Skip to Content

AOL Tech

GeorgiaTech posts

Crean un sensor que transforma la presión en luz

Crean un sensor que transforma la presión en luz
Ya sabes que lo táctil ha desplazado a lo mecánico sin miramientos, pero sin embargo en esta tecnología además de la escritura mediante stylus o sensores de presión, no hemos visto grandes novedades. Pero esto parece que va a cambiar, o al menos esto deducimos gracias al nuevo invento de Georgia Tech, que acaba de crear un sensor extremadamente sensible que podría dejar atrás las pantallas táctiles tal cual las conocemos. Se trata de una red de nanohilos de óxido de zinc que emite una luz que es capturada por fibra óptica a una sensibilidad de 6.300 DPI. La combinación de la alta resolución con una respuesta a la velocidad de la luz podría conducir a la fabricación de pantallas táctiles capaces de captar más detalles de lo que estamos habituados.

Lo primero que se nos viene a la cabeza capaz de aprovechar este notable avance son, lógicamente, las pantallas táctiles, pero el equipo de Georgia Tech ve también un gran potencial en lectores de huella sensibles a la presión, o incluso dispositivos que emulan la reacción de la piel al tacto. ¿Quieres echar un ojo al invento? Te dejamos con un esquema explicativo tras el salto.

Apple confirma que iOS 7 no permitirá que se instale malware a través de un cargador

Apple confirma que iOS 7 no permitirá que se instale malware a través de un cargador
Los chicos de Georgia Tech han dado hace poco con una manera de lo más extraña para buscar las cosquillas a iOS: el truco reside en un cargador especial que oculta en su interior un ordenador que puede llegar a introducir malware en la plataforma una vez que el el dispositivo ha sido conectado y desbloqueado. Para tranquilidad de los usuarios de la manzana, parece que la historia no va a tener mucho más recorrido, ya que los de Cupertino han confirmado que la cuarta beta de iOS 7 y sus versiones posteriores cuentan con todo lo necesario para protegerse de las malas intenciones.

Apple no ha llegado a explicar en qué consiste exactamente la solución, pero Billy Lau -de Georgia Tech-, se ha aventurado a decir que el nuevo sistema operativo podría ser capaz de distinguir cuándo está conectado a un ordenador en lugar del cargador y así tomar las decisiones pertinentes. Dado el ineludible componente físico del ataque, en realidad sería suficiente con que tuvieras cuidado de no enchufar el equipo en lugares sospechosos hasta que la nueva versión de iOS esté disponible, pero de momento queda en el aire qué ocurrirá con aquellos equipos que no puedan actualizarse.

Crean una piel artificial para conferir el sentido del tacto a los robots del futuro

Crean una piel artificial para conferir el sentido del tacto a los robots del futuro
Durante los últimos años el campo de la robótica ha visto una serie de avances que prácticamente la han mantenido en un estado de revolución perpetua; sólo tenemos que fijarnos en la precisión y la creciente funcionalidad de las prótesis robóticas para comprobar su sofisticación. Pero una cosa es sacar un huevo de un cesto sin hacerlo pedazos y otra muy distinta reconocerlo con los ojos sensores ópticos cerrados. Esto es algo que quieren cambiar los investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia, que han desarrollado una piel artificial con la que los autómatas del futuro podrán disfrutar del sentido del tacto.

Utilizando miles de transistores formados por nanofilamentos verticales de óxido de cinc, un pequeño equipo de tres científicos liderado por el profesor Zhong Lin Wang ha conseguido traducir movimiento a señales eléctricas de forma fidedigna. Dicho de otra forma, los robots "vestidos" con esta piel podrían reconocer con precisión la textura de un objeto igual que lo haces tú con las yemas de los dedos, pero utilizando para ello una especie de minúsculos pelitos artificiales.

Vigila tu casa y aterroriza a las visitas con la libélula robot de TechJect

Vigila tu casa y aterroriza a las visitas con la libélula robot de TechJet
La libélula robótica de Wowwee va a tener que hacer hueco en su terrario para una inesperada visita. Partiendo de una serie de prototipos desarrollados en colaboración con la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia (alias Georgia Tech) ha desarrollado un económico anisóptero programable "indistinguible" del insecto real, que ahora ultima su lanzamiento como UAV de bajo coste. El Dragonfly de TechJect mide 15 cm de largo, pesa 25 gramos y puede volar durante un máximo de 30 minutos usando su batería integrada de polímero de litio.

El aparato, que nació como un posible sistema de espionaje y reconocimiento, se encuentra en IndieGogo buscando financiación, con unos precios que van desde los 99 dólares del Dragonfly básico, sin WiFi, sin cámara y con motores de baja potencia, a los 499 dólares de la versión Omega, con WiFi, dos cámaras de vídeo, motores más potentes y un sistema de vuelo más avanzado. Todos sus componentes son sustituibles en caso de que tu libélula sufra algún percance, y si te sientes especialmente maligno, hasta puedes comprar un enjambre de cuatro unidades para atormentar al gato del vecino.

Si el aparatito te convence, más te vale que salgas corriendo a reservar el tuyo. Los precios del modelo comercial serán notablemente más elevados cuando salga a la venta de forma abierta por TechJect, de forma que si lo dejas pasar y luego te arrepientes, puedes ir preparándote para pagar un mínimo de entre 250 y 1.499 dólares.

Vídeo tras el salto.

Crean nanobots que nadan en la sangre para tratar enfermedades en un futuro

Crean nanobots que nadan en la sangre para tratar enfermedades en un futuro
La guerra de los nanobots se recrudece, y Georgia Tech ha puesto un granito de arena más en esta apasionante carrera creando unos nanobots capaces de nadar en la sangre con fines médicos. Si lo recuerdas, la idea no es nueva y fue la Universidad de Penn State en abrir fuego con un prototipo similar, basándose unas "arañas" que buceaban por tus venas. El principio del que nos hacemos eco hoy es muy similar, aunque el nanobot se parece más en este caso a un pez que a un arácnido.

Como podrás suponer, los creadores de este prototipo pretenden que sea útil en el ámbito de la medicina: la idea es que sirvan de transporte para administrar medicamentos o construir pequeñas estructuras pieza a pieza. Sin embargo, el planteamiento de Georgia Tech tiene truco: ellos han planteado el modelo, pero ahora necesitan alguien que se ponga manos a la obra y lo fabrique.

Georgia Tech desarrolla un sistema capaz de dar una mirada más humana a sus robots

Georgia Tech desarrolla un sistema capaz de dar una mirada más humana a sus robots
Si hace unos cuantos días Samsung lograba dejarnos con la boca abierta con sus patentes sobre un robot capaz de emular la respiración y la manera de caminar de los humanos, espera a ver la última de los chicos de Georgia Tech. Resulta que los científicos de la casa andan desarrollando un sistema capaz de controlar una serie de cámaras de la misma forma en la que funcionan los músculos oculares humano para dar un aire mucho más vivo a sus retoños. Según explican los responsables del proyecto, los accionadores en los que están trabajando comparten muchas cualidades con los músculos biológicos, siendo la más importante su estructura celular; básicamente los músculos del ojo humano se controlan mediante impulsos neurológicos, así que el siguiente paso es capturar la cinemática y la forma de actuar del ojo humano para hacer la experiencia aún más realista e incluso poder usarlo en el campo de la cirugía.

[Vía TG Daily]

Tongue Drive System permite conducir una silla de ruedas con la lengua

Tongue Drive System te permite manejar maquinaria con la lengua
Para algunas personas con graves lesiones espinales, hasta mover una pajita con la boca para conducir su silla de ruedas (o utilizar un PC) puede resultar todo un desafío, así que no hablemos ya de joysticks o dispositivos de control similares. Una solución tan práctica como ingeniosa sería la invitada por el Instituto de Tecnología de Georgia, que ha desarrollado un aparato llamado Tongue Drive System que como indica su propio nombre, se maneja con la sin hueso.

El dispositivo, que consta de varios sensores y se instala en el paladar con una especie de ortodoncia, transmite las instrucciones de movimiento realizadas con la lengua a una aplicación para iOS que se encarga de traducirlas en órdenes para una palanca de control o instrucciones visuales en una pantalla. Por ahora todavía estamos hablando de un prototipo, pero sus creadores ya han comenzado a probarlo con la ayuda de 11 personas con problemas espinales, y ya hay planes para realizar ensayos clínicos más extensos.

spiPhone quiere cotillear qué escribes en tu teclado gracias al acelerómetro de un iPhone 4

¿Eres de los que suele dejar su teléfono descansando plácidamente junto al teclado del ordenador? En ese caso no pierdas detalle a este nuevo tipo de jugarreta que algún malintencionado hacker podría llevar a cabo, o al menos, eso vaticinan los chicos de Georgia Tech. Un equipo de investigadores de la casa asegura haber dado con el modo de descifrar con un 80 % de eficacia las pulsaciones realizadas sobre el teclado usando, nada más y nada menos, que el acelerómetro de un iPhone 4 y un programa al que han bautizado como spiPhone.

Una vez instalada dicha aplicación, el terminal consigue captar con el giroscopio y el acelerómetro las vibraciones que se producen a su alrededor al presionar las teclas de tu equipo (su radio de acción tiene un alcance de unos 7,5 cm) para luego averiguar de manera estadística cuál ha sido la información introducida. Eso sí, para que el "truco" funcione es necesario que las palabras tengan un mínimo de tres caracteres y puedan compararse con un diccionario especialmente creado para la ocasión que cuenta con casi 58.000 posibles variables.

No contentos con el resultado, el grupo ha conseguido llevar a cabo experimentos similares usando el micrófono del teléfono, aunque en este caso, aseguran que el peligro no es tan preocupante, ya que -entre otras cosas-, es necesario que el usuario otorgue permiso a la aplicación para tal fin. Aún así, los científicos aseguran que no pretenden hacer cundir el pánico y confían en que es poco probable que un hacker pueda lograr salirse con la suya con este procedimiento -pero vamos que la idea bien que se la han dado ya.

[Vía Physorg]

Un guante vibratorio con el que poder sentir más que nunca

Científicos de Georgia Tech han desarrollado un guante inteligente con el que poder ofrecer sensaciones táctiles milimétricas al usuario para poder alcanzar un nivel de precisión táctil mayor. Por ejemplo, imagina que estás trabajando en un diseño 3D con un programa de modelado virtual y que gracias a este guante podrás definir manualmente las curvas de la pieza, ya que las vibraciones producidas permitirán sentir el objeto como si se tratase de un cuerpo real. De momento el proyecto se encuentra en fase de pruebas, pero sus creadores esperan finalizarlo algún día para poder implantarlo en alguna rutina diaria, aunque claro, seguro que también vendría muy bien en algún que otro título jugón. ¿Qué utilidad le darías a este guante vibratorio?

Google beca a Georgia Tech con 1 millón de dólares para controlar la neutralidad de la red

La curiosidad no conoce límites: ya analizamos el rendimiento de nuestros procesadores, la potencia de nuestros gráficos, la velocidad de la conexión a internet y un sinfín de conceptos que en determinadas situaciones nos parecen imprescindibles. Sin embargo Google tiene una espinita clavada y es que, ya puestos a poner a prueba la gran mayoría de las cosas, ¿por qué no hacer lo mismo con la libertad de la red? Tal y como lees, los de Mountain View han ofrecido una beca de un millón de dólares a los chicos de Georgia Tech para que pasen los próximos dos años inventando un sistema que mida la neutralidad de la red de redes (con posibilidad de otros 500.000 dólares por ampliar a un tercero). Cuando el sistema esté preparado, debería ser capaz de identificar cuando se han acallado voces de manera artificial y buscar indicios de censura digital. De momento no hay fechas provisionales de cuándo podría entrar en funcionamiento dicho benchmark, pero teniendo en cuenta los precedentes, miedo nos da imaginar qué puede ser lo siguiente que salga de las cabezas pensantes de Georgia Tech para complementar el hallazgo.

Investigadores crean robots capaces de esconderse del enemigo

Primero los armamos hasta los dientes, y después les enseñamos a engañarnos. Luego alguien se preguntará dónde se pudieron torcer las cosas, ya lo verás. Si algún llega ese aciago momento que todos tenemos en mente, podremos señalar con el dedo a los investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia, que cuando no están ocupados creando avionetas-murciélago, crackeando contraseñas o compitiendo en los concurso de DARPA, pasan el tiempo creando robots capaces de despistar al enemigo. Ronald Arkin, un profesor del departamento de computación interactiva, se ha propuesto el desarrollo de robots capaces de mentir y esconderse, para de esta forma, tranquilizar a víctimas de accidentes (sí, seguro) y mantener a salvo información confidencial en el caso de los robots militares.

Por ahora, esta última idea se han puesto a prueba de forma primitiva con un robot móvil capaz de buscar escondites imaginarios en rutas sencillas. Para ello, los responsables del experimento crearon tres caminos utilizando rotuladores puestos en pie, cuya horizontalidad era comprobada por un robot buscador. Si estaban tirados por el suelo, es que había pasado por allí su objetivo, así que nuestro experto en el arte del despiste tumbaba varios y después se iba por otra parte, engañando de esta forma a su perseguidor. Por ahora solo se trata de un simple experimento para demostrar la validez de los algoritmos creados por Arkin, pero estamos convencidos de que de aquí a robar bancos y escapar de la poli no hay demasiado. Tiempo al tiempo.

La velocidad de las GPUs hace que hackear contraseñas sea cada vez más fácil

Si posees interés alguno en la seguridad de tus cuentas para servicios de internet, seguramente habrás leído que tu password debe tener al menos ocho caracteres, con una mezcla de mayúsculas, minúsculas y números. Resulta que esa verdad es cada vez menos útil, y es que las tarjetas gráficas pueden utilizarse para lanzar potentes ataques de "fuerza bruta" para obtener acceso a tus cuentas sin mayor complicación. Según científicos del Instituto de Investigación de Georgia Tech, "una contraseña de siete caracteres es desesperanzadoramente inadecuada, y mientras la velocidad de las GPUs suba cada año, la amenaza aumentará". En consecuencia, aseguran que es mejor usar contraseñas de 12 caracteres con combinaciones de mayúsculas, minúsculas, números y símbolos.

Si enterarte de que la contraseña que estás usando no es segura no te ha asustado, los muchachos de BitDefender nos preocupan aún más al decir que unos 250.000 nombres de usuarios, direcciones de email y contraseñas para redes sociales están disponibles en la red de redes abiertamente, con el aliciente de que un 75% de esos usuarios usan la misma contraseña para su cuenta de email.

Que esto nos sirva de recuerdo para cambiar nuestra contraseña a una más segura, y para que usemos diferentes passwords para distintos servicios.

[Vía The Register]




    Noticias AOL