Skip to Content

AOL Tech

Qbo posts

Qbo sale del cascarón; cómprate un amigo desde 500 euros

Qbo, el robot de código abierto y espíritu Arduino desarrollado por los chicos de Thecorpora ha dejado de ser oficialmente un simple proyecto tras seis años de gestación. Este adorable autómata se ofrece desde ya mismo en forma de kit, con dos modelos bien diferenciados: Basic y Complete. Las reservas se pueden efectuar en cualquier momento, aunque los robots no serán despachados hasta el cuarto trimestre del año.

El primero de ellos viene con el chasis metálico, un juego de webcams, una antena WiFi y algunas piezas de plástico para taparle las vergüenzas, mientras que el Complete, disponible en versiones Lite y Pro, se presenta como una opción ideal para los desarrolladores más interesados en pica tecla que apretar tornillos, añadiendo a lo dicho todos los servos necesarios, una placa base con su CPU (D2700MUD o Mini ITX DQ67EP con chip Atom e i3 respectivamente), 40 GB de disco duro (SSD en el Pro), 2 GB de RAM, altavoces y sensores adicionales, incluyendo uno de proximidad y un medidor de distancia.

Dependiendo de la configuración estamos hablando de 500, 1.700 ó 2.300 euros; un pellizco nada despreciable si te fijas solo en los números, pero que tampoco resulta tan exagerado cuando te paras a pensar en la cantidad de hardware incluido (especialmente en los Qbo Complete) y las enriquecedoras conversaciones que podrás mantener con él en compañía de una cerveza.

Tienes un vídeo de su montaje tras el salto.

QBO conoce a QBO: Una historia de amor a primera vista

¿No está nuestra consciencia dictaminada por nuestra bioquímica como la inteligencia artificial lo está por su electrónica? ¿Cuándo podremos decir por tanto que los robots serán capaces de tener conocimiento de sí mismos? Y lo que es igual de intrigante: ¿sueña QBO con cafeteras eléctricas? Tal vez el adorable autómata de código abierto se encuentre un poco más cerca de lo que pensábamos, viendo que no sólo ya es capaz de reconocerse en el espejo, sino que también puede diferenciar a otros de su especie.

Si hace unas semanas QBO asombraba a internet al saludarse a sí mismo gracias a su sistema reconocimiento visual, ahora el equipo de TheCorpora le ha enseñado a confraternizar con sus congéneres. Para hacerle ver que no se encuentra junto a su imagen tal y como aparecería un espejo, QBO puede emitir un parpadeo de identificación único a través de su nariz, que le permite diferenciar cuándo está viendo su propio reflejo y cuándo se encuentra frente a otro robot. Que en este caso no es uno, sino una, y encima con los rudimentos básicos del flirteo electrónico. Imaginamos que lo próximo será programarle un "¿vienes mucho por aquí?".

El vídeo de QBO demostrando sus dotes de Casanova te espera tras el salto, y si quieres leer una disertación más larga sobre la consciencia robótica, puedes hacer clic en el enlace LEER.

Qbo, el robot de código abierto, demuestra sus habilidades reconociendo a la gente

Con su tierna cara y regordete cuerpo, el robot de código abierto Qbo no deja de atraernos y asombrarnos. En el video publicado tras el salto podrás ver a este autómata interactuando con personas mientras mantiene un nivel bastante elevado de autonomía. Usando un par de webcams (los ojos), y reconocimiento de voz, el rechoncho pequeñuelo puede seguir a personas específicas de un lado a otro.

Algo extraño fue descubrir que sigue a personas altas con más cercanía que a los más bajos, y es que, según se averiguó después, la distancia entre el robot y la persona depende de la cara, y por lo tanto, las personas que tienen a la cabeza más lejos del suelo terminarán con menos distancia entre ellos y el robot. Este es el tipo de cosas que hacen tan interesantes proyectos de código abiertos como Qbo, que gracias a la colaboración de la comunidad se transformará en un producto más completo e ¿inteligente?.

No te pierdas el video tras el salto para ver al robot en funcionamiento.




    Noticias AOL