En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Hay luces que no brillan, y otras que deslumbran, aún cuando ambas iluminen. Esta peculiar paradoja es aplicable a muchos personajes de la historia, pero también a carismáticos líderes que dejan un legado con tanto contenido, que es difícil resumirlo en un solo brochazo. Esto lo conoce bien Steve Ballmer, una de las figuras más relevantes de la industria de la tecnología, y gracias a su especial relevancia e indudable carisma, uno de los personajes de nuestro tiempo. El de Detroit dice adiós en una decisión que no por esperada ha dejado de sorprender a propios y extraños. Ha sido toda una vida entregada a Microsoft, corporación que vio nacer y que se convirtió en un coloso que llega a prácticamente todos los hogares del mundo desarrollado a través de alguno de sus productos. Una salida tumultuosa, como ha sido la trayectoria y personalidad de esta relevante figura.

Apuntábamos antes que es difícil resumir el legado de personajes del calado de Ballmer en un sólo calificativo, pero si tuviéramos que quedarnos con uno, sería sin duda 'agridulce'. Su historia en la firma está repleta de luces y sombras, todas ellas excesivas como la vehemencia de su carácter. Los logros son muy destacados, pero en este exigente mundo de la tecnología un 'no triunfo' es casi siempre considerado como un fracaso, y este ha sido el mantra que ha perseguido a nuestro protagonista en especial en los últimos años de su carrera en la firma. En este endemoniado prisma, todo depende del ángulo que se escoja para determinar si se ha triunfado o por el contrario, se ha fracasado sin miramientos. El polifacético Ballmer fue partícipe, por un lado, del indudable éxito de Microsoft, firma que pasó de facturar 7,5 millones de dólares a 78.000 millones, pero por otro, las acciones de la compañía se dispararon con el anuncio de su salida.
No cabe duda de que los inversores respiraron aliviados ante el anuncio de su dimisión. Nuestro hombre siempre ha tocado poder desde su incorporación a la firma en 1980, pero fue en el año 2000 cuando comenzó a manejar en solitario el timón de este coloso. Es importante destacar esta fecha porque por aquel entonces, cuando Gates le cedió la batuta, el valor de las acciones de la firma rozaba los 60 dólares por acción, y ahora esta cifra apenas supera los 30 dólares. La mitad. Microsoft ha seguido creciendo todo este tiempo, pero no en la forma ni volumen que demandaban sus accionistas. Por resumirlo de una manera rápida, la firma se ha hecho fuerte en el mercado corporativo, donde realmente está haciendo caja a espuertas, pero ha fallado estrepitosamente en el mercado de consumo, donde Apple y Google se han hecho fuertes afianzando posiciones.

Este líder intentó hasta la extenuación no perder posiciones en un mercado donde antes se manejaba con comodidad, pero erró al no tener en consideración en la estrategia de la firma un dato que debía haber disparado las alarmas hace mucho tiempo: el mercado de los PC es cada vez más pequeño y el de los dispositivos móviles mayor. Los smartphones y tablets han asestado una dentellada letal a un, hasta la fecha, negocio redondo para la casa. La firma llegó tarde a este desafío y su alianza con Nokia se consolidó cuando el grueso de la tarta estaba ya repartida. Ahora la guerra de Windows Phone por hacerse con unos escasos puntos de mercado es encarnizada, y casi dramática. También llegó tarde a la guerra termonuclear desatada por Apple con el iPad: Surface fue presentado cuando el producto de los de la manzana ostentaba ya una presencia apabullante en un mercado que ellos mismos crearon, pero lo peor del asunto, es que además su entrada fue catastrófica. Sinofsky abandonó el barco a tiempo para no ver cómo la firma provisionaba la friolera de 900 millones de dólares ante los malos resultados del producto en el mercado.
A estos reveses estratégicos hay que sumar los sonoros fracasos de productos bajo el reinado de Ballmer: Windows Vista todavía sigue en la memoria de los usuarios como un producto funesto, y Windows 8 tampoco parece que vaya a cumplir las expectativas marcadas por la casa en el mercado. El liderazgo de nuestro hombre se vio minado también por su explosiva personalidad que le llevaba a saltar a los escenarios a grito pelado protagonizando vídeos que ahora son virales en la red, o bien a ningunear al iPhone en su lanzamiento, en otra secuencia que también se ha vuelto contra esta figura que no ha sabido superar con nota la complicada embajada de gobernar una pesada nave en las inciertas aguas de un mercado cambiante.

Ballmer se va, y deja tras de sí un legado que la gran mayoría recordará por sus errores y no por sus aciertos. Y los ha habido, por supuesto. Pero lejos de enumerar los excelentes resultados de la Xbox y su división o cómo han sabido hacerse fuertes en el segmento corporativo, nos quedamos con un rasgo de esta inolvidable figura: la pasión por lo que hacía y su amor por la compañía. Lejos de contemplar divertidos el histrionismo de este exagerado personaje que apabullaba a los asistentes a las presentaciones con su vehemente voz y las camisas sudadas, nos quedamos con las cuatro palabras, como el mismo dijo, que han acompañado a su figura desde que Bill Gates le propusiera acompañarle en la aventura: "I LOVE THIS COMPANY" (amo a esta empresa). Ahí queda.

[Más información: New York Times, Wall Street Journal, The Atlantic]

En Freemium se expresa la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

Freemium: Steve Ballmer, el amargo adiós de un luchador

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres

10 Comentarios

Filtrar por:
NTRecord

Grande!!
http://www.youtube.com/watch?v=e8M6S8EKbnU

25/08/2013 6:50 PM Reportar abuso rate up rate down Responder
Unknown

Se recordará por sus extravagancias, pero como CEO ha hecho un gran trabajo. Windows ha mejorado muchísimo (que W8 sea un fracaso se debe más a la maldición de Microsoft que a otra cosa: un SO exitoso, otro fracasado. Siempre ha sido así y siempre lo será. W9 volverá a ser un éxito), Xbox le ha plantado cara a Play Station y ahora mismo están al mismo nivel, WP aunque ha llegado tarde, es un excelentisimo SO y va a ser el SO móvil que más va a crecer a costa de usuarios de android hartos de lag y quedarse sin actualizaciones.

Por supuesto tambien tenemos fracasos: Zune, Windows 8 RT, los móviles Kin... pero en definitiva han sido más los aciertos que los fracasos, mayor que la mayoría de las empresas. Google mismo, ha fracasado en mayor porcentaje de proyectos que Microsoft (Google Reader, Chrome OS, Google Wallet... son tantisimos proyectos desaparecidos), lo que pasa es que los aciertos de Google, android a la cabeza, son muy exitosos y silencian los fracasos.

25/08/2013 3:02 PM Reportar abuso rate up rate down Responder
1 Respuesta al comentario de Unknown
IvánD3

Y ya por no comentar el discreto éxito de los periféricos de Microsoft. Para mi que Ballmer no se cargara esta división ha sido el mejor éxito de la compañía.

Este es mi comentario como linuxero: "Sistemas operativos no sé, pero los periféricos los diseñan de PM"

25/08/2013 8:31 PM Reportar abuso rate up rate down Responder
derck

al leer el artículo y ver el video, recapacitar por lo que a pasado desde win vista hasta el 8 y mirar lo del RT y los dispositivos móviles, les puedo decir que ballmer fue el presidente de Microsoft porque era o es el mejor amigo de juegos de Bill y lo hacia reir. De esto creo que intento implantar un modelo de administración carismático y diferente tratando de hacer apasionar a los con consumidores y colaboradores con la marca (tratando de conseguir lo que izo Jobs) pero erro o mejor le falto autenticidad y enfoque, pero que tuvo suerte al encontrar divisiones como xbox o la de móviles con mercados definidos y diferenciales con objetivos más definidos y capacidad de innovar sin explotar todavía. Le hubiese ido mejor en el dpto de relaciones públicas o RRHH o comercial!...pero bueno, quien tendrá la capacidad de redimensionar la marca, de re proyectarla y hacer al gigante más flexible y dinámico?

25/08/2013 1:26 PM Reportar abuso rate up rate down Responder
pizarro993

Steve Ballmer creo que es uno de las personas con menos carísimas que alguna vez se subió a un escenario y el lo sabía e intentaba compensarlo gritando y saltando como un total demente.
Y si bien uno de sus aciertos fue las ventas de Xbox recordemos que a el no le apasionaba esa división y más de una vez habrá intentado deshacerse de ella.
Creo que el próximo CEO sea quien sea debería eliminar Windows RT, hacer que Windows 8 sea más barato y pelear por el mercado de las notebooks y pc de escritorios

25/08/2013 9:59 AM Reportar abuso rate up rate down Responder
1 Respuesta al comentario de pizarro993
IvánD3

¿Que Ballmer no tiene carisma? Si es lo único que tiene este hombre!

25/08/2013 11:08 AM Reportar abuso rate up rate down Responder
IvánD3

Desde luego, Ballmer es todo un personaje.

En mi opinión, a este tipo le quedaba demasiado grande manejar una compañía del calibre de Microsoft. Aunque la opinión de que ha hundido Microsoft que leo por muchos sitios es exagerada. Microsoft desde luego se ha mantenido en muy buen puesto por la cantidad de gente llena de talento que tienen en su barco más que "por el legado de Bill". Yo desde luego, confío que con un CEO joven y lleno de talento, al que Microsoft no le quede grande, que exprima el talento de su horda de grandes ingenieros y apriete bien fuerte el pedal de la compañía. Una joven Google y una renovada Apple son duros rivales (y lo que nos depare el futuro) y en Microsoft no se pueden permitir otro CEO corriente o sangre vieja.

25/08/2013 8:58 AM Reportar abuso rate up rate down Responder
hyperdarioman

No lo vamos a extrañar.

Pero no todo es culpa de él...la mayoria de la culpa la tiene Apple jajaja...

Hablando en serio, creo que el error es haber creado una empresa tan grande y tan pesada (si, como el mismísimo Titanic) que es imposible que se mueva rapido; como si pudo hacer su división xbox por ejemplo. Hizo todo tarde, lento y pesado, trato de aferrarse a viejos modelos de negocios sin ver que el grueso del negocio se venia por parte de ofrecer servicios a travez de la web, quizás como Google. Trato de mantener el precio de las licencias Windows y Office a precio alto, complicando aún más el vapuleado mercado de los Pcs, obligo a usar el engendro de Windows RT a costa de después pelearse con sus socios como Asus cuando estos le soltaron la mano al no ver resultados.

Quien lo reemplazara?...personalmente creo que tienen que poner a alguien de la división Xbox, que son los únicos que le dieron réditos a Microsoft.

25/08/2013 8:57 AM Reportar abuso rate up rate down Responder
duende

Interesante análisis, José. Personalmente, creo que Windows 8 ha sido un acierto indudable que se valorará con el tiempo. Los nuevos dispositivos convertibles plantarán cara la tableta exclusivamente de contenidos y acabarán pisando el terreno de los usuarios que piden precisamente poder hacer muchas cosas con un dispositivo.

Y Windows 8, según las especificaciones de algún Ultrabook (XPS 12 es el que uso yo y es una auténtica maravilla) puede cumplir con creces todas las necesidades.

Será necesiaría, eso sí, la colaboración con desarrolladores, pues el mercado de aplicaciones todavía deja mucho que desear. En cualquier caso, el tiempo, como a todos, le pondrá en el lugar que le corresponde.

Saludos.

25/08/2013 8:52 AM Reportar abuso rate up rate down Responder
1 Respuesta al comentario de duende
IvánD3

Windows 8 es una maravilla para contectarlo a la televisión con un WiiMote, espero un periférico de Microsoft que haga de mando avanzado (aunque queriendo meter el kinect con calzador, no lo harán)

25/08/2013 8:59 AM Reportar abuso rate up rate down Responder