francia prism
Hace cosa de un mes, el Washington Post y The Guardian destaparon la existencia de PRISM, un vasto programa de espionaje electrónico utilizado por el gobierno de los Estados Unidos para conseguir información sobre las comunicaciones de ciudadanos extranjeros, y hoy Le Monde publica que el gobierno francés podría estar haciendo lo mismo a nivel nacional.

Según informa el diario galo, la Dirección General de Seguridad Exterior (DGSE) contaría con un sistema de monitorización similar al de PRISM encargado de capturar y procesar metadatos de miles de millones de comunicaciones, incluyendo mensajes, llamadas telefónicas, SMS y faxes. En principio, el objetivo de este control sería el de poder realizar seguimiento del comportamiento de células terroristas, sin embargo, el periódico apunta que la Dirección General compartiría la información anónima con otros servicios de inteligencia, incluyendo los de la policía. Aunque la ley actual regula de forma estricta las intercepciones de seguridad autorizadas, no es explícita acerca del almacenamiento masivo de datos personales, encontrándose por tanto con un peliagudo vacío legal.

Una parlamentaria ha confirmado al periódico francés que "gran parte de las conexiones electrónicas en Francia son en realidad interceptadas y almacenadas por la DGSE" pero, al menos oficialmente, no existe una infraestructura para compartir recursos.

No existen por el momento declaraciones por parte de la Dirección General de Seguridad Exterior que desmienta esta información, de forma que tendremos que tratar esta sensible información con total precaución hasta que haya novedades. Algo que no descartamos que ocurra más pronto que tarde.

Francia tendría su propio sistema de monitorización similar a PRISM, según Le Monde