Skip to Content

AOL Tech

Freemium: El futuro era esto, ya puedes dejar de buscar

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Va todo muy deprisa. Cuando a uno le preguntan sobre qué es lo siguiente que va a salir al mercado (así, a granel, sin especificar segmento, categoría o producto), mentalmente se da un repaso a todo lo que los fabricantes han ido filtrando, ya sea en forma de patentes, o de declaraciones a medias. Pero lo cierto es que la respuesta nunca es fácil. De hecho, aventurarse a pronosticar qué va a suceder de aquí a seis meses en el mundo de la telefonía tiene ya su riesgo, con lo que imagina aventurar delante de tus amigos qué es lo siguiente que veremos en tecnología en trazo grueso. Y sin embargo, este domingo vamos a sentar un precedente augurando cómo será el futuro en base a lo que algunos de los grandes han ido presentando y demás vaticinios que se han ido filtrando en la red.

¿Margen de error? Elevado, claro, pero bajo estas líneas descubrirás buena parte de los productos que serán de uso cotidiano en los días venideros. Seguro que habrá muchos más y de diferente índole, esta es precisamente la magia del mercado de la tecnología, que los fabricantes van pelando una cebolla muy especial que parece no tener fin. A continuación vamos a recorrer una selección de lo más llamativo, y lo que cuenta con más posibilidades de asentarse entre nosotros. ¿Te animas con el recorrido?

  • Google Glass: Imposible no comenzar un artículo sobre el futuro en tecnología sin hablar de uno de los productos más transgresores que hemos visto en mucho tiempo. No se trata únicamente de innovar en lo que respecta a los componentes de hardware, sensores y demás despliegue de siglas que cada vez nos inundan con más frecuencia, sino que la magia de este producto consiste en ofrecer una nueva funcionalidad en algo tan cotidiano como un par de gafas. Y es fácil dejarse llevar por la anécdota del dispositivo, pero lo que realmente debe llamar la atención de este innovador proyecto es que en el futuro, y aquí va el primer vaticinio, los dispositivos irán integrados en mayor o menor medida en el usuario. Lo más probable es que el smartphone pase a ser un cerebro central que gestione una serie de dispositivos que nos acompañan de la misma manera que lo hacen las zapatillas o las llaves. Hablamos de gafas, pero como verás más abajo, también de relojes y quién sabe qué más nos deparará el futuro. ¿Tendrá éxito Google Glass y se confirmará como una tecnología cotidiana? La apuesta de los de Mountain View es arriesgada, pero la recompensa iría en consecuencia. Personalmente, tengo mis dudas de que este innovador producto tal cual lo conocemos hoy, se asiente en el mercado, pero tal y como Sergey Brin y compañía han avanzado, estamos en un estadio inicial del proyecto y puede haber muchos cambios. Y en ese caso, si logran fabricar algo que el usuario no dude en llevarlo a todas horas encima, sí que podrían sentar cátedra y abrir brecha en un mercado que se acaban de inventar.
  • SmartWatch: Cuando mencionábamos que el verdadero mérito de Google Glass consistía en apostar porque el dispositivo acompañará al usuario como un complemento sin el cual no saldrá de casa, nos estábamos refiriendo también al SmartWatch. Si unas gafas son una apuesta arriesgada por el imprevisible factor estético que tanto afecta a los usuarios, en el caso del reloj, se disipan todas las dudas. Puede ser más o menos bonito pero seguro que a nadie le importará llevar en su muñeca un dispositivo que ofrece un elevadísimo valor añadido. Lo fácil es pensar en lo cómodo que puede resultar gestionar las llamadas y los correos mediante un simple gesto de muñeca, o bien interactuar con sistemas como Google Now o Siri elevando levemente el brazo. No es poco, pero realmente el universo que se abre en un equipo de estas características llega de la mano de las célebres 'apps'. Piensa de lo que es capaz un desarrollador contando con el API de un equipo de estas características y el jugo que se le puede sacar. Y estamos en los albores de este producto, con lo que cabe esperar que de aquí a tres años se dispare su potencial.

  • Drones: Lo cierto es que un servidor siempre ha observado el fenómeno de los drones con cierta suspicacia. ¿No se trata del entretenimiento casual y sin consecuencias de un grupo de frikis con mucho tiempo libre? Pues parece que no. Ya conocíamos su potencial en el uso militar, pero el asunto ha cobrado otro cariz cuando el mismísimo Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York, nos avanza que en un futuro (no muy lejano, por lo que ha dado a entender), la ciudad será vigilada por estos bots autónomos. Y como no podía ser de otra manera, las voces críticas ya han puesto el grito en el cielo, y nunca mejor dicho: ¿nos acercamos hacia un Gran Hermano inevitable? Pero el bueno de Bloomberg también tenía respuesta para eso: "¿Cuál es la diferencia entre una cámara fija de las miles que hay y estas móviles?". Diana. Pero si los drones de vigilancia pueden resultar antipáticos, ¿qué tal una frágil libélula volando a su libre albedrío por el cielo? Por increíble que parezca, Festo lo ha logrado, y nos sorprendió ayer con el vídeo que tienes en la parte superior.

Evidentemente, en el futuro veremos muchos más dispositivos y soluciones que los que aquí enumeramos, y resulta divertido aventurar hacia dónde nos dirigimos husmeando en patentes y leyendo entre líneas de filtraciones de empresas innovadoras como Apple, Google o Samsung. Pero seguro que hay más. Sin embargo, la foto que podemos tomar del futuro inminente al que nos dirigimos sin remisión cuenta a buen seguro con estos tres ingredientes. ¿Qué equipo crees que protagonizará nuestra vida en el futuro?

[Más información: Mashable]

En Freemium se expresa la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL