Skip to Content

AOL Tech

QinetiQ posts

La Armada de EEUU prueba motos acuáticas robotizadas para vigilar sus buques

Saluda al próximo operativo de la saga Call of Duty. Su nombre es Blackfish, y es un robot acuático diseñado por QinetiQ para la Armada de los Estados Unidos con el propósito de vigilar barcos e instalaciones. Porque te lo creas o no, también necesitan protección. El problema con el que se ha encontrado la Marina, es que sus buques son capaces de hacer añicos cualquier posible embarcación enemiga o vehículo terrestre al alcance de sus misiles y cañones, pero sus sofisticados sensores sirven de poco frente a hombres rana y pequeñas lanchas motoras cargadas de explosivos. Basta con que se cuele uno para dejar inoperativa una de sus naves, así que hay que extremar las precauciones, que es a lo que viene Blackfish.

El vehículo, básicamente una moto de agua con la mitad superior recortada, puede navegar a un máximo de 65 km/h, y patrullaría en un futuro próximo los muelles en los que atraquen los barcos de guerra, observando las aguas para dar la voz de alarma en caso de encontrar algo extraño. Su sistema de propulsión a chorro hace que Blackfish sea relativamente inofensivo para los bañistas en comparación con las hélices de una lancha motora, pero si tuviera que repartir algo más que sustos, su diseño contempla la posibilidad de instalar sistemas de armamento no especificados. Para que luego tengas miedo de las medusas...

[Vía DangerRoom]

EEUU equipa a sus tropas con localizadores acústicos de disparos

Por algún motivo, esta noticia no ha activado nuestro instinto natural para ofrecernos de betatesters para todo tipo de productos. El ejército de Estados Unidos ha comenzado a desplegar entre sus tropas de combate en Afganistán un aparatito denominado IGD o Individual Gunshot Detector, cuya misión es facilitar la localización del enemigo. El dispositivo, desarrollado por QinetiQ, pesa menos de 900 gramos y tiene "el tamaño aproximado de una baraja de cartas" (aunque a nosotros nos parece más grande), sin contar la pantalla externa en la que se refleja la información. A través de sus cuatro sensores de acústicos, "detecta las ondas supersónicas generadas por el fuego enemigo, e instantáneamente alerta a los soldados de la posición y la distancia" del adversario.

El ejército piensa distribuir 1.500 IGD por mes durante los próximos 12 meses, y de cara al futuro, espera que forme parte de los sistemas Land Warrior y Nett Warrior, que integrarán minipantallas en los propios cascos y georreferenciación de las tropas sobre planos digitales.

Zephyr se alza con otros tres récords del mundo

El avión no tripulado de QinetiQ sigue batiendo todas las marcas. Hace tan solo unos días te contábamos que Zephyr había logrado permanecer 14 días y 24 minutos en el aire, pero no ha sido hasta ahora cuando la Federación Aeronáutica Internacional (FAI) ha confirmado que este pájaro impulsado con energía solar ha pasado esas dos semanas (336 horas) en vuelo. Como si la hazaña no fuera ya motivo suficiente para sacar los colores a cualquier otro avión, la FAI también ha reconocido que este simpático amiguito ha destrozado el récord de mayor duración, así como el que marca la altitud máxima (unos 21.562 metros o 70.741 pies) de cualquier otro UAV de su clase. Si pensabas que esto era una simple "cometa" fisgona, estabas muy equivocado, parece ser que estamos ante una auténtica máquina de guerra.

[Vía Inhabitat]

QinetiQ logra un nuevo récord de permanencia en el aire para aviones no tripulados: 14 días y 24 minutos

Es posible que no te enteraras cuando levantó el vuelo, pero el nuevo juguete de la compañía aeronáutica QinetiQ ha aterrizado en una pista de pruebas de Arizona tras pasar 14 días y 24 minutos en el aire sin más energía para desplazarse que la proporcionada por los rayos del sol. De esta forma, Zephyr, que es como se llama este UAV experimental de 50 kg (viva la fibra de carbono) y 22,5 metros de envergadura, ha superado en cuatro veces su anterior récord de permanencia en el aire para aviones no tripulados, establecido en 2008 con 82 horas y 37 minutos (también hay que decir que la anterior versión era un 50% más pequeña).

Para no variar, el propósito del Zephyr es convertirse en una nueva plataforma de vigilancia no tripulada, permitiendo a los ejércitos controlar el campo de batalla desde el aire para planificar sus operaciones de forma más efectiva y segura. Siempre y cuando el enemigo no esté armado con lásers.

Vídeo del lanzamiento tras el salto.

QinetiQ rompe el récord de permanencia en el aire para un avión solar no tripulado

QinetiQ acaba de aplastar oficiosamente el récord de permanencia en el aire para un avión solar no tripulado con el impresionante tiempo de 82 horas y 37 minutos conseguidos por su Zephyr. Esto es más del doble registrado en 2001 por el Global Hawk, y bastante más que el último crono del propio aparato.

La navegación del Zephyr no requiere de un humano tras el timón, dado que se rige por un piloto automático y satélites, que al igual que el motor se alimentan mediante la energía solar recogida por día en sus baterías de sulfuro de litio. La función principal de este aparato capaz de volar a 18.000 metros de altura es participar en misiones de reconocimiento y comunicaciones, si bien por el momento sus creadores pueden conformarse con seguir rompiendo récords como el que tratamos hoy.

[Vía USA TODAY]
[Artículo en inglés]

El ejército británico convertirá sus tropas en invisibles


Al parecer, en estos últimos tiempos el ejército británico está muy atareado "testando una tecnología que convertirá sus tropas y tanques en invisibles". Las primera pruebas de este proyecto ultra secreto se han llevado a cabo por ingenieros británicos y la gente de QinetiQ, y testigos presenciales afirman que es cierto, que "los tanques parecía que desaparecían". Glabs.

La ilusión (¿Acaso creías que desparecían de verdad?) ha sido creada empleando "cámaras y proyectores que proyectan imágenes del entorno a un tanque especialmente adaptado cubierto con silcona de forma que se maximice su reflejo", y si las cosas van como se han planeado, estos tanques invisibles estarán en el frente antes de cinco años. Por supuesto, no habrá prueba visual de este hecho...

[Via DailyMail]
[Artículo en inglés]

El receptor Ocellus de QinetiQ funciona casi en cualquier lugar


El contratista de defensa QinetiQ, que ya hemos visto en alguna ocasión por Engadget, continúa trayéndonos juguetes de tipo militar-industrial con su dispositivo de seguimiento GPS Ocellus S100. A diferencia de otros GPS convencionales, que tienen una sensibilidad máxima aproximada de -160 dBW, el S100 puede trabajar con señales de -189 dBW en seguimiento y -185 dBW para adquisición (recuerda, la escala es logarítmica, así que es un salto importante). Estos elevados niveles de sensibilidad le permiten seguir a personas y/u objetos a través de zonas densamente boscosas, "cañones urbanos", interiores y otros lugares en los que un GPS convencional no serviría de mucho. La unidad es tan sensible, de hecho, que según QinetiQ puede montarse bajo un automóvil y seguirá funcionando, recibiendo las señales GPS que rebotan en el asfalto. Una vez localizado el objetivo la unidad envía al cuartel general sus datos de posición vía GPRS, dejando constancia de su posición vía SMS.

Jack Bauer estará contento, pero nosotros ya andamos buscando el soldador.

[Artículo en inglés]




    Noticias AOL