Skip to Content

AOL Tech

Sony VAIO Tap 11 posa de nuevo para nuestra cámara (¡en vídeo!)

Sony VAIO Tap 11
Por último, pero no por ello menos interesante, cerramos este repaso a los próximos lanzamientos de Sony dando un nuevo vistazo a su flamante tablet 100% Windows 8, el Tap 11. Aunque casi pueda costar creerlo teniendo en cuenta el amplio catálogo de portátiles convertibles en tablets que tiene el fabricante, no ha sido hasta esta pasada IFA cuando por fin se ha decidido a sacar un tablet windowsero de pura cepa. La unidad llegará a las estanterías este próximo mes de noviembre, así que si una vez terminada la feria quieres descubrir con más tranquilidad si finalmente la espera ha merecido la espera, no podías estar en mejor lugar.

En caso que la memoria te esté jugando una mala pasada, recuerda que nos encontramos ante un equipo de 11 pulgadas con tecnologías IPS y Triluminos, así como una resolución de 1.920 x 1080p. El timón del barco recae esta vez en la última familia de procesadores Intel Core de Intel (Haswell) en versiones i3, i5 e i7, aunque también habrá una modalidad Pentium de doble núcleo para presupuestos algo menos desahogados. El círculo se cierra con la tan de moda conectividad NFC, almacenamiento SSD de hasta 512 GB, un stylus N-Trig, conectores USB 3.0 y microHDMI, así como un sensor infrarrojo para convertirlo en un improvisado mando a distancia.




Una vez puestas las cartas sobre la mesa, las intenciones de Sony no podían estar más claras: dar caza a quienes aún no hayan caído rendidos al Surface Pro, combinando las características estrella del tablet de Microsoft con algunas mejoras de su propia cosecha. Para empezar, la apuesta japonesa cuenta con un grosor mí-ni-mo (de hecho, sus creadores indican que se trata del tablet PC más delgado del mundo) y una construcción envidiable. Su diseño no sólo hace gala de unos buenísimos acabados que le otorgan ese "airecillo premium" que nos adelanta su etiqueta, sino que además inspira resistencia, dos detalles muy de agradecer en este segmento. El broche final lo pone su diseño Omnibalance, que se encarga de repartir los pesos de la mejor manera posible para que resulte estable en casi todas las posiciones.

Sony ha decidido acompañar el Tap 11 de un teclado magnético parecido a los que oferta Microsoft para la gama Surface. El planteamiento de la firma asiática para que el periférico conjunte todo lo posible con el equipo principal pasa por otorgarle un grosor casi irrisorio -lo malo es que no deja hueco para ningún puerto adicional, un "mal" del que también se ve aquejado el acompañante de Surface, pero que nos hace mirar de reojillo a los docks de los Transformers de ASUS. Un aspecto que nos ha parecido interesante en nuestro tiempo a solas con el equipo es que este teclado es tan, tan, pero TAN delgado que casi aparenta ser una funda sin más (o un complemento de juguete, ahora que estamos en confianza); eso sí: a la hora de trabajar, el recorrido de las teclas es suficiente como para que la experiencia resulte cómoda y productiva, que al fin y al cabo a nuestro juicio es lo más importante. Como decimos, se trata de un sistema magnético que, aunque apoyemos de cualquier manera sobre el tablet, acaba encontrando su posición de seguridad -sin duda, otro punto a favor de Sony. Por desgracia no todo llega a ser de color de rosa y, donde quizás puede flaquear un poco más el VAIO Tap es en su soporte para mantenerlo en vertical, que no aparenta ser tan robusto como la opción de Redmond -una de cal y otra de arena, vaya.

Volviendo al tema de la pantalla, apartado clave en un equipo de esta naturaleza, queremos hacer hincapié en lo bien que se comporta incluso a plena luz del día gracias a la tecnología Triluminos y el motor de imagen de Sony. La sala en la que nos ha citado hoy la firma contaba con amplios ventanales que en un principio nos hicieron temer por la intensidad de colores, pero por suerte, nuestro protagonista logró salir victorioso de la prueba. Los más observadores probablemente se hayan fijado en que el lápiz que acompaña al Tap no viene firmado por Wacom como hasta ahora, colgándose en su lugar la etiqueta de N-Trig. La justificación es que se trata de un modelo mucho más preciso al colocar sus sensores más cerca de la punta, aunque como contrapunto en esta ocasión tampoco tenemos hueco en el chasis para darle cobijo (las "desventajas" de ser tan, tan delgado, qué le vamos a hacer).

Entrado ya en la parte monetaria del asunto, Sony no ha llegado a dar precios finales (suponemos que tendremos detalles más concretos conforme se vaya acercando su lanzamiento este mes de noviembre), aunque sí nos ha dado algunas pistas de por dónde podrían ir los tiros. La línea trazada por Sony se encuentra en 1.000 euros: la versión Intel Pentium de doble núcleo se colocará por debajo de esta cifra, mientras que la vertiente más exigente tendrá un precio la acabará superando. Hasta ahí podemos contarte de momento, pero si quieres ir matando el gusanillo, lo tienes tan fácil como echar un ojo al siguiente vídeo o la selección de fotos que te dejábamos unos párrafos más arriba.

Artículos relacionados

Suscribir a estos comentarios

Comentarios de los lectores (Página 1 de 1)



Galerías destacadas



Noticias AOL