Skip to Content

AOL Tech

universidaddesouthampton posts

Construyen un superordenador con 64 Rapsberry Pi y un puñado de Legos

Los ordenadores Raspberry Pi fueron diseñados con objetivos educativos y para despertar la imaginación. Bajo ese contexto, podemos decir que algunos proyectos creados usando los Raspberry Pi nos han sorprendido, pero ninguno como esta supercomputadora. Se trata de un grupo de 64 micro-ordenadores funcionando como uno solo usando la distribución Debian Wheezy, la conectividad Ethernet, Fortran y algunos scripts. El proyecto fue desarrollado por ingenieros de la Universidad de Southampton bajo la dirección de Simon Cox y su hijo James, que estuvo a cargo de la construcción del rack de Legos.

El superordenador ha sido bautizado con el nombre de Iridis-Pi y ofrece 1 TB de almacenamiento en tarjetas SD. Aunque interesante, muy dificilmente este proyecto terminará entre los superordenadores más rápidos del mundo, pero al menos sirve como un experimento para que ingenieros practiquen con "clusters" con un presupuesto relativamente bajo que ronda los 4.000 dólares/3.122 euros.

Puedes obtener las instrucciones necesarias para armar tu propio cluster siguiendo el enlace Leer, y es que debes recordar que no necesitas 64 Raspberry Pi para hacer algo como esto, sino que puedes empezar con sólo dos.

[Vía TechEye.net]

¿Inteligencia artificial para iluminar los semáforos del futuro?

La próxima generación de semáforos podría acabar controlada por inteligencia artificial
No falla: justo en ese preciso día en que necesitar llegar lo antes posible a tu destino, el bueno de Murphy (o para el caso, ese ente cuasi divino que se encarga de gestionar los semáforos) se está echando unas risas a tu costa. De momento no te queda otra que aguantar el chaparrón lo mejor que puedas... y conformarte pensando que podrían llegar tiempos mejores. Afortunadamente un equipo de investigadores de la Universidad de Southampton acaba de hacer público que anda trabajando en el desarrollo de semáforos con inteligencia artificial, que podrían dar pie a toda una nueva generación de señales de tráfico luminosas.

El estudio ha estado analizando datos de videojuegos y simulaciones para evaluar diferentes sistemas de control y dar con el "modelo ideal", lo curioso es que han llegado a la conclusión de que -si se dan las condiciones óptimas-, los humanos podemos ser capaces de obtener una mejor nota que los sistemas que se utilizan actualmente para llevar a cabo la gestión del tráfico. Aun así, los expertos confían en poder emular el enfoque humano con un software especial capaz de aprender sobre la marcha para, entre otras cuestiones, mejorar el flujo de vehículos, reducir la longitud del viaje y, de paso, ahorrar combustible, usando por ejemplo conexiones WiFi dentro de los vehículos y sistemas de posicionamiento GPS.

Con esto dicho, por ahora (y antes de que te ilusiones o aterrorices) demasiado) no hay detalles concretos sobre cuándo podrían comenzar las primeras pruebas en el mundo real, así que la activación de los semáforos y por extensión el tráfico que regulan seguirán siendo tan ineficientes como siempre.

La Universidad de Southampton echa a volar un avión impreso en 3D

Una de las cosas más interesante de las tecnologías de impresión 3D, es que no dejan de evolucionar ni por un segundo. Hace unos pocos años los procesos de sinterizado rápido y moldeado por aguja sólo estaban al alcance de profesionales, y aunque los costes siguen siendo prohibitivos para el común de los mortales, cada vez vamos viendo cosas más interesantes. Echa un vistazo por ejemplo a este interesante avioncito, creado en una semana por la Universidad de Southampton (Inglaterra) usando capas superdelgadas de polvo de acero, plástico y titanio solidificadas con láser. Seguro que los aficionados al aeromodelismo ya están salivando pensando en la oportunidad de crear sus propios recambios... no digamos ya bajar un avión de internet.




    Noticias AOL