El MIT trabaja en impresiones 4D para conseguir que un objeto cambie de forma con el tiempo
Puede que la mayoría de nosotros, meros mortales, aún estemos adaptándonos a las impresoras 3D (y aun así, de vez en cuando seguimos emitiendo algún que otro "¡ohh!" con ciertas ocurrencias), pero los chicos de MIT ya van un paso por delante. Skylar Tibbits, uno de los investigadores de tan prestigiosa organización ha dejado caer hace poco en unas conferencias que su equipo anda trabajando en un proyecto al que denominan impresión 4D. Antes de que enarques una ceja pensando cuál es la cuarta dimensión que se han sacado de la manga, te diremos que esta variable "de propina" se refiere ni más ni menos que al tiempo. Esta curiosa propuesta contempla que un objeto creado a partir de una de estas impresoras pueda llegar a cambiar de forma -por ejemplo para montarse solo- con el paso del tiempo, aunque naturalmente, el truco tarda lo suyo en hacer efecto.

En unas declaraciones a la BBC, Tibbits indicó que "el proceso de impresión no es nada nuevo", sino que lo realmente interesante "es lo que ocurre después". Por el momento las pruebas sólo se han realizado con unas finísimas cañas de plástico, que una vez sumergidas en agua, son capaces de cobrar una determinada forma. Aunque todavía queda mucho camino por recorrer, su equipo anda pensando practicar con otras fuentes de energía, como por ejemplo el calor, el sonido o la vibración. Para que te vayas haciendo a la idea de lo en serio que van, algunas de las opciones que se manejan para dar uso a este hallazgo son, por ejemplo, la fabricación de tuberías, bicicletas, edificios... y hasta muebles (¡verás como cierta casa sueca de muebles se entere!).

El MIT trabaja en impresiones '4D' para conseguir que un objeto cambie de forma con el tiempo

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres