Skip to Content

AOL Tech

USAF posts

La Fuerza Aérea de los EEUU relanza su avión espacial con luz y taquígrafos (pero sin decir todavía a qué se dedicará)

La Fuerza Aérea de los EEUU relanza su avión espacial con luz y taquígrafos (pero sin decir todavía a qué se dedicará)
Aunque la imagen de arriba pueda parecer a ojos profanos otro cohete espacial como los que sirven para poner en órbita cualquier satélite meteorológico o de comunicaciones, el Atlas-5 que tienes sobre estas líneas contenía una carga nada habitual. Sobre su última etapa se encuentra (o se encontraba) el OTV-1, el primer avión espacial no tripulado X-37B desarrollado en secreto entre la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y Boeing; el mismo aparato que en 2010 pasó siete meses orbitando alrededor de la Tierra sin que se supiera qué estaba haciendo exactamente.

Lo cierto es que a pesar de que esta vez las autoridades han querido dar buena cuenta del lanzamiento del aparato, poco se sabe sobre la misión concreta encomendada al OTV-1, aunque parece que entre otras cosas servirá para analizar el potencial de reutilización de la nave, comprobando así si puede soportar múltiples lanzamientos y reentradas sin terminar en el desguace.

Mucho se especula sobre el auténtico propósito del X-37B; se cree que su capacidad para permanecer en el espacio durante largos periodos de tiempo podría convertirlo en el avión espía definitivo, pero también que se trata de una sofisticada plataforma armamentística capaz de operar a salvo de las defensas antiaéreas de cualquier enemigo, algo que ha sido desmentido por el Pentágono. Lo único que sabemos a ciencia cierta es que el OTV-1 ha vuelto a despegar, y aunque en un principio ha sido diseñado para permanecer en el espacio durante nueve meses, los responsables del proyecto están abiertos a prolongar sus misiones si así lo permitieran las condiciones. Por si acaso, no des por hecho su regreso en 2013.

El avión espacial X-37B regresa a la Tierra tras más de un año en órbita (pero no preguntes qué hacía ahí arriba)

El avión espacial X-37B regresa a la Tierra tras más de un año en órbita (pero no preguntes qué hacía ahí arriba)

No tenemos muy claro a qué se ha estado dedicando el X-37B durante los 469 días que ha pasado orbitando alrededor de la tierra, pero algo nos dice que el no-tan-secreto avión espacial de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos estaba haciendo algo más que comprobar la resistencia de sus remaches. Todo un logro, dado que oficialmente fue pensado para desarrollar misiones de nueve meses.

Esta nave espacial no tripulada construida por Boeing batió su anterior marca al regresar a la Tierra el pasado sábado tras más de 15 meses en órbita realizando diversos experimentos sin que hubiera un solo ser humano en su interior. Aunque realmente el propio X-37B es un experimento en sí mismo, dado según la USAF fue creado para investigar técnicas de reducción de riesgos y desarrollo de vehículos espaciales autónomos reutilizables. Otras lenguas hablan sin embargo de propósitos mucho más intrigantes, como espionaje e incluso bombardeo orbital, aunque la NASA ya ha declarado oficialmente que le gustaría utilizar su base para desarrollar vehículos de escape y de transporte de personal.

Tienes un vídeo del aterrizaje en Cabo Cañaveral tras el salto.

La Fuerza Aérea de EEUU quiere UAV que "pringuen" al enemigo

Los UAV del ejército de los Estados Unidos podrían comenzar a dispensar mucho más que misiles Hellfire sobre las cabezas de sus adversarios. Esta semana, la Fuerza Aérea hizo pública una propuesta para desarrollar pequeños drones capaces no de llenar de metralla al enemigo o espiarlo desde posiciones seguras, sino de casi literalmente pintarles una diana, esparciendo algún tipo de sustancia marcadora con la que hacerlos visibles a los sensores de aviones y tropas.

El comunicado no detalla exactamente el tipo de material del que estaríamos hablando, pero el Pentágono lleva tiempo investigando todo tipo de compuestos químicos, desde componentes "biorreactivos" a feromonas de insectos, aunque una de las tecnologías más prometedoras tiene que ver con un polvo de nanocristales que harían "brillar" a las personas marcadas en los equipos de visión nocturna. Prueba del interés del Departamento de Defensa en el "marcaje, seguimiento y localización" de personas (aliados o enemigos), son los 210 millones de dólares que ya se han apartado para el desarrollo de las tecnologías necesarias.

Todo esto, sin embargo, no quiere decir que el uso de UAV para estos fines esté asegurado. La propuesta aclara que la Fuerza Aérea está abierta a "otros métodos innovadores" de dispersión que no tengan que ver con vehículos no tripulados, aunque no nos imaginamos que estén pensando en sustituir los M4 de las tropas de tierra por pistolas de pintura...

[Vía PopSci]




    Noticias AOL