Skip to Content

AOL Tech

Festo posts

BionicOpter, la libélula de Festo que te dejará sin aliento (vídeo)

BionicOpter, la libélula de Festo que te dejará sin aliento (vídeo)
Si creías haberlo visto todo en lo que a drones se refiere, atento a la última propuesta de Festo, una firma alemana especializada en automatización de sistemas neumáticos y eléctricos, que ha querido dar a conocer al mundo de lo que son capaces. ¿Cómo hacerlo? Creando una libélula que ha sido bautizada como BionicOpter y dejando que vuele libremente al tiempo que graban un vídeo que no cabe duda que te va a impresionar. Este drone de 43 centímetros puede volar en cualquier dirección al igual que haría una libélula, fuente de inspiración del equipo de Festo.

Sus alas están fabricadas de fibra de carbono y pueden llegar a batirse 20 veces por segundo, propulsando a nuestro amigo por el aire con una sorprendente agilidad. Y te lo estarás preguntando ¿cómo se controla BionicOpter? Efectivamente, a través de una aplicación en el móvil, aunque no contamos, por desgracia, con muchos más detalles. Así, desconocemos cuánto dura la batería o si alguna vez podremos comprar esta maravilla de la ingeniería.

Nos conformaremos con verla levantar el vuelo con un sorprendente estilo. ¿Te animas? Tienes el vídeo un poco más abajo.

Concierto robótico de cuerda, partiturado e interpretado sin intervención humana

Ejemplos de robots musicales hemos visto unos cuantos, pero hasta ahora ninguno con tanto talento ni creatividad como la orquesta mecatrónica de Festo. Esta firma alemana especializada en la creación de todo tipo robots industriales ha decidido tomarse un respiro para deleitarnos con un concierto de cuerda de estilo barroco interpretado por cinco brazos robóticos y seis instrumentos.

A pesar de que cada uno de sus brazos solo tiene una cuerda, unos actuadores finamente calibrados se encargan de manipularla de tal forma que son capaces de producir el sonido de dos violines, un violonchelo, una viola y un contrabajo, aportando la riqueza musical para tocar las melodías escritas por su cerebro electrónico. Has leído bien: el propio robot compone su música.

Escuchando una melodía tocada en un xilófono o un teclado MIDI, el robot es capaz de crear una partitura nueva usando el juego de la vida (Wiki), para después decir a cada uno de sus miembros cómo han de tocar sus respectivos segmentos. El resultado es una banda robot capaz de crear una gran cantidad de melodías a partir de un único tema. Como Nickelback, pero sin botellazos.

Vídeo tras el salto.

El AirJelly de Festo vuela con mucha gracia


Estamos intentando pensar en un par de oraciones que expliquen la manera en la que el AirJelly vuela, pero es muy difícil hacerlo mientras miramos esos impresionantes videos (después del salto). Podríamos decir que Festo fabricó un robot parecido a las medusas, pero volador, aunque también hicieron una versión marina (el AquaJelly). Funciona con baterías de Li-Ion, tiene un motor eléctrico y un poco de helio. Mira esos videos y dinos lo que piensas.

El brazo robótico de Festo tiene más músculos que nosotros

Si, ya hemos visto unos cuantos brazos robóticos bastante resultones en lo que llevamos de año, pero Festo nos muestra el suyo de todas formas, que aunque puede que no sea tan fortachón como otros, resulta bastante más atractivo por eso de que puedes ver cómo funciona cada uno de sus músculos. El Airic's_arm tiene una "estructura ósea" que cumple la misma función que los huesos de tu propio brazo, y sobre la misma encontramos 30 músculos artificiales, esencialmente tubos elastómeros reforzados con fibras de aramida, que se contraen rápidamente y puede arrastrar objetos cuando se llenan con aire comprimido o un líquido. Por supuesto, no tiene la destreza de otras alternativas menos biónicas, pero sí una precisión bastante elevada, como puedes ver en este vídeo.

[Vía DesignNews]




    Noticias AOL