Nissan transforma su GT-R en un radiocontrol que puede manejarse con un Dualshock

Como el videojuego, pero en la vida real