Skip to Content

AOL Tech

Freemium posts

Freemium: "Tenéis dos semanas para mostrarme algo", así se forjó el iPhone

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Un equipo minúsculo de ingenieros, un secretismo obsesivo y un Steve Jobs carcomido por la impaciencia: con esos mimbres se forjó el iPhone, el dispositivo que cambiaría la telefonía móvil para siempre. Nos situamos en febrero de 2005 y el confundador de Apple no quería perder un solo segundo para ver cuanto antes qué aspecto podría tener la interfaz del primer móvil de la casa. Jobs tenía claro que aquel producto debería ser completamente transgresor, no bastaba con salir al mercado con un móvil más. Fiel a la filosofía de la empresa, los de Cupertino habían creado un minúsculo grupo de ingenieros para trabajar en el misterioso 'proyecto Púrpura' del que nadie, absolutamente nadie, sabía nada.

Y la frase que da título a este artículo la soltó tal cual Jobs, fiel a su estilo, a este equipo casi clandestino. Dos semanas para diseñar la interfaz de un móvil que cambiaría todo un mercado para siempre. ¿Y si no cumplían el plazo? La responsabilidad se entregaría a otro equipo y Dios sabe qué suerte correría el primero. Steve Jobs en estado puro. Conviene recordar que uno de los rumores que corre por la red es que los empleados de Apple intentaban esquivar el cara a cara con el creador de la firma en espacios reducidos, puesto que una mala respuesta les podía poner en una situación comprometida... Pues bien, se ve que este carácter fulgurante e imperativo logró su efecto con el iPhone, porque el equipo logró sorprender con su propuesta.

Freemium: ¿Moto 360? Shut up and take my money

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: ¿Moto 360? Shut up and take my money
Qué entretenido estaba resultando todo esto de los relojes inteligentes. Entre dimes y diretes, hemos ido viendo el ir y venir de las marcas con sus propuestas, en un segmento, hasta la fecha, cargado de interrogantes. ¿Qué es exactamente un smartwatch? ¿Para qué lo necesitamos? La idea de base resultaba muy atractiva: un dispositivo de pulsera que nos acompañara a todas partes y que sincronizado de forma inalámbrica con el smartphone nos ofreciera toda la información entrante y las notificaciones mediante el simple giro de la muñeca. Hay que reconocer que quien agitó realmente este mercado inicialmente fue Pebble, siempre con los tambores de fondo del nonato iWatch, pero el bautismo de fuego real lo llevó a cabo Samsung con su primera versión del Galaxy Gear.

Todos ellos conservaban ciertos elementos comunes en lo que respecta al apartado técnico y funcional (salvo el de Apple, que no sabemos si existirá algún día), pero por desgracia se estrellaban de alguna manera en el apartado estético. Samsung corrigió este aspecto parcialmente con el Gear 2, y Pebble hizo lo propio con el Steel, pero curiosamente, ambos se enfrentaban a un inconveniente que una marca ha visto finalmente: no parecen realmente relojes.

Freemium:¿Por qué Apple no evoluciona realmente iOS?

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium:¿Por qué Apple no evoluciona realmente iOS?
Si alguien sostuviera en las manos el iPhone original que vio la luz en 2007 junto con el último modelo que saldrá en 2014, la escena sería impresionante: ¡es la misma interfaz! ¿Cómo es posible que en un mercado tan reñido y donde contar con el último grito marca realmente la diferencia una plataforma se mantenga invariable a lo largo de los años y sin sufrir un claro desgaste en el mercado? Pues Apple mantiene esta postura sin perder el pulso y lo peor del asunto es que no parece que haya visos de cambiar a corto plazo. Mucho nos tememos que los iPhone del futuro seguirán manteniendo la misma interfaz gráfica que los modelos precedentes para desesperación de los que quieran cambios o al menos novedades.

Esta misma semana hemos vivido dos acontecimientos destacables en torno a la plataforma: la llegada de iOS 7.1, la primera gran actualización desde la salida de la versión 7 del sistema operativo, pero sobre todo, la filtración de iOS 8, que sí, es exactamente igual en lo estético. Unos lo tildan de aburrido, otros ignoran la parte estética y se centran en las entrañas... pero ¿por qué no evoluciona realmente iOS?

Freemium: Pues sí, Apple se equivocó con el iPhone 5C

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: Pues sí, Apple se equivocó con el iPhone 5C
No cabe duda de que el movimiento resultó extraño y por muchos motivos. ¿Apple presentando dos iPhones de golpe? Madre mía, eso ni en las más arriesgadas apuestas. Pero sí, algunos pensaban que Tim Cook sería un gestor gris que agotaría la astucia y carisma de Steve Jobs al máximo; un hábil rentista que exprimiría el buen hacer de un genio sin mayor mérito. Pero no. El de Alabama tiene su estilo propio y ha cambiado muchos elementos que hasta la fecha eran intocables en Apple. Uno de ellos era sin duda el de salir al mercado con dos versiones del iPhone de forma simultánea, y Cook se la jugó. En la pasada keynote de septiembre del año pasado el fabricante californiano presentó el flamante iPhone 5S, pero también una versión más... ¿descafeinada? ¿colorida? ¿informal? del móvil de la casa. El mercado acababa de conocer el iPhone 5C.

Pero como suele suceder en torno lo que respecta a la marca: los rumores calentaron previamente el ambiente hasta niveles tórridos. Esta keynote venía con el atronador zumbido de que serían dos iPhones, y no uno, los que presentaría la marca de la manzana. Para más detalles, uno de ellos sería low-cost, con todas las implicaciones que ello conlleva. ¿Apple entrando en una guerra de precios en el mercado de los móviles?

Freemium: Samsung ¿Galaxy S5 o S4...S?

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: Samsung ¿Galaxy S5 o S4...S?
Cada vez estoy más convencido de que hemos caído, todos, en un maquiavélico juego: los fabricantes azuzan la llama de las expectativas y les 'compramos' la mercancía ansiosos de carnaza, pero resulta que es tal nuestro entusiasmo, que al final casi nos puede parecer un insulto el dispositivo presentado. Es una vieja historia, desde luego. Apple la conoce bien repitiendo vestido con sus sucesivas versiones del iPhone y Samsung parece que le está sucediendo parte de lo mismo. En este curioso juego de desencuentros, los usuarios protestan porque al final lo presentado (siendo la mayor parte filtrada con antelación), no sacia su voraz apetito de novedades, pero los fabricantes se defienden argumentando, y no les falta razón, que no se puede salir al mercado con un producto transgresor al año. Los coreanos caldearon convenientemente la temperatura del Mobile World Congress con todo un despliegue de filtraciones y rumores que pusieron las expectativas por las nubes.

Llegó el día. El mundo conoció el Galaxy S5. Es probablemente el mejor smartphone que puedas comprarte ahora mismo en el mercado, pero sucede lo que antes le ha pasado a Apple y otros tantos: es víctima de las propias expectativas. Ahora vamos a entrar con las novedades que aporta el equipo pero por el momento las primeras críticas han sido muy rigurosas, básicamente en dos elementos: la falta de originalidad (o si quieres, la 'inspiración' en otros modelos) y por otro lado, la falta de novedades en lo que toca al diseño con respecto al modelo anterior.

Freemium: Y entonces... ¿nos vamos todos a Telegram?

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Debo reconocer que la palabra que últimamente está viniendo a mi cabeza es 'inquietud'. Vale, de acuerdo, hay mucho de mito y otro tanto de miedo irracional, casi rozando la paranoia, en lo que a nuestra información personal en poder de otros, pero... ¿dónde está el límite? La compra de Instagram por parte de Facebook resultó ciertamente incómoda para muchos usuarios ¿Qué iba a hacer el equipo de Zuckerberg con la exitosa red social de fotografías? Y los primeros movimientos no gustaron. Instagram había basado su modelo de negocio, como muchos proyectos emergentes, en acumular usuarios por millones y luego ya veremos, pero ese 'ya veremos' no vale para los grandes que quieren sacar rendimiento ya del dinero invertido. Poco después nos inquietó la noticia de otro glotón de datos e información ajena, Google, se hacía con Nest, la gran start-up del termostato inteligente. ¿Cómo? ¿Para qué quiere el gigante californiano entrar en nuestras casas y conocer, en consecuencia, nuestros hábitos de vida de puertas adentro? Miedito.

Nuestros correos, nuestra agenda, nuestras citas, las fotos, amigos... nuestra hora de entrada y salida de casa ¿algo más? Pues sí, pero para los más celosos de la privacidad 2014 guardaba munición pesada para alimentar sus temores: Facebook volvía a extender el cheque y adquiría WhatsApp, cada vez más rodeados, cada vez más cerca. Instagram y Nest no dejaban de ser, dentro de sus magnitudes, productos de nicho pero... ¿quién no tenía WhatsApp? y peor aún ¿para qué quiere Facebook el servicio de mensajería más extendido contando ya con uno propio?

Freemium: Samsung, esperamos ansiosos tu Galaxy S5

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: Samsung, esperamos tu Galaxy S5
Con el Mobile World Congress de Barcelona a la vuelta de la esquina, comienza a cundir el nerviosismo: filtraciones, rumores... Sin embargo, Samsung ha querido ir un paso más allá y subir la temperatura del ambiente a niveles tórridos con un teaser que ha despertado todo tipo de debates. ¿Una nueva interfaz? ¿Puede referirse al esperado Galaxy S5? Lo cierto es que Bloomberg nos despertó de la espera con una entrevista a Lee Young Hee, la responsable de la división de móviles de la firma, en la que confirmaba que el S5 llegaría "durante la primera mitad del año", y es más que posible que este avance se trate de la presentación oficial del nuevo smartphone estrella de la casa, y posiblemente del mercado. Lo cierto es que en este pulso que mantienen los coreanos con Apple, es necesario no rebajar la tensión un solo momento y responder principalmente a dos golpes asestados por los californianos con el iPhone 5S: el Touch ID (la identificación biométrica mediante la lectura de la huella digital), y el procesador de 64 bits.

Bien, sobre la primera parece que Samsung no sólo no va a responder a la propuesta de Apple, sino que si consigue que funcione con efectividad, podría dejarla atrás. Los asiáticos apostarían, como es lógico, por un sistema biométrico, pero en este caso sin contacto: la identificación se llevaría a cabo mediante el registro del iris, que como sabes, es único en cada persona. Este sabroso dato nos lo regaló también Lee, que declaró "mucha gente está como loca con la tecnología de reconocimiento de iris", para luego dejar el asunto en el aire, "estamos estudiando la posibilidad pero no podemos confirmar que estará en el S5". Vamos, que sí que estará.

Freemium: Satya Nadella ¿un patch o un system upgrade para Microsoft?

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Llegó la hora del cambio. Las agencias bullían anunciando el nuevo nombre, que no era, como se barajó, Stephen Elop. Los giros de timón en gigantes corporaciones como Microsoft no son fáciles, máxime cuando en su cesta de productos hay cosas que van francamente bien, y otras que necesitan claramente un nuevo enfoque. La firma creadora de Windows, pese a llevar ya décadas en el mercado, no creas que ha cambiado mucho en lo que respecta a la dirección desde sus orígenes: primero Bill Gates a los mandos y luego su lugarteniente, Steve Ballmer, hasta nuestros días. El segundo terminó por no acertar en ciertos mercados o productos clave y llegó la hora de colgar los guantes en una de las despedidas más mediáticas del año. La patata caliente estaba ahora sobre la mesa del consejo de administración: ¿más vale malo conocido que bueno por descubrir? Bueno, lo de 'malo' lo dice el refrán, porque el nuevo comandante en jefe tiene muchos galones y victorias colgadas en su solapa: el hombre designado para dibujar el complejo futuro de Microsoft es Satya Nadella, un veterano de la casa.

No hubo, por lo tanto, un cambio radical. La firma ha optado por asentar las bases de lo que va bien en un gestor impecable y con una dilatada trayectoria en la casa. Pero... ¿quién es realmente Satya Nadella? Se trata de un ingeniero indio que emigró a Estados Unidos para establecerse en aquel país y tras su paso con éxito por Sun Microsystems, recaló en 1992 en Microsoft, firma en la que ha permanecido hasta nuestros días. Uno puede pensar que siendo un veterano de la firma no habrá grandes cambios, pero como aperitivo, te diremos que se trata de un hombre del área de negocios de la firma, la que da dinero y más crece. ¿Tendrá esto consecuencias?

Freemium: Pebble, la revolución silenciosa que empieza por tu muñeca

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: Por qué Pebble será mucho más que un simple reloj
¿Qué hace que un producto tenga éxito en el mercado de la tecnología? Tómate tu tiempo porque la pregunta tiene lo suyo. Es difícil resumir cuáles son las claves que determinan que corramos como locos a adquirir un producto, pero si pudiéramos mezclarlas en una coctelera, tendrían una buena dosis de utilidad (nos tiene que servir para algo, dar un servicio), otra de estética (sí, nos guste o no, todo entra por los ojos), y dando por sentado que el precio de venta sea asumible, el último ingrediente debería ser que funcionara bien. Es decir, que en resumidas cuentas, sea bueno, bonito y barato. De esto tomó muy buena nota un joven canadiense que empezó su start-up a la sombra de BlackBerry, pero por suerte tuvo la suficiente agilidad de cintura para reorientar su proyecto al tiempo que se mudaba a California. Nos estamos refiriendo a Eric Migicovsky y un reloj que, a estas alturas, te resultará muy familiar: el Pebble.

Aquella divertida idea de fabricar un reloj inteligente nos gustó mucho cuando la vimos asomar por Kickstarter, pero la mirábamos con una buena dosis de condescendencia, la que producen esos simpáticos proyectos que logran arrancar de nuestras carteras unos pocos euros, casi como reconocimiento a su esfuerzo. Pero el amigo de Waterloo tenía otros planes. Sin perder en un solo minuto la sonrisa y en menos de un mes, nos ha recordado que lo que tiene entre manos es algo grande, muy grande. El primer aviso nos lo dio en el marco de CES, con la presentación de Steel, una versión premium del Pebble original y que se zafaba del aspecto informal del mismo. Amigo, aquello era serio. Sin embargo, la verdadera dimensión de los planes de este emprendedor nos llegó ayer, con el anuncio oficial de la 'app store' del reloj. ¿Aplicaciones? ¿ecosistema? eso nos resulta muy familiar...

Freemium: 2014, el año del mega iPhone

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: 2014, el año del mega iPhone
Pues al final va a resultar que tenían razón, que ahora no es un problema sujetar el móvil con dos manos y que de hecho, hay un mercado para los usuarios que piden pantallas más grandes. Perdón por la ironía pero hay que ir preparándose para el discurso: parece que habrá iPhone en formato phablet o tabletónofo. Como sabes, hasta la fecha Apple se ha resistido como un gato panza arriba a la posibilidad de ampliar el tamaño de la pantalla de su smartphone, y con un argumento de peso, que todos hemos dado como bueno desde su perspectiva: el móvil debe poder manejarse con una mano para poder ser realmente funcional en todo tipo de situaciones. Como usuario del iPhone que soy, siempre he tenido el corazón dividido ante este debate de carácter fundamentalmente estratégico en términos de mercado. Es cierto que sacar el móvil del bolsillo y mandar un WhatsApp empleando sólo una mano es muy conveniente, pero caray, disfrutar de una pantalla más generosa a costa de utilizar dos manos también.

Conociendo cómo las gasta la firma capitaneada por Tim Cook, suponemos que el tema habrá dado para horas de interminables reuniones en los que se sopesarían pros y contras, pero el CEO de la firma es ante todo un gestor muy regido por el peso de los números. Steve Jobs hubiera eliminado con un golpe de mano el debate en defensa de una postura en un sentido o en otro, pero el espigado directivo de Alabama maneja el timón con un ojo pendiente a la cuenta de resultados y otro al mercado de valores. Y tocaba mover ficha. Pero volviendo al 'pelotazo' de esta semana: parece que finalmente habrá un iPhone con una pantalla de mayores dimensiones, y la afirmación cobra más peso que el de un rumor al uso al saber que llega del Wall Street Journal, una fuente, que como sabes, no suele errar en sus vaticinios en lo que toca a Apple.

Freemium: Nest, clientes cabreados y... un 'unfollow' de Phil Schiller

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: Nest, clientes cabreados y... un 'unfollow' de Phil Schiller
Las vueltas que da la vida. Que se lo cuenten a Tony Fadell. No cabe duda que el paso de este ingeniero de origen libanés por Apple le marcó de lleno, y por lo que parece no sólo en el plano profesional. Fadell fue uno de los 'padres' del iPod y ya sólo por eso cuenta con una parcela en la historia de la tecnología, pero se cansó de la presión de la firma de Cupertino -y posiblemente de algunos roces- y así, en noviembre de 2008 anunció que lo dejaba, que abandonaba. Con la cartera bien llena y sin problemas económicos, se centró en cuerpo y alma a su nuevo proyecto: una nueva casa cercana al lago Tahoe que fuera eficiente energéticamente. Que fuera lo más sostenible posible, y por descontado, que los criterios de climatización fueran eminentemente eficientes. Aquí se topó con el primer problema, y posiblemente la gallina de los huevos de oro.

La suerte de los ganadores o la recompensa de los luchadores. El caso es que nuestro hombre descubrió que no había ningún termostato en el mercado que satisficiera sus necesidades: algo completamente automatizado que tuviera en cuenta no sólo la temperatura interna de la casa para encender la calefacción o la climatización, sino que supiera si en ese momento había alguien en casa o cuál era la situación de la meteorología en el exterior. Había nacido Nest. Fadell ya tenía entretenimiento y un nuevo 'juguete' en el que volcar su indiscutible talento. Que uno de los artífices del iPod se centre en un nuevo producto de cuña propia eran palabras mayores y el termostato salió a la venta impactando tanto a los medios como al mercado.

Freemium: ¿Lo mejor de CES? Ni te lo imaginas...

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: ¿Lo mejor de CES? Ni te lo imaginas...
Aquí estamos, con los dedos agotados tras una semana de infarto en la que, un año más, el Consumer Electronic Show de Las Vegas ha vuelto a demostrar por qué es el certamen de referencia en el mundo de la tecnología. Estos intensos días hemos visto un poquito de todo, con productos ciertamente espectaculares y otros que ni se acercan a ello. Hacer balance de estas demostraciones de vigorosa salud del sector no suele ser fácil, aunque hubiera sido tentador proponer alguno de los múltiples equipos que han lucido sus esqueletos sobre los interminables pasillos. Ha sido desde luego la feria de los mega televisores de resoluciones disparadas y tamaños imposibles, o bien la de los wearables, de todos los sabores posibles.

Pero en mi opinión, CES 2014 ha sido una edición de la feria muy, pero que muy especial, y no por los productos expuestos, sino por las personas. El pasado lunes seguíamos con atención las ruedas de prensa de la jornada, y desde luego, con especial atención, la de Samsung. Como para perdérsela. La firma coreana tenía varios platos fuertes preparados, pero uno de ellos fue totalmente inesperado, y atragantó a la organización: no fue uno de sus equipos, sino una persona de carne y hueso, la que robó todo el protagonismo. Ese día Michael Bay nos demostró que, al final, somos todos iguales.

Freemium: ¿1 GB de datos en el móvil? Ni para empezar...

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: ¿1 GB de datos en el móvil? Ni para empezar...
Menuda sorpresa más grata. Los que no vivimos en grandes núcleos urbanos estamos acostumbrados a tardar un poco más en recibir los avances en lo que a despliegue de redes se refiere, y asumimos como normal que, en este caso, el 4G se haya desplegado en primer lugar en aquellas zonas con mayor número de habitantes, por un sencillo criterio económico. El caso es que aquel día me acerqué a una zona de la ciudad para atender un asunto y tras concluir hice lo que el grueso de los que tenemos un smartphone hacemos de forma compulsiva: mirar la pantalla. Un par de correos, algún que otro whatsapp... vuelta a apagar la pantalla. Pero, un momento. Ahí había algo raro, como un recuerdo en la retina de algo que no encajaba en la pantalla de mi smartphone. Vuelta a encenderlo y efectivamente, ahí estaba el pequeño icono del 4G en la esquina superior izquierda de mi iPhone. Como digo, la alegría fue grande y lo primero que hice fue llevar a cabo una prueba de velocidad: los resultados no eran como para descorchar champán, pero estaba claro que era un comienzo y que poco a poco se mejorarían los registros.

Fue terminar la prueba de velocidad y recibí el fatídico SMS de Movistar anunciando que había consumido el 80% del total del plan de datos, y todavía quedaban 15 largos días por delante para terminar el ciclo de facturación y volver a 'cargar' el bono. En ese momento lo vi claro: el problema, en realidad, no era la velocidad ni la calidad de conexión, sino el volumen de datos que se ofrece por defecto al cliente. Vaya, por una vez la cantidad era más relevante que la calidad. El entusiasmo del 4G me duró lo que dura la prueba de velocidad. En realidad daba lo mismo la velocidad, el problema es que con un 1 GB de datos, el estándar asumido por los operadores no da para absolutamente nada en los móviles convencionales. Y los operadores emplean hábilmente sus recursos para defenderse y de paso intentar rascar algo más de nuestras carteras. Sepamos cómo.

Freemium: ¿Ha triunfado o ha fracasado Samsung con ese (horrible) anuncio del Galaxy Gear?

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
Freemium: ¿Ha triunfado o ha fracasado Samsung con ese (horrible) anuncio del Galaxy Gear?
El complicado arte de convencer. No es fácil, desde luego, seducir a un cliente de forma que escoja un producto determinado ante tanta oferta. Y es que ya no se trata de una simple enumeración de funciones que, en teoría, hacen que nos decantemos por un modelo u otro del producto que sea. Hay muchos intangibles de carácter emocional que difícilmente admitimos pero que no sólo están ahí, sino que son al final determinantes en el proceso de compra. "¿Que yo elijo una marca para que la gente vea lo 'cool' que soy? Jamás". Pero sí, es así. Y esto lo saben bien las marcas de primer nivel, en las que el logotipo tiene que estar bien visible en el chasis del producto. La parte psicológica del asunto por un lado, pero que no es ni la mitad del recorrido que tiene que cubrir un anunciante para lograr que su campaña sea un éxito. En este sentido... ¿De qué me sirve que la marca sea 'cool' y las prestaciones del equipo apabullantes si nadie habla de mí?

Entra en juego el tercer elemento, posiblemente el más importante, pero que puede fácilmente convertirse en un arma de doble filo. Cuando no existía internet los anunciantes buscaban resistir en la memoria del cliente potencial, pero ahora van un paso más allá: persiguen la viralidad. Que un anuncio recorra las redes sociales a gran velocidad es el edén que persigue toda marca: de cero al infinito en segundos, y las posibilidades de disparar las ventas se multiplican. Ahora bien, en ocasiones el disparo se tuerce y el efecto que se consigue es el opuesto. Que se lo cuenten a Samsung y su Galaxy Gear...

Freemium: ¿Cuánto estás dispuesto a pagar por un móvil?

Freemium: ¿Cuánto estás dispuesto a pagar por un móvil?
2013 se acaba y con él un intensísimo año que ha visto mucho en tecnología, pero en especial en lo que respecta a los smartphones. Este producto se ha convertido en un bien tan necesario para los usuarios, hasta el punto en el que los escogemos no sólo por su funcionalidad, sino que en muchos casos ésta ha pasado a un discreto segundo plano. El móvil se ha transformado en un símbolo de estatus y por este motivo, son muchos los usuarios que optan por invertir cantidades considerables en la compra de un terminal. Se da la curiosa circunstancia que el precio de este producto no sigue necesariamente una lógica comparable a otras categorías. Es decir, un smartphone de primera categoría puede fácilmente superar los 800 euros, pero es que por ese precio nos podemos comprar un portátil muy decente o un buen tablet. ¿Hay correlación costo-precio de venta? Alguno podría pensar que al ser más pequeños los móviles, es más compleja su fabricación, pero parece más sensato deducir que tratándose de un producto de primer nivel por el que el usuario está dispuesto a pagar un buen pico, los fabricantes están aprovechando para exprimir al máximo su rentabilidad.

Así las cosas, en 2013 hemos visto un poco de todo: la guerra de los smartphones pata negra (iPhone 5S, Galaxy S4 y Lumia 1520, por poner un ejemplo), en la que los precios están por las nubes y reflejan esto que hemos comentado, pero también una interesante tendencia que va en sentido diametralmente opuesto. Una serie de marcas ha optado por otra vía que va en dirección contraria: ofrecer smartphones de muy elevada calidad pero a precios no diremos que de ganga, pero sí más razonables. Pagar 399 euros por el nuevo teléfono de Jolla se nos antoja a algo mucho más coherente que el doble o más que se está pidiendo por las primeras marcas. Pero algunos fabricantes han decidido ya establecer su modelo de negocio de esta manera: conseguir una elevada rotación en las ventas con un margen menor, pero ofreciendo smartphones a un precio extremadamente competitivo. ¿Por ejemplo? Fijémonos en Xiaomi.




Noticias AOL