En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
¿Qué hace que un teléfono móvil sea el mejor del mercado? En realidad, nada. Me explico. Vivimos atrapados en un mundo de marcas, de familias, eres de un equipo o del contrario y por eso es fácil que uno caiga sin desearlo en las garras de una plataforma. El sambenito está ahí al alcance de cualquiera, que si fandroid, que si fanboy... Pero con esta apasionada perspectiva de un -no olvidemos- teléfono, uno a veces olvida lo básico y lo esencial y lo que en teoría debería empujarle a comprar un móvil u otro: sus necesidades. Vamos, que uno debería elegir el móvil que mejor se ajustara a su día a día, y ahí sí, entran en juego otros factores: una mejor cámara, un potente procesador, un ecosistema nutrido, duración de batería, y desde luego, el precio.

En definitiva, que el teléfono ideal bien podría ser un gama alta (por aquello de las prestaciones y acabado) a un precio de derribo, y esta extraña combinación semejante a mezclar agua con aceite ha resultado muy esquiva en el mercado. Pero Google parece haber dado con una fórmula imbatible que podría desestabilizar el mercado de los móviles tal cual lo conocemos. Su fórmula de éxito consiste en crear un smartphone con un acabado y prestaciones de primer nivel, pero a un precio que suena a ganga. El primer intento tuvo lugar con el lanzamiento del Nexus 4 hace aproximadamente un año, un smartphone que tuvo un considerable éxito, pero que todavía tenía que pulir muchas asperezas. El segundo intento ha sido más certero y llega con su evolución, el Nexus 5. Y con este equipo estaríamos ante palabras mayores.
La idea que persigue Google con este equipo y su predecesor es ofrecer al mercado un alto de gama a un precio muy asequible. Hay que tener claro que no se trata de terminales los-cost, para los que Android cuenta ya con múltiples opciones en el mercado, sino un smartphone de muy altas prestaciones pero al alcance de cualquier bolsillo. Juez y parte en esto, los de Mountain View quieren liderar la expansión del mercado de los móviles rompiendo literalmente las normas del juego y lo cierto es que están poniendo las cosas muy difíciles a quien se aventure ahora a comprar un móvil avanzado: iPhone y Galaxys pueden resultar muy caros, los últimos Lumia tampoco quedan lejos. De hecho, el grueso de los altos de gama se mueven en una franja de precios muy similar, y aquí entran en consideración otros factores que hacen que sea fácil que el comprador potencial opte por otro equipo.

Hay que tener en cuenta que Sergey Brin y compañía buscan homogeneizar la experiencia del usuario confeccionando ellos mismos plataforma y hardware (aunque las largas manos de LG estén detrás de su nuevo buque insignia). Microsoft está trabajando en la misma dirección con la adquisición de la división de móviles de Nokia y qué decir de Apple, que optó por esta estrategia de mercado desde el primer iPhone. La idea es no dejar cabos sueltos: el equipo sale de fábrica con todos los beneplácitos, se vende on-line y llega a casa del cliente dispuesto para que éste pueda sacar todo el jugo de un matrimonio armonizado entre hardware y software. Simplificar todo el proceso y ofrecer un mensaje claro al cliente que vaya a adquirir un smartphone, que por 349 euros puede optar por un equipo que brilla en:
  • Pantalla: una sensacional Full HD de 5 pulgadas con una de las mejores densidades de ppp (hasta 445) con 1080p y todo ello acorazado por una Gorilla Glass 3. El asunto de la pantalla tiene su miga porque Google apuesta de lleno por entrar en la liga de los grandes haciendo crecer las dimensiones con respecto a su predecesor, y unas prestaciones en lo más alto del mercado.
  • Procesador: El nuevo Nexus de la casa tiene un poderoso corazón de cuatro núcleos que lo sitúa también en primera línea de salida con respecto a sus rivales. El mérito se lo lleva el Snapdragon 800 a 2,3 GHz que no tendrá ningún problema en mover con ligereza el sistema operativo y las aplicaciones en este formidable smartphone, y de paso dejar atrás a sus rivales más directos en este aspecto tal y como podemos ver en la comparativa que en su día publicamos.
  • Cámara: aunque falta por ver las pruebas de uso en situaciones reales, Google tampoco ha querido desatender uno de los aspectos más importantes ahora en un smartphone. Cuenta con una óptica de 8 megapíxeles que ha sido potenciada con un sistema de estabilización activa gracias a un giroscopio, el modo HDR+ y promete excelentes resultados en condiciones de baja luminosidad, el nuevo mantra de todas las marcas ahora mismo.
Y hay más, por descontado, mucho más que el usuario irá descubriendo poco a poco a medida que vaya sacando todo el jugo de un smartphone que promete cambiar las reglas del juego con un terminal de altas prestaciones y un gran acabado a un precio más que razonable. ¿Es el Nexus 5 el mejor Android del momento? ¿Y la mejor relación calidad precio para quien vaya a comprar un móvil ahora? No lo sabemos a ciencia cierta, pero lo que queda claro es que con esta nueva bestia, Google avanza más en su implacable línea de establecer un nuevo orden en el mercado de los móviles. Y puede conseguirlo.

[Más información: ZDNET, SMH]

En Freemium se expresa la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

Freemium: Nexus 5 marca un nuevo orden