Carlos Martinez

Se podría decir que soy la versión más clásica del geek. Aprendí a base de errores, desmontando cacharros que no arrancaban a la primera y me pasaba horas en la zona de videojuegos de los centros comerciales. Por suerte, a día de hoy puedo decir que me dedico a trastear con dispositivos y sacar el lado más sexy de los gadgets con mis fotos, aunque también debo de apuntar que me gusta encontrar ratos libres para conseguir la pizza perfecta y hacer pan casero.