Teniendo en cuenta el increíble éxito cosechado por su gama de modelos con tecnología de plasma, parece que Panasonic ha querido prestar un poco más de atención al otro bando con el fin de destacar un poco más en el mercado. Y el resultado de esta apuesta no es otro que la WT50, un modelo LED que se coloca como el buque insignia del 2012 y con el que el fabricante quiere demostrar que también pueden llevar al mercado televisores con tecnología de diodos emisores de luz capaces de ofrecer imágenes realmente espectaculares dignas del mejor de los plasmas. ¿Quién mejor para ello? Veamos qué nos ofrece esta WT50 de 47 pulgadas y saquemos nuestras conclusiones.

Panasonic WT50

Ver todas las fotos

28 FOTOS

Hardware y diseño

Este panel de 47 pulgadas llega enmarcado en un diseño de líneas modernas y elegantes que destaca principalmente por un bisel plateado de reducidas dimensiones (7 milímetros) y un marco inferior transparente que le otorga un toque atractivo al conjunto y que permite iluminar el logotipo de la marca si el usuario desea. La base encargada de mantener el equipo en pie llega en forma de boomerang, con un tamaño no demasiado grande sin llegar a sobresalir demasiado por el frontal y una construcción un tanto dudosa, ya que debido a los plásticos que utiliza no se siente lo suficientemente pesado como para transmitir tranquilidad. Ofrece un cómodo ángulo de giro y su colocación es sencilla, aunque como último paso requiere la colocación de una carcasa de plástico no muy estilizada que requiere cuatro tornillos para su sujeción. Este tipo de detalles se ven reflejados en toda la zona trasera, ya que da la impresión de que Panasonic no ha prestado demasiada atención a la espalda de la televisión, ya que elementos como el adaptador WiFi integrado o el del Bluetooth quedan a la vista por completo, así como la botonera trasera, que se siente frágil y se hunde cuando la pulsamos. Probablemente este aspecto no sea un hándicap vital para muchos, pero teniendo en cuenta la gama de la que hablamos, no sería demasiado descabellado ubicar este modelo en ambientes de arquitectura de diseño o, simplemente, en salones de grandes dimensiones que dejan a la vista la zona trasera de la TV. Un claro ejemplo de que estos detalles comienzan a tenerse en cuenta es Samsung, ya que el fabricante ha dejado una superficie limpia de elementos en sus nuevas F8000.


Música: And Now We Stand Against The Wall (Instrumental) - Garmish

Si echamos un ojo a sus conexiones, podemos ver que cuenta con cuatro entradas HDMI, 3 puertos USB, lector de tarjetas SD, VGA, entrada de componentes y compuesto, salida de audio óptica, Ethernet y doble sintonizador TV y SAT. Si a eso le sumamos las conexiones inalámbricas WiFi y Bluetooth, podremos comprobar que a la WT50 no le faltan opciones de conectividad. Esto no es más que un adelanto de sus capacidades, ya que llega equipada con una par gafas activas con las que disfrutar del 3D y una plataforma Smart TV con la que poder acceder a contenidos de la red.

El mando a distancia incluido sigue siendo el clásico que la marca ofrece con sus televisores desde hace varios años, aunque en esta ocasión llega acompañado de un modelo más pequeño con funciones táctiles con el que sacar mejor provecho a las capacidades inteligentes de la televisión y controlar también las funciones básicas. Éste último tiene forma de lágrima y es muy cómodo de utilizar. Podríamos decir que su tamaño es perfecto, sin embargo, es presa fácil de los cojines del sofá, y tiene a perderse con facilidad. Es útil y funciona muy bien, pero posiblemente su vida esté limitada por las muchas opciones que existen para smartphones a nivel de software. Si quieres un mando utilizarás el que ofrece todas las funciones, y si quieres interacción acabarás tocando la pantalla del teléfono, con el que además podrás enviar contenidos directamente a la pantalla.

Smart TV

Las opciones de televisión inteligente ofrecidas por Panasonic pasan por una panel de varias secciones por el que podremos navegar entre varias capas. Los efectos de animación y transiciones son vistosos, sin embargo creemos que no llegan a ser completamente cómodos, básicamente por el tipo de control presentado. Si por el contrario pudiéramos hacer uso de una mando a distancia como el de LG (el Magic Control), la navegación entre secciones sería más cómoda y amena. Eso sí, los paneles muestran la información en directo, pudiendo en algunas ocasiones (con Twitter, por ejemplo), navegar entre la información mientras vemos las emisión de la televisión al mismo tiempo, permitiendo incluso seleccionar distintos tipos de vista para dar más o menos tamaño de pantalla al cuadro de TV en directo.

Una curiosa función de multitarea permitirá pasar de una aplicación a otra de manera totalmente instantánea, sin embargo, esta rapidez se mostrará únicamente con las dos últimas aplicaciones abiertas. Esta gestión de los servicios en ejecución es posible en cierta parte gracias al procesador de doble núcleo que incluye este modelo, un cerebro que agiliza las transiciones y el procesado de la imagen.

La solución Smart TV que propone Panasonic es a grandes rasgos una plataforma carente de muchos aspectos. La interfaz es mejorable y las funciones ofrecidas cumplen, pero no llegan a ofrecer nada extraordinario. Existe la opción de realizar una videollamada a través de Skype, pero tendremos que adquirir la webcam que el fabricante vende por separado.

Si salimos del apartado Smart TV, la interfaz propuesta para el menú de funciones del sistema es simple y poco llamativa. Teniendo en cuenta el salto visual que han presentado otros fabricantes, el diseño de Panasonic parece inspirado en modelos de años atrás. Ello no impide que ofrezca posibilidades excelentes de calibrado y configuración, pero a nivel estético deja mucho que desear, más aún teniendo en cuenta que hablamos de un modelo de gama alta.

Calidad de imagen

Este posiblemente sea el punto que caracteriza a este modelo, y es que la imagen ofrecida recuerda mucho a la excelente reproducción de los modelos plasma de la marca, algo que sin duda muchos usuarios interesados en esta televisión esperarán, ya que el precio de este modelo resulta en ocasiones superior al de algún modelo plasma de la marca. Controla muy bien los ángulos, así como los negros, siendo este último punto el más destacado, debido a que la uniformidad en los tonos oscuros reflejados en la pantalla sorprende con creces.

Panasonic WT50 - Calidad de imagen

Ver todas las fotos

47 FOTOS



Fiel reproducción de colores y menús de configuración avanzados son más ejemplos de la importancia que Panasonic le da a la experiencia de visionado del usuario. Un detalle que los más experimentados agradecen, y que al final determina la compra del usuario.

Conclusión

La propuesta de Panasonic va orientada a un tipo de usuario que busca la mejor imagen en la pantalla. La opción de Smart TV existe, pero creemos que no se encuentra a la altura del resto de opciones de otros fabricantes, quedando únicamente centrado en ofrecer una fiel reproducción de la imagen. Aun así, creemos que su precio no está justificado, ya que detalles como los materiales utilizados para soporte o el trabajo realizado en la interfaz, no llegan a estar a la altura de una competencia que ofrece soluciones más cuidadas y completas.

Por otro lado, aquellos más interesados en el rendimiento de la imagen y que presten más atención en las opciones de configuración en lugar del diseño exterior, podrían encontrar en esta WT50 la opción ideal para sus necesidades. Panasonic comienza a prestar atención a la serie LED, una gama que parece estar heredando el excelente potencial y el éxito cosechado por la familia plasma de la marca.

Panasonic 47WT50: Análisis

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

1 Comentario

Filtrar por:
Unknown

Simplemente viendo las fotos se puede apreciar que, como todos los LCD/LED, no es capaz de reproducir el negro. Si a esto le sumamos que por 400⿬ menos tienes un plasma EXCELENTISIMO ST60 (el mejor televisor en relación calidad/precio ahora mismo) con más pulgadas y mejor calidad de imagen, solo hay un motivo para elegir este televisor al plasma: anteponer el diseño a la calidad.

Y por si alguien se le ocurre saltar con la manida excusa de que el plasma gasta más electricidad que un LED, le diré que la diferencia de consumo entre un televisor LED y un plasma de las mismas pulgadas, funcionando 4 horas al día durante 10 años es de menos de 200⿬. 20⿬ al año. La mitad de la diferencia de precio que hay entre este televisor y el ST60. Por 20⿬ al año en electricidad, yo no renunciaría a la máxima calidad de imagen que se puede conseguir hoy día.

30/06/2013 2:46 PM Reportar abuso rate up rate down Responder