Skip to Content

AOL Tech

UniversidaddeStanford posts

Ford recurre a MIT y Stanford para fabricar automóviles capaces de evitar mejor los obstáculos

Ford está realmente comprometida con el objetivo de desarrollar vehículos cada vez más seguros durante la conducción y si para ello requiere de otras compañías no relacionadas directamente con el mundo del motor, no se lo piensa nunca dos veces. La firma estadounidense ha anunciado que va a asociarse con el MIT (una vez más) y con la Universidad de Stanford para poner en marcha unos nuevos proyectos de investigación que ayuden a mejorar las capacidades de los vehículos automáticos para evitar obstáculos.

Concretamente MIT se encargará de estudiar las maneras de predecir los movimientos tanto de los peatones como del automóvil, para ser capaz así de encontrar una vía de "escape" ante la aparición de un imprevisto a sortear. La labor de Stanford, por su parte, se centrará en el desarrollo de una tecnología basada en sensores que permitan ver "más allá" de determinados objetos que bloqueen, la vista, como por ejemplo puede ser un camión de grandes dimensiones.

La Universidad de Stanford y Marvell anuncian el miniservidor educativo SMILE Plug

La Universidad de Stanford y Marvell anuncian el SMILE Plug educativo
Al ver la foto superior pensarás que este artículo trata sobre un nuevo mini ordenador que competiría con el Raspberry Pi, pero no te confundas, porque el SMILE Plug es algo totalmente distinto. Se trata de un mini servidor y enrutador que permite que aulas educativas utilicen el software del Consorcio SMILE sin complicaciones. El dispositivo, fabricado en asociación entre la Universidad de Stanford y Marvell, incluye 512 MB de RAM, un procesador SoC Armada 370 a 2 GHz, dos puertos Ethernet, dos puertos USB, una ranura microSD y conectividad para redes WiFi a, b, g y n.

El SMILE Plug crea una red WiFi local que permite usar el software SMILE para que los estudiantes hagan sus propias preguntas, que serán después calificadas por el profesor y el resto de los pupilos. Según el Dr. Paul Kim, este método de enseñanza hace que los estudiantes presten más atención y aprendan mejor mientras se divierten, porque requiere del uso de teléfonos móviles para tomar fotos y escribir el texto a ser enviado al servidor. La carita simplemente indica si las cosas están funcionando correctamente.

El Consorcio SMILE espera que OEMs se interesen por el proyecto, desarrollen sus propios plugs y mejoren el software. Según Marvell, varios fabricantes han dicho estar interesados, lo que quiere decir que pronto podríamos ver nuevos SMILE Plug disponibles para escuelas alrededor del mundo.

Tras el salto te dejamos con un video que demuestra el funcionamiento del curioso sistema.

Científicos de Stanford crean baterías transparentes para el móvil de tus sueños

Ya habíamos visto pantallas transparentes e incluso altavoces, pero hasta el momento no teníamos constancia de que la tecnología permitiera fabricar sistemas de acumulación eléctrica que no fueran opacos. Esto cambia ahora gracias a un equipo de investigadores de la Universidad de Stanford, que está trabajando en baterías de iones de litio "invisibles". El proyecto, liderado por los señores Yi Cui y Yuan Yang, contempla el uso de celdas extrafinas formadas por una capa muy, muy delgada de electrodos (sólo 35 micras de ancho), dispuestos sobre una película de tal forma que resultan transparentes, flexibles y baratos de fabricar.

Por desgracia para nosotros, estas baterías sólo pueden acumular aproximadamente la mitad de la energía que una batería de iones de litio convencional, lo cual no hace que Cui pierda su entusiasmo; "quiero a hablar a Steve Jobs de esto. ¡Quiero un iPhone transparente!", dice en el vídeo de la noticia. Y seguro que más de uno coincide con él. ¿Terminará Gorilla Glass haciendo las carcasas?

Jedibot: Todo un espadachín robótico con el que practicar el arte del sable láser

Aunque todavía le falten unos ajustes y un poco de velocidad, este trabajo de unos estudiantes de la Universidad de Stanford podría ser el complemento perfecto para que un jugador de esgrima entrene diariamente en casa. Se trata de un brazo robótico al que se le ha colocado un sable láser de madera con el que poder atacar al intrépido oponente que se le ponga por delante, y su método de funcionamiento está mejor pensado de lo que crees. En lugar de accionarse con instrucciones aleatorias, este brazo está conectado a un ordenador que a su vez recibe información de una barra Kinect, la cual es la encargada de detectar todos los movimientos del oponente y así preparar a nuestro intrépido espadachín con la postura más apropiada. Se puede configurar en dos modos, ataque o defensa, pudiendo así practicar situaciones tanto a favor como en contra. Te dejamos con un video de demostración tras el salto con el que poder ver a este brazo en funcionamiento.

La universidad de Stanford 'trata' de frenar la gripe con tecnología Zigbee

Sobre estas líneas te presentamos al Crossbow TelosB, un dispositivo inalámbrico con conexión Zigbee que desde enero del año pasado lleva investigando las interacciones de 788 alumnos y profesores de un instituto de Estados Unidos, en un intento de poner freno a una especie de gripe virtual creada para la ocasión. A partir de las casi 762.000 muestras de proximidad recogidas entre un individuo y otro, un equipo de investigadores de la Universidad de Stanford han llevado a cabo una buena colección de simulaciones con las que tratar de esclarecer las posibles trayectorias del virus y los medios que debería poner el centro para tratar de mantenerlo a raya. Por desgracia las respuestas no han sido tan satisfactorias como esperaban, resultando la vacunación y la prevención las mejores armas en contra del contagio. Aún así, -mientras esperamos una solución a mayor escala- si no puedes frenar el repentino ataque de curiosidad, tienes un listado con hipótesis del calibre de "qué resulta más eficaz: vacunar a profesores o alumnos", o "¿es preferible vacunar tan solo a los más populares de la clase?" y algunas justificaciones a continuación.

[Vía Medgadget]

Google pone a prueba su red de fibra óptica en el campus de la Universidad de Stanford

Ya te contamos hace algunos meses que Google estaba tanteando el terreno sobre las posibilidades de implementar una red de fibra óptica propia en algunos lugares de Estados Unidos y aunque el emplazamiento definitivo aún está en el aire (se anunciará a finales de año), parece que por fin ha encontrado un sitio adecuado para empezar a realizar las primeras pruebas. El lugar escogido ha sido una zona residencial de la Universidad de Stanford, propiedad del personal docente y administrativo de dicho centro (una grupo de aproximadamente 850 personas), que se encargará de poner en práctica el servicio y probablemente no desaprovecharán la publicidad que les acaban de regalar. Eso por no mencionar que el campus se encuentra casualmente a tiro de piedra del complejo de Mountain View.

[Vía Slashdot]

Vídeo: El Passat autónomo de Stanford aparca derrapando

Luces con autoencendido, lectores de señales de tráfico con control de velocidad de crucero, sistemas de prevención de accidentes... el arsenal de niñeras electrónicas de los automóviles de hoy en día es tal que amenaza con despojarlos de toda emoción, aunque si los asistentes de aparcamiento del futuro son como este desarrollado entre Volkswagen y la Universidad de Stanford, podríamos darles un pase. Alemanes y estadounidenses llevan trabajando desde hace tiempo en el Passat que en su día fue enviado a competir en el DARPA Urban Challenge 2007, y durante todos estos meses le han enseñado toda clase de nuevas maniobras, incluyendo el "aparcamiento por derrape".

Para ello, Junior, que es como se llama este Passat Variant, utiliza una mezcla de posicionamiento GPS y sensores láser, ópticos y de inercia, cuya información es combinada con una serie de complejos algoritmos. El resultado es un automóvil que no sólo puede circular sin necesidad de un humano al volante, sino que puede realizar maniobras tan arriesgadas como esta de hoy. Lógicamente no es lo mismo enseñarle a hacer esta clase de trucos entre conos y en mitad del desierto que en una ciudad con tráfico real, pero es que en cualquier caso el propósito de los ingenieros de Stanford no es sacarte las asaduras por la boca, sino aprender a controlar situaciones extraordinariamente difíciles con el hardware del prototipo actual.

Desarrollan baterías de sulfuro de litio más seguras y con cuatro veces más autonomía

La duración de la batería siendo una de las principales preocupaciones de todo amante de los gadgets, y los chicos de la Universidad de Stanford lo saben; por ello se encuentran desarrollando una nueva tecnología basada en sulfuro de litio. El truco se centra en que cada pila cuenta con un ánodo con nanofilamentos de silicio (un invento que ellos mismos desarrollaron en el año 2007) y un nuevo cátodo más espacioso con nanoestructuras de sulfato de litio. Comparado con los dispositivos actuales de ion-litio, el diseño de Stanford es "más seguro (...) y capaz de albergar un 80% más de capacidad".

Según sus creadores, además de en la industria de la electrónica de consumo, el invento podría tener salida en el desarrollo de vehículos híbridos y eléctricos, pero admiten que el producto sigue teniendo aspectos por mejorar. Dos de las principales pegas son que el compuesto se degrada rápidamente y que soporta sólo unos 40 ó 50 ciclos de recarga -a diferencia de las Ion-Litio, cuyas marcas se sitúan entre 300 y 500. En fin, parece que no nos queda más remedio que seguir soñando y mientras tanto, habrá que mantener cargadores y recambios a mano, por si acaso.

[Vía Technology Review]




    Noticias AOL