Skip to Content

AOL Tech

Freemium: BlackBerry, una fruta que vuelve a desatar pasiones

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
La cita era en Madrid, en el Palacio de Cibeles. Llovía como nunca, ¿presagio de algo? Ni mucho menos. Uno apuró un café antes de adentrarse en uno de los edificios históricos de la ciudad. Todavía empapado y disfrutando de los últimos sorbos, la cabeza se debatía e intentaba anticipar lo que se estaba a punto de presenciar. En realidad, lo sabíamos todo -o casi todo- de BlackBerry 10 y sus terminales, pero el gusanillo de la curiosidad volvió a hacer de las suyas. ¿Serían capaces de sorprender los canadienses a pie de escenario en la capital de España? El dinero en la barra, un giro decidido y me dirigí directo a la entrada. Dicen que las primeras estampas de un encuentro son las que condicionan los sentimientos, y en el amplio edificio quedó patente la perfecta organización del acto. Algo importante, al menos para la casa, se cocinaba en el interior.

Los primeros compases no tardaron en llegar y arrancó con fuerza la presentación. Eduardo Fernández, máximo responsable de BlackBerry para el sur de Europa, saltó con decisión al escenario y comenzó el espectáculo. Nada era nuevo pero todo sabía a estreno. El acto mantuvo en todo momento el ritmo y contó con invitados estrella, como el titánico Josef Ajram, que amenizó con su naturalidad la presentación y que sirvió para remachar uno de los valores que BlackBerry quiso dejar patente en el acto: el trabajo en equipo.
Y uno asistió divertido al espectáculo. Porque lo fue, y con todos los ingredientes. BlackBerry ha dejado atrás mucho peso extra, y por perder ha perdido hasta el nombre, pero vuelve con fuerza renovada y ganas de mucha guerra. El público en el auditorio lo agradeció y recibió con entusiasmo lo presentado. Fue entonces cuando uno comprendió que BlackBerry (zarzamora, en inglés) despierta pasiones como otras marcas, tal vez no al extremo de Apple, pero una guerra de frutas en toda regla. Y este entusiasmo se vio pronto recompensado. Quien más, quien menos, todo el mundo había visto BlackBerry 10 en acción, pero una 'demo' en directo de lo más destacado ofrece una perspectiva mucho más amplia.

Como no podía ser de otra manera, el dispositivo elegido por los canadienses para la demostración en directo fue el Z10, su buque insignia en estos momentos (con permiso de los acérrimos defensores del teclado físico). Y de lo visto uno se quedó con tres ejes fundamentales que pueden vertebrar un futuro brillante para la firma y sus smartphones en este reñido mercado: el teclado virtual, la gestión de los gestos y la multitarea, y... una curiosa función de la cámara. Por esta última vamos a empezar, y es que BlackBerry 10 llega con un software que la gestiona cargado de funciones, como múltiples filtros (estilo Instagram) o una curiosa función que toma varias fotos de un retrato y el usuario selecciona la mejor opción, componiendo el sistema la foto terminada.


Pero donde brilló realmente la presentación fue en la propia plataforma y su gestión mediante gestos. Es aquí donde uno puede constatar que algunos sistemas operativos notan el paso de los años y es que BlackBerry 10 es una plataforma completamente nueva, que recoge el terreno sembrado por las predominantes y su experiencia en el mercado. Multitarea real, todo a un par de gestos de distancia y un menú muy bien confeccionado. ¿La crítica que más se escuchó en la sala? La juventud del ecosistema: todavía hay pocas aplicaciones, aunque este punto fue compensado con la promesa de la llegada de WhatsApp la semana que viene, o la existencia de auténticos pelotazos como Apalabrados.

Y cómo no, el teclado. Apenas unos días con el terminal en las manos y uno puede confirmar que se trata del mejor teclado virtual del mercado. Aunque hay una pequeña curva de aprendizaje, hacerse al eficiente sistema de sugerencias lleva poco tiempo y la velocidad de escritura es de vértigo. Hacer cábalas sobre el éxito o fracaso de una plataforma a estas alturas de la película es siempre complejo, pero los de Waterloo cuentan con los mimbres para hacer algo grande y cobrar un protagonismo especial con su peculiar 'fruta'.

[Más información: Josef Ajram]

En Freemium se expresa la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL