Skip to Content

AOL Tech

Esta cámara inspirada en los insectos puede ver en 180 grados y con profundidad de campo casi infinita

No es difícil ver por qué los ingenieros electrónicos están enamorados de los insectos. Estas criaturas, en ocasiones bellas, en ocasiones visceralmente repelentes, se han convertido en una inagotable fuente de inspiración con sus sistemas motrices y sensoriales, tan diferentes de los de la mayoría de los vertebrados terrestres, no hablemos ya de los mamíferos bípedos como nosotros. Precisamente los ojos de los insectos han servido de plantilla para desarrollar un nuevo diseño de sensor óptico con el que científicos de la Universidad de Illinois quieren conseguir cámaras de vídeo de unas características muy diferentes a las actuales.

Concretamente, este sistema inspirado en los ojos compuestos de libélulas y abejas podría proporcionar un ángulo de visión de 180 grados y una profundidad de campo casi infinita. El conjunto óptico, que es descrito como "blando y gomoso", consta de múltiples microlentes dispuestas en forma de cúpula, cada una de ellas asociadas a un fotodiodo independiente. Las prestaciones de este tipo de cámaras "sin aberraciones ópticas" las harían especialmente adecuadas para sistemas de vigilancia y seguimiento (no es de extrañar que el proyecto esté siendo financiado parcialmente por DARPA), aunque sus creadores también creen que podría tener usos médicos, y más concretamente en el desarrollo de nuevas herramientas quirúrgicas.


[Vía The Verge]

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL