Skip to Content

AOL Tech

WonderFest posts

Kuratas: un vistazo al proceso de construcción del mech del millón de dólares

Kuratas: un vistazo al proceso de construcción del mech del millón de dólares
Ya hemos hablado largo y tendido de las propiedades de Kuratas, ese aterrador medio de transporte con mil y un accesorios que quiere meternos por los ojos la compañía japonesa Suidobashi Heavy Industries. Por desgracia, por muchos voluntarios que pueda haber dispuestos a subirse a lomos de tan brioso corcel, no todos van a tener disponibles los 1.353.500 dólares (1.098.229 euros al cambio) que cuesta el juguete -y nuestra tranquilidad, desde luego, seguro que lo agradece. De todas formas, antes de que empieces a rebuscar calderilla por el sofá o esos vaqueros que llevas años sin ponerte por si lograras acercarte a dicha cantidad, debes saber que construir pieza a pieza uno de estos robots no es una tarea demasiado fácil: entre otras cosas vas a necesitar una grúa, un par de camiones y muuucha paciencia para seguir las instrucciones, así que ya puedes ir tomando buena nota del vídeo que te dejamos tras la pausa.

Kuratas, un mech de más de un millón de dólares para sembrar caos y destrucción con una sonrisa en la cara

Kuratas, un mech de más de un millón de dólares para sembrar caos y destrucción con una sonrisa en la cara
Japón, fascinante, sorprendente y en ocasiones terrorífico, vuelve a demostrarnos la valía de sus frikis más emprendedores con un mech a medio camino entre las criaturas mecánicas de Chromehounds y los Series T1 de Terminator. Su nombre es Kuratas, y aunque ha sido descubierto por la compañía japonesa Suidobashi Heavy Industries en la feria de figuritas a escala Wonder Fest, se trata de un vehículo totalmente funcional; todo lo que al menos permiten las leyes japonesas y el sentido común de sus padres, el artista Kogoro Kurata y el experto en robótica Wataru Toshizaki.

Sus desequilibradas mentes se han unido para ofrecer comercialmente este sin par medio de destrucción en masa transporte, ofreciendo extras tan singulares como esquemas de pintura personalizados, brazos mecánicos, pods lanzacohetes (botellas de agua a presión, en realidad, que según SHI "de cuando en cuando aciertan en el blanco"), tapicería de cuero, posavasos (!) y la auténtica estrella de la lista de equipamiento: dos ametralladoras multitubo de balines de plástico que se activan usando un detector de sonrisas. Como si pudiéramos hacer otra cosa que sonreír como bobos si alguien nos dejara subirnos a uno...

El Kuratas, que se conducirá desde dentro usando un sistema de control con reconocimiento de gestos vía Kinect o de forma exterior con un iPhone, se desplaza gracias a un pequeño motor diésel que impulsa sus 4,5 toneladas a 10 km/h. El plan de SHI es fabricarlos de forma individual, a un precio que partirá de 1.353.500 dólares (1.098.229 euros al cambio). La idea es tan absolutamente ridícula como sus propios vídeos promocionales, que podrás encontrar tras el salto para mayor incredulidad; si no fuera porque el cacharro ha sido presentado en público, tendríamos que hacer un ejercicio de autoconvencimiento para creer que no es fruto de la calenturienta imaginación de cuatro bromistas con demasiadas horas de Armored Core.

No dejes de personalizar tu Kurata haciendo clic en el enlace Leer.

Galería: Kuratas





    Noticias AOL