Skip to Content

AOL Tech

salto posts

El robot invertebrado de la Universidad de Harvard aprende a saltar para aterrorizarnos un poquito más (¡en vídeo!)

El robot invertebrado de la Universidad de Harvard aprende a saltar para aterrorizarnos un poquito más
Justo cuando estábamos comenzando a superar nuestras pesadillas con el robot invertebrado de la Universidad de Harvard, sus creadores nos proponen un avance aún un poquito más macabro: su versión explosiva. Nuestro amiguito tiene ahora una variante de silicona rellena de oxígeno y metano que, cuando recibe un chute de electricidad explota y con el violento impacto consigue que sus tres patas se vuelvan saltarinas. Como puedes imaginar, en los experimentos han sometido al "juguete" a todo tipo de maltratos, consiguiendo saltos de hasta treinta veces su altura (vamos que si no fuera por sus cables de sujeción, no nos extrañaría lo más mínimo que uno de estos días lo lograran poner en órbita de un chupinazo). Cruzaremos los dedos para que nuestro gelatinoso protagonista pueda tener una aplicación útil en un futuro... más allá que la de dar grima en el siguiente vídeo, claro.

El vuelo del cohete Grasshopper de SpaceX visto desde su propio fuselaje

El vuelo del cohete Grasshopper de SpaceX visto desde una cámara montada en el fuselaje
Que un cohete espacial pueda aterrizar en vertical para ser reutilizado parece una idea salida de una película de ciencia ficción, pero todavía es más espectacular verlo en primera persona. Por eso te recomendamos que no te pierdas el video publicado tras el salto, donde el Grasshopper de la compañía SpaceX deja patente su capacidad de descenso controlado en vertical sin la ayuda de paracaídas, utilizando sólo sus propios motores cohete. La grabación permite además comprobar la exactitud con la que vuela el cohete, que parece no desviarse de la base en ningún momento.

Próximamente SpaceX intentará que el Grasshopper vuele a más de 3 km de altura, pero hasta que eso suceda nos contentaremos con lo mostrado hasta ahora, que ya es bastante impresionante.

Sigue en directo el salto estratosférico de Felix Baumgartner y Red Bull

Sigue en directo el 'salto estratosférico' de Felix Baumgartner y Red Bull
Los problemas climatológicos han retrasado su cita con la historia en varias ocasiones, pero Felix Baumgartner, el lunático paracadista austriaco protagonista del desafío Red Bull Stratos, despegará en breves instantes a bordo de su globo aerostático si Eolo lo permite.

Este ex-militar convertido en deportista de (alto) riesgo se subirá a una cápsula elevada por un globo de helio para llegar hasta la misma estratosfera, y allí, a más de 36 kilómetros de altura, se lanzará protegido por un traje presurizado dotado con una cámara digital de alta resolución, un GPS y el instrumental necesario para que la Federación Aeronáutica Internacional pueda verificar los récords de vuelo en globo tripulado a mayor altura, salto a mayor altura y mayor tiempo en caída libre jamás experimentado por un ser humano. En su descenso, que debería durar entre cinco y seis minutos, Baumgartner romperá a cuerpo la barrera del sonido por primera vez en la historia.

El desafío técnico del proyecto Red Bull Stratos es significativo, y de hecho lleva fraguándose desde el año 2005. No sólo sus responsables han tenido que desarrollar la cápsula presurizada que llevará a Baumgartner a la estratosfera, con un peso de una tonelada, sino que también han tenido que lidiar con unas condiciones meteorológicas tan variables como potencialmente peligrosas; en teoría, el pasado día 9 de octubre Baumgartner y su salto estratosférico tenían que haber sido noticia en todos los telediarios, pero tras varios retrasos por culpa del viento se tuvo que cancelar el lanzamiento.

Actualmente el récord de salto en paracaídas a mayor altura está en manos del piloto estadounidense Joseph Kittinger, que en 1960 se lanzó a de 31,3 kilómetros como parte de un programa para desarrollar sistemas paracaídas para saltos a gran altura. ¿Conseguirá Baumgartner batir esta marca? Si el tiempo acompaña, dentro de poco lo sabremos. Te dejamos tras el salto con la cuenta atrás y la transmisión del evento en directo, vía YouTube.

[Actualización: A menos que vivas en una cueva suponemos que ya te habrás enterado de que Felix Baumbartner ha hecho historia con su salto estratosférico. El austriaco ha batido los récords de salto en paracaídas a mayor altura (39.068 metros), ascenso en globo tripulado a mayor altura y primer ser humano en romper la barrera del sonido sin ayuda mecánica (conseguido a unos 1.100 km/h en lugar de los 1.234 km/h que nos enseñaron en la escuela, dado que la densidad del aire es inferior a gran altura).

Tan sólo se le ha escapado el récord a la caída más larga; Baumbartner tardó cuatro minutos y 19 minutos, cuando la marca actual está en cuatro minutos y 36 segundos. Pese a ello, todo un triunfo que casi nos ha dejado con los dedos convertidos en muñones, especialmente cuando por unos instantes Baumbartner pareció entrar en barrera. Con suerte tendremos un buen vídeo grabado desde el traje dentro de poco.]

Sand Flea, el asombroso robot saltarín de Boston Dynamics (¡en vídeo!)

Por todos es conocida la afición que tiene Boston Dynamics por los animalillos saltarines, pero en esta ocasión se han superado... y con creces. Sobre estas líneas tienes a su nuevo modelo de robot saltimbanqui: Sand Flea que, en caso de que el idioma de Shakespeare no sea uno de tus fuertes, es el equivalente a "pulga de mar" (un crustáceo capaz de realizar increíbles saltos al más mínimo atisbo de peligro). La unidad sigue muy de cerca la estela de juguetes ya célebres como el Precision Urban Hopper, pero logra modernizar algunos de sus mecanismos, como por ejemplo su sistema de salto. En lugar de propulsarse como hacía el modelo anterior mientras correteaba alegremente, nuestro protagonista de hoy es capaz de detenerse, cambiar de postura y elevarse por las alturas.

Este pequeño atleta es capaz de alcanzar una altura de unos 10 metros o enlazar hasta 25 saltos seguidos, pero es que además es lo suficientemente preciso como para colarse por la ventana de un segundo piso (y sí, ahí es cuando la mascota se queda irremediablemente sin el apelativo de simpática para tornarse en pesadilla). Para rematar la faena, en caso de que sortear muros, vallas de seguridad o cualquier otro obstáculo que se cruce en su camino siga pareciéndote poco, el dispositivo es capaz de captar la aventura en vídeo, ya que logra estabilizar su posición en pleno vuelo. Descuida, lo tienes en acción tras la pausa, así que no te entretendremos más para que puedas verlo con tus propios ojos.

Investigadores japoneses crean unas piernas neumáticas capaces de saltar medio metro

Una cosa es dar saltitos como un niño que acaba de ganar control sobre sus extremidades inferiores, y otra muy distinta lanzarse 50 centímetros en el aire para aterrizar posteriormente con toda la gracia de un batracio común. Este extraño robot saltarín forma parte de un proyecto de mayores dimensiones, cuyo fin es la creación de robots de asistencia a ancianos mucho más ágiles que los actuales. Y como seguramente ya te habrás imaginado por este último detalle, es de nacionalidad japonesa; desarrollado por la Universidad de Tokio para ser más precisos. Uno de sus puntos más interesantes es que a diferencia de otros robots, nuestro bípedo amigo no emplea motores eléctricos, sino músculos artificiales.

¿Tendremos delante de nosotros al próximo balón de oro?

[Artículo en inglés]




    Noticias AOL