Investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid acaban con las preguntas en clase gracias a la realidad aumentada
No importa que procedan de estudiantes con problemas de comprensión o de ese repelente sabihondo con ganas de demostrar que sabe más que el profesor; las preguntas durante una exposición, tan necesarias como puedan ser, resultan disruptivas y ralentizan el desarrollo de las clases. Por supuesto, los alumnos tampoco ganan nada si se quedan callados mientras el profesor continúa impartiendo su clase de cálculo avanzado en arameo, así que investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid han creado unas gafas de realidad aumentada con las que los docentes podrán ajustar sus lecciones al ritmo de sus pupilos.

Utilizando un Kinect para reconocer los gestos de duda de los alumnos, estas gafas son capaces de mostrar al profesor quién tiene una duda o cuándo ha de disminuir la velocidad de la lección para adaptarse al grupo, sin tener que interrumpir innecesariamente sus explicaciones. Los alumnos podrán usar sus teléfonos móviles para responder a las preguntas del profesor, que a su vez tendrá identificada a toda la clase usando software de reconocimiento facial y podrá desplazarse entre las diapositivas de la lección usando movimientos con las manos.

¿Quieres saber más? Pues no hace falta que levantes la mano; sólo tienes que seguir el enlace Leer o echar un vistazo al vídeo que tienes a continuación.

1 COMENTARIO

Investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid acaban con las preguntas en clase gracias a la realidad aumentada
Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)