Skip to Content

AOL Tech

AsahiKasei posts

IBM progresa en el desarrollo de sus baterías de litio-aire (hasta 800 km de autonomía)

Hacía ya un tiempo que no oíamos hablar del proyecto Battery 500 de IBM. El coloso informático lleva prometiendo desde 2009 baterías con una autonomía de 800 km gracias a una revolucionaria tecnología que todavía se encuentra en su más tierna infancia, y que de hecho, posiblemente ni nos tomaríamos en serio de no ser porque detrás de ella se encuentran las siglas de International Business Machines. Ahora IBM ha reclutado a las japonesas Asahi Kasei y Central Glass en esta aventura para dejar atrás los escasos 160 km de alcance ofrecidos por las baterías de iones de litio actuales, y aprovecha la ocasión para explicarnos de forma muy sencilla su funcionamiento.

Básicamente, la tecnología de litio-aire busca conseguir baterías capaces de generar electricidad al "respirar" de forma similar a un pulmón. En lugar de utilizar pesados óxidos metálicos, las baterías de litio-aire emplean finas láminas de carbono para absorber oxígeno procedente del aire y generar electricidad mediante la reacción que se produce al combinar las moléculas de O2 con los iones de litio. Lo bueno de esta reacción es que es totalmente reversible; bastaría con aplicar una corriente eléctrica para separar de nuevo el oxígeno y expulsarlo al exterior, devolviendo la batería a su estado original.

Investigadores japoneses fabrican el primer cable USB elástico

A estas alturas posiblemente ya te habrías preguntado cómo es posible que todavía no tuviéramos cables USB elástico para evitar peligrosos tirones de nuestros periféricos y/o desconexiones con catastróficos resultados al transferir archivos desde una unidad externa. Bien, pues tan esperada idea se acaba de materializar gracias a la compañía nipona Asahi Kasei, pero en la mejor tradición nipona, no porque estuvieran pensando en crear ratones aficionados al salto base ni nada parecido, sino para facilitar el desarrollo de... robots.

Resulta que los ingenieros de Asahi Kasei se encontraron con el problema de que necesitaban crear cables de datos lo suficientemente elásticos como para funcionar en robots humanoides, y gracias a experiencia trabajando con elastano, el material utilizado en las mallas y los calzones de tus superhéroes favoritos, descubrieron que la piel humana tiene un factor de elasticidad de 1,5. Con este dato, se lanzaron al desarrollo de un cable comparable para sus autómatas, y así es como por fin tendremos próximamente entre nosotros los primeros cables USB estirables, ideales para caminar por la habitación con tus pantuflas calefactables.

Vídeo tras el salto.




    Noticias AOL