Chromebook Pixel destripado: Bien construido, pero difícil de reparar (con vídeo)
Tiene una construcción estupenda, su pantalla ofrece una calidad apabullante y, por supuesto, es escalofriantemente caro. El Chromebook Pixel se atreve a cruzar esa línea que ningún otro Chromebook anterior se había atrevido a superar y rompe todos los esquemas de Chrome OS al ofrecer un portátil de características premium a un precio que es la antítesis del concepto Chromebook, pero... ¿qué sucede si un día tienes que meterle mano porque se le ha soltado un manguito? Pues que estás (casi) totalmente vendido.

CNET ha tenido la valentía de desmontar uno de estos portátiles de 1.300 dólares para ver con qué se encontraba en su interior, y ha descubierto lo que dábamos por hecho: un hardware de calidad, pero difícil de reparar o ampliar. Su carcasa de aluminio anodizado, que curiosamente se abre sin ninguna complicación, esconde unos componentes repartidos de forma clara y sencilla, pero al mismo tiempo tan integrados como en los Ultrabooks más finos, lo que significa que todos los componentes críticos (como su minúscula SSD de 32/64 GB, la CPU Core i5 y sus 4 GB de RAM) están soldados a la placa. Entre las piezas fácilmente separables están la batería (que siempre es un consuelo importante), los lectores de tarjetas SD y SIM, el ventilador y los altavoces. Del resto... mejor si te olvidas, aunque imaginamos que ya lo dabas por hecho.

¿Quieres ver lo fácilmente que se puede abrir un Chromebook Pixel y lo difícil que será ampliarlo? Pues tienes el vídeo tras el salto.

Chromebook Pixel, un vistazo más de cerca

Ver todas las fotos

19 FOTOS




16 COMENTARIOS

Chromebook Pixel destripado: Bien construido, pero difícil de reparar (con vídeo)
Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)