Skip to Content

AOL Tech

Intel marca el lanzamiento de Haswell para el 4 de junio y detalla sus impresionantes mejoras en eficiencia

Intel marca el lanzamiento de Haswell para el 4 de junio y detalla sus impresionantes mejoras en eficiencia
Haswell es todo menos un secreto a estas alturas de la historia. Aunque todavía no se encuentra en el mercado, Intel ha ofrecido a los medios tanto demos como declaraciones detallando sus especificaciones, por no mencionar el incesante goteo de filtraciones acontecido desde 2011. Ahora, finalmente, ha sido descubierto con carácter oficial, lo que implica datos de disponibilidad para los primeros procesadores, así como algunos benchmarks.

Antes de meternos en harina, cabe señalar que aunque Intel domina esencialmente el mercado portátil y el segmento tablet basado en x86, la compañía admite abiertamente que los procesadores de estos dispositivos no dejan de ser versiones recortadas de sus chips para equipos de sobremesa. Haswell llega para cambiar esta situación. Su diseño ha sido desarrollado desde el primer momento con tablets y laptops de todos los tamaños y perfiles en mente, con la misión de ofrecer un incremento en su autonomía del 50% sin un impacto negativo en el rendimiento. Bien, veamos qué dará de sí la cuarta generación de los procesadores Core.


Haswell para equipos portátiles



Aunque Intel afirmaba que sus prototipos North Cape disfrutan de una batería de 10 horas, la autonomía oficial y con carácter general de Haswell se ha rebajado ligeramente. Ahora hablamos de 9,1 horas de vídeo en alta definición usando un procesador Core i7 para Ultrabooks, lo que sigue siendo bastante notable. Es cierto que la reproducción de vídeo no es un trabajo especialmente intenso a estas alturas, pero deja a Haswell en buen lugar frente a la generación Ivy Bridge. Tanto es así que esta mejora es descrita como "el mayor incremento de autonomía en la historia de Intel".

La imagen de arriba también da cuenta sobre cómo se ha conseguido este nivel de eficiencia: reduciendo el vataje desde los 20 W Ivy Bridge (17 W para la CPU y 3 W para el chipset) a sólo 15 W en Haswell. Lógicamente, hablamos de los valores más elevados, dado que Haswell puede consumir mucho menos si es necesario. Un Ultrabook basado en los nuevos procesadores de Intel utilizará menos de 6 W reproduciendo vídeo, o si lo prefieres, 2/3 menos que su equivalente Ivy Bridge. También ofrecerá un modo de stand-by de bajo consumo capaz de mantener el equipo listo para trabajar en cualquier momento durante un máximo de 13 días; el triple que con Ivy Bridge. También se ha mejorado el tiempo necesario para despertar el equipo, que pasa de siete a tres segundos.

En caso de que todo esto te pareciera poco, Intel ha mejorado la capacidad de procesamiento gráfico para obtener una mejora del 40% en equipos de tipo Ultrabook armados con la GPU HD5000. A efectos prácticos estos significa que Tom Raider será jugable a 1.366 x 768 en calidad media, mientras que BioShock Infinite correrá a 27 FPS. Pero hablamos de equipos extrafinos y pensados para obtener la autonomía más prolongada. Los laptops más regordetes y glotones (más de 28 W) podrán duplicar la potencia de los modelos actuales gracias a sus GPUs Iris, que apuntan considerablemente más alto.

Haswell para equipos de sobremesa



En estos momentos estarás preguntándote por qué hablamos tanto de Ultrabooks y tan poco de equipos de sobremesa. Bien, puedes echarle la culpa a Intel. La compañía ha diseñado Haswell para sacar absolutamente lo mejor de la nueva generación de dispositivos portátiles, pero eso no quiere decir que se haya olvidado de las clásicas torres. Puedes verlo claramente en la galería que encontrarás a continuación.



Si quieres que hablemos de prestaciones, Tomb Raider y BioShock Infinite deberán ser ahora jugables a 1080p y con las opciones de configuración a nivel medio sin necesidad de utilizar una tarjeta gráfica independiente, gracias en parte al uso de memoria DRAM integrada para acelerar la comunicación entre las GPUs Iris y la CPU. Los chips pertenecientes a la línea K podrán llegar todavía más lejos, dado que Intel permitirá que los usuarios aceleren sus relojes. Los jugadores que busquen las máximas prestaciones seguirán decantándose por montar una buena tarjeta gráfica, pero este desembolso ya no será necesario para los usuarios que sólo quieren echar unas partidas a juegos relativamente exigentes sin inflar demasiado su presupuesto.

Con esto dicho, nos queda hablar de los precios. Los nuevos procesadores Haswell podrán ser adquiridos por los consumidores a partir del 4 de junio. Las tarifas para EEUU arrancarán en los 192 dólares del Core i5-4570 más modesto y llegarán a los 339 dólares del potente Core i7-4770K, pasando por los 242 dólares del intermedio Core i5-4670K. Por supuesto, estos no son los únicos chips Haswell que estarán disponibles, pero todavía tendremos que esperar un poco para conocer sus detalles de lanzamiento.

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL