Skip to Content

AOL Tech

impresoras3D posts

Epson no fabricará impresoras 3D de consumo, pero trabaja en grandes modelos industriales capaces de imprimir 'cualquier cosa'

Epson no fabricará impresoras 3D de consumo, pero trabaja en grandes modelos industriales capaces de imprimir 'cualquier cosa'
Uno podría pensar que Epson estaría interesada en utilizar el CES como plataforma de lanzamiento para su futura gama de impresoras 3D, pero la realidad es en ocasiones muy distinta a las elucubraciones de los internautas que siguen estos días las novedades de la feria de Las Vegas. Aunque la presencia del fabricante japonés es significativa gracias a su apuesta por el segmento wearable, habiendo presentado prototipos de pulseras inteligentes y una versión actualizada de sus gafas pantalla Moverio (arriba), lo cierto es que este evento está eminentemente centrado en torno a la electrónica de consumo, y según ha expresado el presidente de Epson en Las Vegas, sus planes en lo relacionado con la impresión 3D pasan por el segmento profesional.

"Estamos desarrollando nuestras propias impresoras, pero nuestro objetivo es cambiarlo todo. Cuando hablamos de impresión 3D... queremos que nuestras máquinas puedan crearlo todo", han sido las palabras de Minoru Usui.

Imprime en 3D castillos y barcos piratas con Blokify, el hijo ilegítimo de Minecraft y Lego

Imprime en 3D castillos y barcos piratas con Blokify, el hijo ilegítimo de Minecraft y Lego
La impresión 3D es posiblemente una de las tecnologías más fascinantes de los últimos años, pero la auténtica meta para popularizarla es hacerla divertida. ¿Y cuántos pasatiempos hay que puedan compararse con Lego o Minecraft? Esta tuvo que ser la pregunta que se hicieron los creadores de Blokify, una curiosa aplicación para iOS con un agradable entorno tridimensional que permite crear sencillos (y no tan sencillos) modelos usando bloques 3D que puedes apilar de uno en uno, pudiendo imprimirlos después en tu casa o enviarlos al servicio de impresión Cubify, donde serán materializados usando una impresora 660PRo.

La aplicación, que acaba de ser lanzada para iOS tras varios meses llamando la atención de los aficionados a la impresión 3D, es totalmente gratuita. El negocio de Blokify se encuentra realmente en la venta de piezas y componentes para crear figuras más creativas. El límite lo pondrá tanto tu creatividad como la profundidad de tu cartera, y tanto es así que aunque lo parezca, Blokify dista mucho de ser un software para niños; más adelante los modelos diseñados con el software podrán ser fabricados de forma profesional, a múltiples escalas y con tarifas posiblemente más alejadas del gran público.

Si te intriga el futuro de la democratización de la impresión 3D tanto como a nosotros, te recomendamos que eches un vistazo al vídeo demostrativo que encontrarás tras el salto.


Este altavoz fue totalmente impreso en 3D, imán incluido

Este altavoz fue totalmente impreso en 3D, imán incluido
Mientras compañías como Motorola sigue de cerca los avances de las impresoras 3D de cara a la producción en masa de teléfonos modulares personalizables por los usuarios, los investigadores de la Universidad Cornell miran ya al mañana e imaginan dispositivos íntegramente fabricados mediante esta técnica. Un primer avance de este futuro inevitable es el altavoz que tienes sobre estas líneas, que fue impreso en 3D pieza a pieza; desde su carcasa de plástico a los componentes magnéticos (fabricados con una masa viscosa de ferrita de estroncio) y la bobina de su interior. Todos los componentes fueron después conectados con tinta conductora de plata.

Por supuesto, los chicos de Bang & Olufsen están muy lejos de temblar ante las propiedades acústicas de este dispositivo pionero, pero la calidad de sonido es mucho menos importante que el hito alcanzado por los ingenieros responsables del proyecto, que dicho sea de paso, no lo tuvieron nada fácil. Para fabricar el altavoz hicieron falta dos impresoras dedicadas a la producción de componentes distintos, y siempre está el problema del precio. Aún queda mucho hasta que puedas fabricarte tu propio home cinema, pero si quieres, ya puedes escuchar el (algo carrasposo) sonido del futuro a continuación.

La NASA prueba con éxito el primer motor cohete parcialmente impreso en 3D

La NASA prueba con éxito el primer motor cohete parcialmente impreso en 3D
Por descabellado que suene, es posible que un día las impresoras 3D no sólo puedan construirte un chalets en multipropiedad en la Luna, sino que además dejarte en la puerta de casa. Científicos del Centro de Investigación Glenn de la NASA han probado con éxito el primer motor cohete con un inyector impreso en 3D, adelantando así el futuro de las nuevas técnicas de construcción de vehículos espaciales.

Freemium: Tecnologías de ensueño que... ¿veremos algún día?

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Todo va muy rápido, tan rápido que si desconectas durante unos pocos días de todo lo que acontece en tecnología es muy fácil que pierdas algún paso y te quedes en blanco en la próxima tertulia con tus amigos. Los smartphones se han hecho dueños y señores de nuestros bolsillos y cada vez se muestran más versátiles y potentes. En esta trepidante carrera, los fabricantes se han puesto por delante de los usuarios y ofrecen novedades que en muchas ocasiones caen en dique seco. Da lo mismo. Lo importante es no perder la baza de la innovación, que no se acuse a nadie de no estar en cabeza. Y vamos abrazando estos avances con una mezcla de escepticismo y entusiasmo: ¿realmente necesito el smartphone 'X' en mi vida? ¿Me tengo que comprar ese televisor?

Sin embargo, podemos devolver la pelota a las marcas y situarnos en cabeza: no es ya qué puede ofrecer un fabricante, sino qué nos gustaría disfrutar en un futuro no muy lejano. Con los medios de los que se dispone ya en los procesos de fabricación, es fácil soñar y ser nosotros los que pensemos cómo podría ser nuestro día a día desde la perspectiva del usuario. Son varias las propuestas en este sentido que circulan por la red pero nos vamos a detener en las que te mostramos a continuación ¿Crees que viviríamos mejor con ellas?

Robugtix T8, el robot-araña impreso en 3D con el que aterrarás a tus visitas (con vídeo)

Robugtix T8, el robot-araña impreso en 3D con el que aterrarás a tus visitas
Si tiene más de cuatro patas, posiblemente no queremos encontrarnos en sus inmediaciones. Esta es una regla de supervivencia que por ahora nos ha funcionado bastante bien, pero no nos importaría hacer una excepción por el nuevo T8 de Robugtix. Este hexápodo impreso en 3D no muerde, arroja pelos urticantes ni puede envolver a tu canario en un macabro capullo de seda, conformándose el pobre con asustar a personas y mascotas con la ayuda de sus 26 servomotores, que consiguen mover sus patitas con un realismo entre grimoso y sorprendente.

El control de las extremidades se basa en la tecnología Inverse Kinematics Engine de Bigfoot, así que prácticamente cualquier aficionado puede ponerse a trabajar con el (¿la?) T8 sin necesidad de tener amplios conocimientos de programación. Todo lo que hace falta para controlar al T8 es un módulo de radio XBee o cualquier sistema que puedas conectar a sus pines Rx/Tx, en caso de que prefieras los cables.

Robugtix tiene planeado lanzar su T8 hacia el mes de septiembre por 1.350 dólares, con un extra de 85 dólares si quieres llevarte además el mando Arduino de la compañía. ¿Te parece demasiado dinero sólo para tener entretenido a tu gato? En ese caso siempre puedes optar por la más económica y ¿adorable? iitsii hexapod, una versión de seis patitas que saldrá a la venta en agosto por sólo 250 dólares.

Si padeces aracnofobia, te recomendamos que no mires los vídeos que tienes a continuación (aunque sabemos que vas a hacerlo de todas formas).

La pistola Liberator puede ser construida con una impresora 3D económica (y resiste 9 disparos)

La pistola Liberator puede ser construida con una impresora 3D económica (y resiste 9 disparos)
Defense Distributed ha conseguido meter el miedo en el cuerpo a un buen puñado de personas con su pistola de plástico de código abierto, pero hasta ahora la única forma de construir tu propia Liberator era teniendo acceso a una carísima impresora 3D de tipo industrial, que no es precisamente la clase de periférico que uno puede encontrar en las estanterías de su tienda de informática de confianza. Decimos eso de "hasta ahora" porque los planos originales ya han sido descargados por incontables usuarios dispuestos a modificar el diseño original, en el caso que nos ocupa, para poder construirla usando una impresora económica Lulzbot A0-101 (con un precio de unos 1.700 dólares) y un puñado de tornillos.

Esta nueva Lulz Liberator se distingue del modelo original por el uso de un cañón con ánima estriada, así como por la necesidad de utilizar piezas metálicas para mantener unidos sus componentes (lo que por otro lado hace que sea detectable mediante escáneres convencionales). Según su creador, el proceso de impresión requirió un total de dos días y el equivalente a 25 dólares en plástico ABS. Es bastante económica, como puedes ver, pero también es resistente. La pistola ha realizado nueve disparos con éxito y en teoría podría seguir disparando, si bien se encasquilló en varias ocasiones, lo que hizo necesario retirar los cartuchos de la recámara usando un martillo.

Dificilmente se podrá comparar con una pistola convencional, pero a la vista salta que la impresión 3D ha llegado para revolucionar el mundo en extremos totalmente impredecibles.

Tienes un vídeo a continuación.

Las autoridades de EEUU demandan la retirada los planos CAD de la primera pistola impresa en 3D; podría violar las leyes de tráfico de armas

Cody Wilson sabía que se encontraría con una fuerte oposición dispuesta a poner fin a su proyecto para crear una pistola impresa en 3D de código abierto, pero hasta ahora no se había topado con un adversario tan poderoso como el Departamento de Estado de los EEUU.

Wilson, líder de Defense Distributed, una iniciativa privada que propugna la creación y distribución de armas de fuego y sus componentes (incluyendo silenciadores) en forma de planos 3D para su replicación doméstica, ha recibido un mensaje de las autoridades estadounidenses exigiendo la retirada de las mallas CAD de su pistola Liberator y otras invenciones, aduciendo que creen que la distribución de los archivos podría infringir las leyes contra el tráfico internacional de armas.

La primera pistola impresa en 3D supera su prueba de fuego (vídeo)

La primera pistola impresa en 3D supera su prueba de fuego (vídeo)
Cody Wilson ha demostrado con luces y taquígrafos que su pistola impresa en 3D es algo más que un simple pedazo de plástico inerte. Después de anunciar este pasado viernes la creación de la primera arma de fuego casera construida prácticamente desde cero con una impresora 3D, el líder de Defense Distributed, acompañado por un periodista de la revista Forbes, realizó varios disparos con éxito usando balas del calibre .380. Y lo que es igual de perturbador: una vez demostrada la seguridad de su diseño, ha colgado los planos CAD para que cualquier persona con la impresora adecuada pueda generar una réplica.

Como indicábamos el otro día, esta es la primera vez que se ha conseguido imprimir una pistola totalmente funcional; la única pieza que no ha sido creada en plástico ABS es la aguja percutora, que no deja de ser un simple clavo de ferretería. Sus 15 piezas fueron moldeadas usando una impresora Stratasys Dimension SST y están tratadas con acetona vaporizada para reducir la fricción generada con el uso. Esto significa que una sola arma puede efectuar múltiples disparos, aunque el desgaste es inevitable y la presión de un cartucho relativamente potente podría destruir el arma (cosa que Wilson demostró a Forbes detonando a distancia un cartucho de rifle, que hizo saltar la pistola en pedazos).

Esta es la primera pistola impresa totalmente en 3D

Finalmente ha sucedido. Tras meses de noticias un tanto amarillistas precognizando la invasión de las armas de fuego caseras impresas en 3D, Cody Wilson, el enfant terrible tras la iniciativa Defense Distributed, ha creado la primera pistola modelada virtualmente al 100% usando plástico y una impresora 3D. Atrás quedan los tiempos en los que estos dispositivos se identificaban con figuritas coleccionables y prótesis quirúrgicas.

Wilson, un estudiante de derecho de 25 años que se autodescribe como criptoanarquista, es una de las figuras más conocidas dentro de un incipiente movimiento que busca aprovechar la fuerza de internet y la creciente sofisticación de las impresoras 3D para desarrollar armas de fuego totalmente caseras cuya construcción no precise de herramientas especialmente complicadas o costosas. Hasta ahora todo lo que había conseguido era fabricar el cajón de mecanismos de un rifle de asalto (todos los componentes internos y el cañón seguían siendo metálicos), pero su nueva Liberator tiene el extraño honor de estar fabricada casi totalmente en plástico ABS; tan solo la aguja del percutor es de metal. Esto significa que en teoría podría sortear los detectores de metales sin dificultad, por lo que para evitar problemas legales Defense Distributed ha incluido una pieza de acero de dimensiones considerables en su interior.

Según publica la revista Forbes, esta pistola ha sido diseñada para poder disparar munición de distinto calibre cambiando únicamente el cañón. Dada la fragilidad del plástico, no cabe esperar que utilice cartuchos especialmente potentes. El retratado en la fotografía superior parece ser del calibre 9 mm Corto, que por su baja potencia y tamaño es utilizado normalmente con fines defensivos.

Wilson ya consiguió levantar una auténtica polvareda en Estados Unidos cuando hace meses anunció su propósito de crear un rifle impreso en 3D, a pesar de que era (y sigue siendo) una meta muy ambiciosa y prácticamente imposible de alcanzar sin hacer uso de un gran número de componentes metálicos y relativamente fáciles de controlar. Esta primera pistola de plástico, sin duda, elevará aún más el tono del debate sobre la posesión de armas, puesto que esencialmente permite saltarse cualquier tipo de mecanismo legal pensado para regular su tenencia y adquisición. No es algo que le preocupe a Wilson, que ya ha anunciado su propósito de colgar los modelos CAD para replicarla tan pronto como el mecanismo de la Liberator supere las pruebas de fiabilidad.

Por ahora desconocemos es si este tipo de artilugios podrían terminar condicionando de alguna forma el futuro de las impresoras 3D, pero si quieres conocer más a fondo a Wilson y sus motivaciones, tras el salto encontrarás un reportaje subtitulado en español elaborado por la revista Vice.

Imprimir modelos en 3D será un juego de niños con Doodle3D

Doodle3D quiere que imprimir modelos en 3D sea un juego de niños
La impresión 3D se ha convertido en una de las tecnologías emergentes más interesantes del momento, pero para que de verdad llegue a popularizarse harán falta dos cosas: precios realmente asequibles y un software de modelador de objetos apto para ser utilizado incluso por los más zotes. Con este segundo propósito en mente aterriza Doodle3D, un proyecto financiado mediante Kickstarter con el que se pretende simplificar la creación de objetos tridimensionales hasta el punto de que un niño pueda manejar una impresora 3D sin problemas.

Doodle3D consta de dos partes: una aplicación que permite convertir a 3D tus garabatos bidimensionales y una herramienta de sincronización WiFi que envía dichos modelos 3D a un buen puñado de impresoras compatibles, incluyendo la Thing-O-Matic de Makerbot. Básicamente, lo que hace el usuario es dibujar con los dedos un monigote e indicar la elevación tridimensional del mismo, con la posibilidad de hacer cambios de inclinación en su perfil o depositar capas de distintos colores. Más fácil, imposible.

El coste inicial de Doodle3D en Kickstarter era de 88 dólares, pero (habrás notado que hemos usado el pasado) las primeras unidades para los "inversores" más madrugadores ya han desaparecido, y ahora la oferta más asequible parte desde los 99 dólares que cuesta un Doodle3D y una mención por contribuir al proyecto. Si quieres echarle un vistazo más detallado antes de darles tu dinero, encontrarás un vídeo promocional bastante ilustrativo tras el salto.

Científicos de la Universidad de Oxford crean un nuevo 'material blando' para impresoras 3D que podría sustituir tejidos humanos

Científicos de la Universidad de Oxford crean un nuevo 'material blando' para impresoras 3D que podría sustituir tejidos humanos
Igual que el polvo de metal y los polímeros son dos de los materiales más habituales para dar forma a todo tipo de piezas usando una impresora 3D, buena parte de nuestro cuerpo está formado por agua y grasa. Estos son precisamente las sustancias empleadas por científicos de la Universidad de Oxford para crear la pequeña esfera que tienes sobre estas líneas, que en el futuro podría servir para crear capas de tejido compatible con el cuerpo humano.

Uniendo minúsculas gotitas de agua encapsuladas por una cubierta de lípidos (con un diámetro de 50 micras) y con la ayuda de una impresora 3D especial, los investigadores del centro británico creen haber desarrollado "un nuevo tipo de material" que en el futuro podría ser utilizado para enviar medicamentos a partes concretas de nuestro cuerpo, rellenar tejidos dañados e incluso reparar las autopistas electroquímicas de nuestras redes neuronales utilizando poros de proteínas impresos. Como puedes ver, el potencial para la ciencia médica de estos diminutos bloques de Lego orgánicos es casi ilimitado, pero es que además poseen una ventaja sustancial frente a los injertos de auténtico tejido biológico: no poseen ADN alguno, de forma que cuestiones como las líneas morales trazadas en torno a las células madre son totalmente irrelevantes.

Hasta el momento la Universidad de Oxford ha conseguido agrupar hasta 35.000 microesferas, pero en teoría se podrían crear bloques de tejido compatible de cualquier tamaño. El dinero parece ser el único límite, aunque eso no debería ser un gran problema si esta nueva tecnología consigue demostrar con pruebas su potencial en las mesas de operaciones.

Te dejamos un par de vídeos del proceso de impresión tras el salto.

Reconstruyen el 75% del cráneo de un paciente usando implantes impresos en 3D

Reconstruyen el 75% del cráneo de un paciente usando implantes impresos en 3D
Olvídate de las figuritas de Android, las carcasas de móvil o el apartamento lunar de tus nietos; los primeros pasos en firme de la revolución de las impresoras 3D serán totalmente invisibles a los ojos del gran público... porque dará comienzo dentro de nuestros propios cuerpos, en forma de implantes quirúrgicos. Un buen ejemplo es el que nos ofrece nuestro protagonista de hoy, un anónimo caballero que a comienzos de esta semana se sometió en Estados Unidos a una operación mediante la cual el 75% de su cráneo fue reconstruido usando piezas impresas en 3D desarrolladas por la firma Oxford Performance Materials.

Sandboxr te permite imprimir en 3D tus propias figuritas y ponerlas en las poses que quieras

Imagínate un inacabable ejército de orkos de Warhammer 40K, todos con sus propios rasgos y en posiciones distintas. Esto es algo totalmente imposible hoy por hoy, dado que las figuritas vienen en blisters salidos de un número de moldes bastante reducido (bueno, si eres un manitas siempre te queda la opción de desmembrarlos con una cuchilla y "reordenarlos"), pero que ya está un poquito más cerca de ser una realidad gracias a la gente de Sandboxr.

Esta compañía se ha propuesto revolucionar los servicios de impresión en 3D lanzando una aplicación web que permite crear figuritas personalizables en poses y accesorios, manteniendo un precio relativamente razonable: 12 dólares por cada personaje de 6,3 cm y 20 por los modelos de 8,9 cm. Ciertamente, Sandboxr no es la primera empresa con un configurador online para imprimir figuritas en 3D, pero su aplicación ofrece una flexibilidad incomparable, permitiendo no sólo múltiples puntos de articulación por miembro, sino también modificar el tamaño de los componentes de las figuras. Y eso es sólo el principio.

La idea de negocio de Sandboxr es que animadores, desarrolladores de videojuegos y compañías de juguetes puedan encargar sus propias series limitadas, pero también consumidores de a pie, usando diseños preconfigurados por Sandboxr o incluso por terceras compañías. Al parecer, ya son varias las casas de desarrollo que están absolutamente entusiasmadas con la idea de poder ofrecer muñecos configurables de los personajes de sus videojuegos, con el punto extra de que serían réplicas exactas a los reales; dado que todo el proceso de impresión 3D es digital, Sandboxr utilizaría los modelos y las texturas originales de los videojuegos, de forma que tu Dante "de escritorio" sería idéntico al de tu consola.

En estos momentos Sandboxr acaba de arrancar y sólo ofrece sus servicios de forma limitada bajo invitación, pero más adelante planea lanzar una campaña en KickStarter para aumentar su capacidad de producción. Si quieres echar un vistazo a las posibilidades de su configurador, te recomendamos que eches un vistazo al vídeo que tienes tras el salto.

Científicos logran crear moldes de células madre embrionarias con impresoras 3D y abren una nueva puerta en el mundo de los transplantes

Científicos logran crear células madre embrionarias con impresoras 3D y abren una nueva puerta al mundo de los transplantes
Ya sabes que las impresoras 3D van abriéndose poco a poco camino y tienen cada vez más presencia en el mercado de consumo. Pero donde realmente están despertando un interés desmedido es entre la comunidad científica, debido a todas las posibilidades que ofrece. Así, un equipo de investigadores de la universidad Heriot-Watt en Edimburgo ha desarrollado un método para crear estructuras de células madre en fase embrionaria mediante impresoras 3D y en diferentes tamaños.

No es la primera vez que se imprimen células en 3D pero se trata la primera vez que se hace con células en fase embrionaria, algo especialmente delicado. La importancia de este hito reside en que a partir de estas células se puede crear prácticamente cualquier tipo de tejido que luego puede ser utilizado en el transplante de órganos, haciendo de este manera que no sea necesaria la existencia de donantes.

En un futuro cercano, las células madre impresas en 3D podrían ser utilizadas para crear tejido humano que pudiera ser empleado para ensayar con nuevos medicamentos, eliminando la necesidad de emplear animales para ello.

[Vía Inhabitat, BBC]




Noticias AOL