Probablemente la compañía Nokero no te suene demasiado. Sin embargo, tras este nombre se esconde una empresa con una importante labor de la que ya te estuvimos hablando en 2010. Sí, se trata de la creadora de la bombilla LED de mismo nombre que ya nos conquistó en su momento gracias a la idea que planteaba: un soporte de iluminación que es alimentado por luz solar y que tenía como objetivo proveer de este importante recurso a los países en desarrollo.

El tiempo ha pasado y la firma ha seguido desarrollando su labor, produciendo nuevas bombillas que ya no sólo atienden a las regiones más desfavorecidas. Para que conozcas estas propuestas mucho mejor, hemos recibo sus dos últimas unidades: la N222-Huron y la N180-Start. ¿Tienes curiosidad por saber más de ellas? No te pierdas entonces nuestro repaso.

Galería | 30 Fotos

Bombillas solares de Nokero

Nokero N222-Huron


Comencemos en primer lugar por echar un vistazo a la lámpara más "comercial" y que probablemente se ajuste más a las necesidades que te puedan surgir. Esta bombilla cuenta con un diseño bastante singular, formando una especie de esfera partida o media luna. En la zona abombada de esta (parte inferior) se encuentra el LED, con un brillo máximo de 50 lúmenes, suficientes para ofrecer una buena iluminación en zonas de gran oscuridad durante seis horas a máxima intensidad. De hecho, es imposible utilizarla en otro contexto, ya que la lámpara incluye un sensor con el que activarla cuando deja de recibir luz en la parte superior (zona plana), en la que se encuentra también la placa encarga de recoger la luz solar. Las instrucciones sobre su uso dejan bastante claro que la manera idónea para la recarga de la bombilla es orientando siempre la zona plana descrita a la fuente solar de manera totalmente perpendicular, sin embargo, en la práctica, hemos tenido esta Nokero boca arriba, sin adoptar ninguna posición predeterminada e igualmente hemos conseguido recargarla sin problemas (aunque imaginamos que no alcanzará la misma intensidad que cuando se orienta directamente al sol).

Antes hemos hablado de las intensidades de iluminación y es que la bombilla permite tres posiciones o modos distintos (controlables mediante un simple botón): bajo, alto y flash (luz intermitente). Mientras que con las dos últimas, la luz emitida es de 50 lúmenes, con el modo bajo, se reduce hasta 25, logrando así una autonomía mayor de hasta 15 horas. En caso de querer almacenarlas tras una carga completa, son capaces de aguantar hasta 10 meses, bajo temperaturas de almacenamiento de entre 21 y 32 grados según las pruebas de laboratorio.

Esta Nokero guarda ciertos detalles que la hacen diferente de la básica N180-Start, convirtiéndola por tanto en un producto más comercial destinado tanto a países desarrollados como en desarrollo. El primero de ellos es la inclusión de un puerto microUSB, que permite al usuario cargar la lámpara a través de cable, prescindiendo así de la energía solar. El segundo es la introducción de un puerto USB 2.0 que va a facilitar en este caso la carga de nuestros smartphones con el uso del cable habitual.

Estos puertos se encuentran protegidos bajo una cúpula fabricada en ABS –un plástico muy resistente a los impactos- que se enrosca perfectamente al resto del cuerpo (realizado en policarbonato), gracias al empleo de una cinta de goma. Esta banda servirá además de barrera protectora para el agua, ayudando a que la bombilla resulte más impermeable.

Poco más que contar sobre la N222-Huron. La lámpara cuenta con unos agarres -unas varillas de acero inoxidable- que le permiten girar con facilidad pero al mismo tiempo resultan lo suficientemente contundentes para aguantar la posición que le dejemos. En la caja se incluye también dos lentes de repuesto de color verde y rojo, para así poder cambiar el tono de la luz de la lámpara cuando. En su extremo cuenta con una base con peso incorporado, lo que facilita que podamos tenerla de pie sin que se caiga a modo de lamparita (a pesar del diámetro de la zona de iluminación).

Nokero N180-Start

Junto la N222-Huron hemos tenido la oportunidad de conocer la nueva N180-Start. Este modelo está especialmente pensado para países subdesarrollados y constituye una interesante solución para todas aquellas personas que desgraciadamente carecen de un bien tan básico como la electricidad. La lámpara es considerablemente más pequeña (y ligera, pesa solo 70 gramos) que la Huron como observarás en la fotografía, y cuenta con un gancho en su extremo para ser colgadas. Su bombilla LED es capaz de proveer un brillo de 4,5 lúmenes, algo inferior también a su hermana mayor pero igualmente suficiente para el uso que se le pretende dar.

La sensación en la mano es de un producto de bajo coste, con una semiesfera de plástico transparente encargada de proteger el LED y el botón de encendido –sí, hay que desenroscarla cada vez que se quiera encender o apagar. A diferencia de la N222-Huron, no cuenta con goma protectora en su perímetro de forma que se nos antoja más susceptible a la hora de resistir a una inclemencia temporal. En términos de materiales, el poliestireno y el policarbonato con los dos elementos utilizados en su fabricación, con una varilla de aguante de acero lacado que mantiene con firmeza la posición de la lámpara según nos interese.

En cuanto a su autonomía, su ficha técnica promete unas 6 horas de luz blanca en condiciones de carga "ideales", sin embargo en nuestras pruebas ha llegado a estar alrededor de 4 horas encendida. Si se carga y se almacena, puede aguantar entre 6 y 8 meses con su autonomía al 100%, conservándose en temperaturas de entre 21 y 32 grados aproximadamente (una vez más según el fabricante).

Conclusión


Actualmente existen 1.300 millones de personas en el mundo (un 20%) sin acceso a electricidad (datos de IEA, Agencia Internacional de la Energía). Nokero nació en 2010, con la intención de suponer una alternativa mucho más viable y segura en todos esos lugares en los que se ven obligados a utilizar lámparas de queroseno para tener luz (literalmente, 'Nokero' viene de las palabras "no keroseno". El queroseno resulta muy contaminante y muy peligroso (los incendios provocados por lámparas que utilizan este líquido son muy frecuentes), de manera que encontrar una opción que lo sustituyera ha movido a la compañía a lanzar varios modelos que aprovechan la luz solar para recargarse y proveer así de luz a sus usuarios.

La N180-Start supone sin duda una apuesta muy interesante para conseguir el objetivo de Nokero. La lámpara tiene un precio de solo 6 dólares y es capaz de proveer de una luz pequeña pero suficiente en un lugar de completa oscuridad. Quizás pediríamos que su autonomía fuera mayor (se estima en 6 horas), pero su bajo precio tal vez no de oportunidad de pedir más por el momento.

En cuanto a la N222, se coloca en la tienda online de Nokero por 45 dólares, tal vez algo caro a priori, aunque también es cierto que sus funciones van más allá de la mera iluminación (con mucho más alcance que la N180, también hay que decirlo). El hecho de que cuente con varios modos de luz y un puerto para la recarga de nuestros equipos móviles se antoja muy interesante, en especial si para su recarga solo vamos a necesitar de un buen día soleado. Se nos ocurre por tanto que podría ser una buena alternativa para aquellos por ejemplo que suelen hacer escapadas en el campo o incluso que salen a pescar de noche. Hasta como iluminación en un trastero puede ser viable, aunque recuerda que ese caso tendrás que acordarte de asomarla por la ventana de vez en cuando.

Un vistazo a las bombillas solares de Nokero

Añadir un comentario

*0 / 3000 Número máximo de caracteres