Skip to Content

AOL Tech

EEUU y el Reino Unido espían a los usuarios de las mayores compañías de internet; Obama reconoce los hechos y las firmas implicadas niegan su consentimiento

EEUU y el Reino Unido espían a los usuarios de las mayores compañías de internet; Obama reconoce los hechos y las firmas implicadas niegan su consentimiento
El gobierno de los Estados Unidos está tratando de capear como puede uno de los mayores escándalos de espionaje de los últimos tiempos, después de que los diarios The Washington Post y The Guardian hayan revelado la existencia de PRISM, un proyecto diseñado para monitorizar y acceder a "audio, vídeo, fotografías, e-mails, documentos y registros de conexión" en los servidores de Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, PalTalk, AOL (propietaria de Engadget), Skype, YouTube y Apple. Estos datos estarían siendo utilizados por el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional (también conocida por las siglas NSA), pero también por el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno del Reino Unido (GCHQ), el servicio de inteligencia del Ministerio de Asuntos Exteriores británico encargado de la vigilancia electrónica. Adicionalmente, otro programa llamado BLARNEY estaría filtrando metadatos en puntos concretos de la red de redes para seguir recogiendo información en masa.

PRISM comenzó a funcionar en diciembre de 2007, bajo el mandato de George W. Bush, y sus operaciones fueron ratificadas por la administración Obama en diciembre de 2012. No está nada claro el origen de la filtración que ha servido para revelar su existencia; sólo un número muy reducido de legisladores estaban al corriente y se encuentran en un grupo de trabajo que requiere un juramento de confidencialidad.

Esta información, filtrada a la prensa a través de una presentación de PowerPoint, indica que analistas estadounidenses y británicos estarían utilizando las cadenas de búsqueda de los usuarios para determinar con una precisión de "al menos el 51%" si dicha persona es extranjera, tras lo cual se extraerían los datos del sospechoso, incluyendo las personas de su lista de contactos. En servicios como Facebook, las autoridades podrían monitorizar audio, vídeo, conversaciones de texto y transferencias de archivo. También sería posible acceder al correo electrónico de Google, así como a sus servicios de almacenamiento y de búsqueda.


Un segundo informe deja entrever que es posible que las compañías monitorizadas no estén al corriente de la actividad de PRISM. Igualmente, el acceso de la NSA podría no ser directo. En cualquier caso, las autoridades estadounidenses han reaccionado al instante para negar que estén espiando a sus ciudadanos y reprender al Washington Post y a The Guardian por destapar el entramado. El Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, James Clapper, ha declarado: "Los artículos de The Washington Post y The Guardian hacen referencia a la recopilación de datos conforme a la Sección 702 de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA). Contienen numerosas imprecisiones". Según Clapper, las autoridades no pueden utilizar estos datos para espiar "intencionadamente" a ciudadanos estadounidenses, añadiendo que la revelación de PRISM es "reprensible", además de un riesgo para la seguridad de los Estados Unidos.

Barack Obama se ha pronunciado hace unos instantes, declarando que "la monitorización de internet es sólo para aquellos fuera de los Estados Unidos; tenemos que buscar el equilibrio entre mantener segura a América y las preocupaciones por la privacidad", básicamente parafraseando al director de la NSA. No es el único escándalo por el que ha tenido que dar la cara, dado que recientemente se supo que la NSA monitoriza el grueso de los registros de llamadas de la operadora estadounidense Verizon. Sobre este punto, Obama ha indicado que se trata de una operación de recogida de metadatos y que no se están pinchando las conversaciones para poder escucharlas o almacenarlas.

Al otro lado del charco, el gobierno británico se encuentra en una situación similar. The Guardian publica que el GCHQ ha tenido acceso a datos recogidos por PRISM desde "al menos junio de 2010", vigilando "material personal como e-mails, fotos y vídeos" de compañías que trabajan fuera del Reino Unido. De hecho, esta asociación con los servicios de seguridad e inteligencia de los Estados Unidos habría permitido a los espías británicos obtener datos eludiendo la legislación nacional, dado que de otra forma tendrían que seguir un procedimiento más lento o menos deseable para acceder a información almacenada por empresas en el extranjero.

Según The Guardian, la inteligencia británica habría generado 197 informes a lo largo de 2012 utilizando los datos suministrados por PRISM. El GCHQ ha sido más parco ante las noticias sobre esta red de espionaje electrónico, limitándose a expresar que se "toma sus obligaciones con la ley muy seriamente". De forma análoga al FBI y la NSA, el GCHQ habría centrado sus labores de espionaje en el seguimiento a ciudadanos de otros países.

Por supuesto, la revelación de PRISM ha creado toda una pesadilla para los gabinetes de relaciones públicas de las compañías monitorizadas, que están haciendo lo posible para alejar la noción de que pudieran tener constancia de que estaban tomando parte activa en el espionaje de sus usuarios. Estos son algunos de los comunicados emitidos hasta el momento.


AOL

No tenemos conocimiento del programa PRISM. No revelamos información de los usuarios a agencias del gobierno sin una orden judicial, citación o proceso legal formal, ni proporcionamos a ninguna agencia gubernamental acceso a nuestros servidores.


Apple

Nunca hemos oído de PRISM. No proporcionamos a ninguna agencia gubernamental acceso directo a nuestros servidores y cualquier agencia gubernamental que solicite datos de clientes debe recibir una orden judicial.


Dropbox

Hemos visto artículos en los que se dice que Dropbox podría ser objeto de una petición para participar en un programa gubernamental llamado PRISM. No formamos parte de este programa y seguiremos comprometidos a proteger la privacidad de nuestros usuarios.


Facebook

Proteger la privacidad de los usuarios y sus datos es una prioridad para Facebook. No proporcionamos acceso directo a los servidores de Facebook a ninguna organización gubernamental. Cuando se le solicita a Facebook datos o información de individuos específicos, realizamos un escrutinio minucioso de cualquier petición para cerciorarnos de que cumple todas las leyes aplicables y proporcione información únicamente dentro de lo permitido por la ley.


Google

Google se preocupa profundamente por la seguridad de los datos de nuestros usuarios. Ofrecemos datos de los usuarios al gobierno cumpliendo la ley, y revisamos todas estas solicitudes cuidadosamente. De cuando en cuando, la gente afirma que hemos creado una "puerta trasera" para el gobierno en nuestros sistemas, pero Google no tiene una "puerta trasera" para que el gobierno pueda acceder datos privados de usuario.


Paltalk

No hemos oído de PRISM. Paltalk toma el máximo cuidado para proteger y asegurar los datos de los usuarios, respondiendo únicamente a órdenes judiciales como obliga la ley. Paltalk no proporciona acceso directo a sus servidores a ninguna agencia gubernamental.


Microsoft

Proporcionamos datos de clientes sólo cuando recibimos una orden legal vinculante o una citación, y nunca de forma voluntaria. Además, sólo cumplimos las órdenes con solicitudes que incluyan cuentas o identificadores específicos. Si el gobierno tiene un programa de seguridad nacional más amplio para recoger datos de usuarios, no participaremos en él.


Yahoo

Yahoo se toma la privacidad de sus usuarios muy seriamente. No proporcionamos acceso directo al gobierno a nuestros servidores, sistemas o red.



El espionaje de internautas extranjeros por parte de los Estados Unidos es uno de los asuntos que de vez en cuando aparece sobre la mesa de los legisladores de otros países. Ya en 2011 el Parlamento Europeo mostró su preocupación por la posibilidad de que la legislación antiterrorista permitiera acceder a los datos en la nube de los ciudadanos de la Unión, independientemente de dónde estuvieran situados sus servidores; es obvio que PRISM y toda la polvareda que ha levantado volverá a reactivar el debate sobre el espionaje a través de internet y la delimitación de las fronteras digitales. No dejes de darnos tu opinión en los comentarios; te prometemos que nosotros no compartiremos tus datos...

Leer - The Guardian (1)
Leer - The Guardian (2)
Leer - The Washington Post (1)
Leer - The Washington Post (2)
Leer - TechCrunch
Leer - Oficina del Director de Inteligencia Nacional

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL