP con autoenfoque, flash LED
Cámara frontal 640 x 480
Grabación de vídeo 720p
Sensores Luz ambiental, proximidad, giroscopio, magnetómetro, acelerómetro
Batería 1.300 mAh
Medidas 115,4 x 61,1 x 11 mm
Peso 127 gramos
Prestaciones especiales Dolby Headphone, aplicaciones exclusivas de Nokia, pantalla compatible con guantes
Contenidos estuche Auriculares, cables de carga
Precio 279 euros (PVP, hay numerosas ofertas en libre)

Rendimiento, autonomía y llamadas



Nadie quiere gastarse mucho dinero en un móvil, pero luego todo el mundo llora cuando quiere leer el correo mientras envía un tuit y su teléfono empieza a toser como un abuelo de 80 años pegado a un Ducados sin filtro. En este sentido, el Lumia 620 puede sacar pecho y proclamarse campeón absoluto de su categoría. No hemos visto hasta ahora un teléfono comparable que funcione tan rápido y tan suave como el pequeñín de la familia Lumia. Es sorprendente.

A pesar de que su procesador Snapdragon S4 a 1 GHz ya ha sido superado y de que en otros sistemas operativos no iríamos a ninguna parte con solo 512 MB de RAM, el Lumia 620 vuela gracias a Windows Phone 8, que consigue sacar el máximo rendimiento a un hardware que ofrecería un desempeño menos satisfactorio con Android. Tanto es así que la diferencia de rendimiento con un Lumia 920 o un Windows Phone 8X resulta inapreciable en la mayoría de las situaciones. Es sólo cuando se le pide guerra cuando de verdad muestra sus límites.

Nokia Lumia 610 Nokia Lumia 620 Nokia Lumia 820 Nokia Lumia 920 HTC Windows Phone 8X
WP Bench 51,71 181,25 240,04 234,51 220,28
Battery Drain 7:15 3:48 2:12 2:36 2:30
AnTuTu - 7.165 11.506 - -
SunSpider 11.518 1.424,7 1.003,7 920,8 902,8
*SunSpider: las puntuaciones más bajas son mejores


Viendo los registros conseguidos frente al antiguo Lumia 610, es bastante evidente que el nuevo 620 supera ampliamente a su predecesor tanto en las pruebas de rendimiento puro como en los registros de SunSpider, donde Internet Explorer para Windows Phone 8 vuelve a demostrar lo que vale. Es cierto que sus hermanos mayores le sacan una buena ventaja en WP Bench, pero pese a ello el salto generacional es inmenso y el rendimiento real no tiene tacha alguna, sin que pudiéramos apreciar saltos ni lapsus. Con esto dicho, el tener menos de 1 GB de RAM es posible que pueda limitar a futuro su compatibilidad con las aplicaciones más exigentes, especialmente juegos. Por nuestra parte no hemos encontrado el menor fallo con las apps más habituales, y sólo hay que comparar el funcionamiento de juegos como Sonic CD para apreciar el tremendo paso adelante frente a los móviles WinPho de anterior generación.

Es sólo en la prueba de descarga de batería donde el Lumia 620 flaquea de forma notable frente al viejo 610, y pese a ello acaba dando un resultado mejor que el obtenido por sus hermanos mayores. En términos prácticos, hemos conseguido sacarle casi tres días de funcionamiento usándolo como reproductor de música y navegando por internet esporádicamente. Hemos salido bastante satisfechos.

Software


Si has probado un Lumia con Windows Phone 8, por fuerza has de estar familiarizado con la suite de aplicaciones con las que Nokia acompaña sus productos. Son apps de elevada calidad y eminentemente prácticas, que añaden valor real a sus terminales. Nokia Música supone una excelente alternativa a la plataforma multimedia de Microsoft, con carátulas y gráficos más atractivos, su propia tienda y una radio bastante conseguida; Nokia Transporte Urbano puede salvarte la vida si te pierdes en una gran ciudad (aunque las de tamaño mediano siguen sin tener rutas completas y/o totalmente actualizadas), Nokia Conducir sigue dando sopas con honda a otros navegadores para automóviles, y te podemos asegurar que matarás horas y horas creando GIFs móviles sobre la marcha con Cinemagraph; posiblemente una de las aplicaciones de Nokia más divertidas y mejor realizadas junto con Nokia Vista Urbana, que despertará los oohs y los aahs de tus amigos cada vez que la ejecutes.

Puedes encontrar algunas capturas y ejemplos en nuestro análisis del Lumia 820.

Cámara y multimedia

Estaba claro que si Nokia tenía que recortar algún apartado, ese iba a ser la cámara. A pesar de que Nokia es sinónimo de alta calidad fotográfica, con el Lumia 620 ha sido imposible evitar sacrificios. Por lo pronto, su sensor trasero es de únicamente cinco megapíxeles y tiene limitada la grabación de vídeo a 720p, así que no esperes grandes resultados si tienes pensado sustituir a tu compacta. Sólo hay que ver que Nokia no ha incluido sus típicas lentes Carl Zeiss para darnos cuenta de que el Lumia 620 es el escalón de acceso, con todo lo que ello conlleva. Los resultados así lo demuestran.

Nokia Lumia 620 (fotos de ejemplo)

Ver todas las fotos

12 FOTOS



Durante nuestras pruebas hemos podido comprobar que la cámara del Lumia 620 muestra cierta propensión a introducir grano fino y apastelar ligeramente las tomas más coloristas. Del HDR y la estabilización de imagen será mejor si nos olvidamos. Como siempre, obtendremos mejores resultados con abundante luz natural o incluso con una iluminación artificial adecuada (unos fluorescentes muy agresivos pueden ser intratables). Con esto dicho, hemos encontrado un montón de teléfonos de precio similar con cámaras peores, así que tampoco vamos a ser excesivamente duros con este Lumia. En cuanto a la cámara de videoconferencia, está ahí y a eso se limita.

Puedes bajarte nuestras imágenes a resolución completa desde aquí.



La grabación de vídeo posiblemente sea, a pesar de sus limitaciones, la mejor característica de su cámara. Aunque la calidad de imagen no es maravillosa, Nokia ha usado el sistema de captura Rich Recording incluso en su modelo más asequible, lo que significa que la calidad de grabación de audio del modesto Lumia 620 hace picadillo a la competencia. No hay color alguno. Los tonos graves suenan bien definidos y la distorsión es mínima. De nuevo, no está al exquisito nivel del Lumia 920, pero tampoco lo esperábamos. Es más, podrías incrementar tu presupuesto en 200 euros y seguirías sin encontrar un teléfono con una grabación de audio muy superior que no fuera un Nokia.


Conclusión


Nokia ha conseguido con el Lumia 620 lo que muy pocos fabricantes han logrado hasta la fecha: ofrecer un smartphone asequible que lo hace todo y bien. Así de claro. Es ligero, cómodo, ofrece una construcción resistente y más que correr, vuela. Incluso se atreve a ofrecer características todavía no generalizadas en su segmento como NFC y una pantalla compatible con guantes. Además, su batería lo convierte en un aceptable compañero de viaje (siempre que no lo uses para ver películas en el avión) y prácticamente cualquiera de las deficiencias que puedas encontrarle las compensa sobradamente con sus virtudes. La única pega real y por ahora insalvable es la falta de algunas aplicaciones como es el caso de Instagram, pero eso ya es la historia de siempre cuando hablamos de Windows Phone.


En estos momentos no podemos encontrar un smartphone de su categoría más equilibrado y con un funcionamiento más agradable. Es posible que los Lumia 820 y 920 sean técnicamente mejores, pero ninguno de ellos se puede comparar en potencial de conquista de clientes. Es más, si no fuera por la cámara o la preferencia de pantalla, no encontraría motivos para recomendar al Lumia 820 por delante del modesto 620. Es así de grande.

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres